GASTROENTEROLOGIA

 

TITULO : La Utilidad de la Prueba de la Urea en el Aire Espirado en Cápsulas para el Diagnóstico de la Infección por Helicobacter pylori en Pacientes con Hemorragia Gastrointestinal Alta

AUTOR : Winiarski M, Bielansky W, Plonka M y colaboradores

REVISTA : [The Usefulness of Capsulated 13C-Urea Breath Test in Diagnosis of Helicobacter pylori Infection in Patients with Upper Gastrointestinal Bleeding]

CITA : Journal of Clinical Gastroenterology 37(1):34-38, 2003

MICRO : Los resultados demuestran que la prueba de la urea en el aire espirado es un método simple y no invasivo que puede ser utilizado sucesivamente en pacientes con hemorragia gastrointestinal alta para detectar infección activa por H. pylori, previamente a la realización de endoscopia.

Introducción

La hemorragia digestiva alta representa todavía un grave problema médico que puede producir inestabilidad hemodinámica y poner en peligro la vida, y es la complicación más común de la enfermedad ulceropéptica. El papel y el efecto beneficioso de la erradicación del H. pylori en dicha enfermedad ha sido bien establecido, y se ha planteado la hipótesis de que se podría encontrar la misma relación entre la erradicación exitosa del germen y la recurrencia de la hemorragia por úlcera. El mayor problema, señalan los autores, es determinar cuáles métodos diagnósticos -invasivos o no invasivos- son los más adecuados para confirmar la infección activa debida a H. pylori en pacientes con hemorragia digestiva alta grave.

Métodos

El objetivo del ensayo fue evaluar el uso de la prueba de la urea en el aire espirado en cápsulas modificadas para el diagnóstico de la infección por H. pylori en pacientes con hemorragia gastrointestinal alta, establecer la influencia de la presencia de sangre o de "granos de café" en el estómago sobre los resultados de la prueba de la urea, y comparar la prevalencia de H. pylori en individuos con sangrado estudiados con controles similares en cuanto a edad y sexo pero que no presentaban hemorragia.

Se incluyeron en el estudio pacientes con signos de hemorragia digestiva alta y fueron excluidos aquellos tratados con antagonistas de los receptores H2, inhibidores de la bomba de protones, antibióticos y antiácidos durante las últimas cuatro semanas. Se compararon 81 pacientes con edad media de 54.8 años y 258 controles sin sangrado y edad media de 53.9 años, se tomaron muestras para determinación del hematocrito, plaquetas, grupo sanguíneo y compatibilidad.

La prueba se efectuó inmediatamente antes de la endoscopia, utilizando cápsulas que contenían 38 mg de urea, que es la mínima cantidad que ha probado dar resultados positivos, comparada con la prueba rápida de la ureasa y la histología.

Previamente a la administración de la urea, se tomaron 2 muestras del aliento en condiciones basales. Luego se procedió a la ingestión de las cápsulas de gelatina que contenían la urea con 25 ml de agua; 3 minutos después los participantes bebieron 25 ml de agua adicionales. Las muestras de aire espirado posdosis se recolectaron a los 10 y a los 20 minutos.

A todos los pacientes se les efectuó gastroscopia, y en caso de hemorragia activa se utilizó el método endoscópico para detener el sangrado. Los pacientes que eran H. pylori negativos se trataron con inhibidores de la bomba de protones, y en caso de positividad del germen se efectuó su erradicación por medio del tratamiento antibiótico.

Los resultados obtenidos se analizaron estadísticamente para sensibilidad, especificidad, valores predicitvos positivos y negativos, así como la certeza diagnóstica. Las cápsulas de urea utilizadas en los pacientes con hemorragia se compararon con los hallazgos serológicos de los niveles de anticuerpos IgG anti-H. pylori. La prevalencia del germen en los pacientes con sangrado fue expresada como odds ratio con intervalo de confianza del 95% contra el grupo de referencia de los controles sin hemorragia, y el valor de p < 0.05 se consideró estadísticamente significativo.

Resultados

En todos los pacientes con hemorragia la prueba pudo efectuarse en el servicio de guardia, sin problemas para llevarla a cabo y sin complicaciones relacionadas con el sangrado.

La sensibilidad y especificidad de la prueba se confrontaron con el método basado en la biopsia gástrica y la histología; los resultados obtenidos en el grupo control -sin hemorragia- fueron 97.6% y 95.7%, respectivamente. Con respecto al grupo con hemorragia digestiva, la positividad para H. pylori se comprobó por medio de la prueba del aire espirado en el 77.7% de los pacientes, y por medio del testeo serológico en el 79% de los individuos. En los pacientes con úlcera duodenal sangrante la positividad de la prueba alcanzó el 90.9%, en úlceras sangrantes del estómago el 77.4%, mientras que en los sujetos con gastritis hemorrágica fue positivo en el 52.9% de los casos. La positividad para H. pylori determinada por la prueba del aire espirado y los métodos de biopsia e histología, no fue estadísticamente diferente en cuanto a edad y sexo en los controles. La gastroscopia reveló sangre o "granos de café" en el estómago de 43 pacientes, y en 36 de ellos fueron positivos tanto la serología como la prueba de aire espirado.

Por lo tanto, dicen los autores, se encontraron 63 pacientes positivos para la prueba del aire espirado (36 con contaminación sanguínea y 27 con estómago vacío) y 64 individuos seropositivos (36 con contaminación por sangre, 26 con estómago vacío y 2 con material de tipo "granos de café" (que contaminaba el alimento) en sus estómagos).

Discusión

Los autores afirman que existe interés creciente en lo que concierne al papel de la infección por H. pylori en las hemorragias digestivas altas. Uno de los motivos es la importancia del germen en la patogénesis de la enfermedad ulceropéptica. Está bien establecido que todos los pacientes con úlcera sangrante deberían ser sometidos a prueba de detección para la infección por H. pylori y erradicar el germen si fueran positivos, pero persiste la pregunta acerca de cuáles son los métodos invasivos o no invasivos que deberían utilizarse para el diagnóstico. La prueba rápida de la ureasa es utilizada con frecuencia, aunque requiere endoscopia y biopsia de la mucosa, lo que puede agravar la condición sangrante del paciente. Además, varios autores han informado que posee baja sensibilidad y presenta altos índices de resultados falsos negativos en pacientes con hemorragia.

En muchos estudios, el diagnóstico de la infección por H. pylori con hemorragia digestiva alta se llevó a cabo utilizando pruebas serológicas para medir el nivel de anticuerpos IgG anti-H. pylori en el suero. Si bien no constituye un método invasivo, no requiere biopsia, es fácil de realizar y de bajo costo, tampoco detecta la infección activa por el germen, por lo que puede arrojar resultado positivo por períodos tan prolongados como 6 a 12 meses luego de que el germen ha sido erradicado, por lo que existe la posibilidad de falsos positivos.

La mayor ventaja de la utilización de la prueba de la urea en cápsulas en los pacientes con hemorragia, es que se administra una pequeña cantidad de agua para facilitar su ingestión, disolviéndose casi totalmente en los fluidos gástricos inmediatamente luego de ingeridas. La urea liberada de la cápsula es expuesta exclusivamente a la ureasa gástrica de H. pyloriy el anhídrido carbónico es espirado en pocos minutos posteriores a la ingestión de la cápsula; debido a la forma de administración sólida de la baja cantidad de urea, el problema de los resultados falsos positivos causados por el contacto con la cavidad oral u orofaríngea contaminadas por otras bacterias productoras de ureasa no existe, y las muestras pueden ser recolectadas a los 10 o 20 minutos sin la necesidad de una prueba alimentaria como la del ácido cítrico, por lo que los costos diagnósticos se reducen.

A partir de los factores antes mencionados, los autores consideran que la prueba de la urea en el aire espirado en cápsulas es la mejor disponible en el momento para el diagnóstico de la infección activa por H. pylori, ya que su relativa especificidad y sensibilidad permanecen altas en los pacientes con hemorragia, cercanas al 97% y al 95% estimados previamente. Ninguno de los pacientes con hemorragia incluidos en el estudio informaron conocer con anterioridad sobre su estado con relación al H. pylori ni haber recibido terapia antibiótica recientemente, por lo que es poco probable que la seropositividad encontrada no haya reflejado el verdadero estado con respecto al germen.

En conclusión, señalan los autores, el método de diagnóstico ureico por medio del aire espirado es simple, confiable y no invasivo, puede ser utilizado con alta eficiencia y seguridad también para detectar la infección por H. pylori en los pacientes con hemorragia. Sólo la presencia de alimentos, pero no así de sangre o de "granos de café" en el estómago, puede resultar un factor de confusión que interfiera con los resultados de la prueba.

Ref : INET, SAMET, GASTRO