CLINICA MEDICA

 

TITULO: Estudios Realizados por Laboratorios de Importante Tabacalera Confirman los Efectos Dañinos Conocidos del Humo del Cigarrillo

AUTOR: Zedler B, Kinser R, Oey J y colaboradores

TITULO ORIGINAL: Biomarkers of Exposure and Potential Harm in Adult Smokers of 3-7 mg tar Yield (Federal Trade Commission) Cigarettes and in Adult Non-Smokers

CITA: Biomarkers 11(3):201-220, May 2006

MICRO: Los efectos perjudiciales del humo del tabaco se pueden medir mediante el dosaje de marcadores biológicos. Algunos son las propias sustancias de los fluidos orgánicos que se modifican en fumadores y otros son los metabolitos de los componentes del humo y un compuesto de monóxido de carbono con la hemoglobina. Los riesgos del hábito tabáquico se confirman por las modificaciones de esos marcadores, lo cual indica que se producen daños tisulares en diversos órganos y sistemas.

 

 

Introducción

El efecto perjudicial del humo del tabaco sobre la salud humana está absolutamente comprobado. Las consecuencias conocidas incluyen cáncer de pulmón, cardiopatías, enfisema y otros trastornos de tejidos, órganos o sistemas del organismo. Otro hecho demostrado es que los individuos fumadores presentan mucha mayor probabilidad de adquirir carcinoma broncogénico que las personas que no lo son. Sin embargo, la relación entre los constituyentes del humo del tabaco y las enfermedades que causan todavía no está plenamente dilucidada; tampoco la cantidad de componentes a los que el fumador está expuesto. El número de elementos que integran el humo está estimado en 4 800. La medida de la exposición está condicionada por el diseño del cigarrillo, la cantidad de unidades que se fuman por unidad de tiempo, la temperatura que se alcanza durante la combustión y otros factores todavía en estudio. La proporción entre nicotina y alquitrán de los diferentes tipos de cigarrillo se puede establecer mediante dispositivos adecuados a tal finalidad. La captación o incorporación de humo por parte del fumador está influenciada no sólo por el diseño y los componentes de cada variedad de cigarrillo sino también por otros numerosos factores. Por lo tanto, es difícil establecer los efectos del cigarrillo sólo sobre la base de la ecuación dosis-efecto, porque para iguales dosis puede haber diferente relación dosis/captación de los componentes del humo que expresa el mayor o menor grado de incorporación de los componentes tóxicos al organismo del fumador.

En este estudio de un único centro, piloto y exploratorio, los autores se han propuesto evaluar el diseño y la logística para un ensayo futuro de mayor magnitud y multicéntrico, en el que se evaluarán todos los tipos de nicotina y alquitranes provenientes de las diferentes marcas de cigarrillos existentes en los EE.UU., a través de la determinación de los niveles de los componentes o sus metabolitos en los distintos fluidos orgánicos de los fumadores. Se pretenden emplear marcadores biológicos con la intención de investigar si, mediante éstos, sería posible diferenciar a los fumadores de quienes no lo son. Estos marcadores biológicos se obtienen mediante procedimientos mínimamente invasivos, se pueden medir con métodos analíticos confiables y representan la captación por parte del organismo de los componentes del humo del tabaco.

La carboxihemoglobina (COHb) es el producto de la interacción de la hemoglobina y el monóxido de carbono (CO). Se midió como marcador biológico de la exposición a la fase gaseosa de los constituyentes del humo de cigarrillo. El CO se combina en forma reversible con los sitios portadores de oxígeno en la molécula de hemoglobina con una afinidad que varía entre 210 y 240 veces mayor que el oxígeno, lo cual resulta en una disminución de la capacidad para transportar el oxígeno por parte de la sangre. El CO también altera la disociación de oxígeno de la hemoglobina y, por consiguiente, compromete la entrega de oxígeno a los tejidos. La COHb es completamente disociable, de modo tal que, una vez que cesó la exposición al CO y que este gas se ha eliminado a través de los pulmones, la hemoglobina revierte a oxihemoglobina. La eliminación del CO está relacionada con el volumen minuto ventilatorio de los pulmones. La vida media de la COHb es de 4 a 6 horas si se respira aire ambiente.

Los equivalentes de la nicotina en orina, la suma molar de la nicotina urinaria, la cotinina, la trans-3´-hidroxicotinina y sus correspondientes glucurónidos medidos en orina de 24 horas provee una cifra representativa de la cantidad de nicotina que penetra diariamente en el organismo y ha sido el marcador biológico principal de la exposición a las partículas del humo de cigarrillo en este estudio.

Entre los marcadores biológicos obtenidos en forma no invasiva, que reflejan los mecanismos bioquímicos de enfermedad y que difieren cuantitativamente entre fumadores y quienes no los son se cuentan los siguientes: colesterol total, colesterol asociado a lipoproteínas de alta (HDLc [high-density lipoprotein cholesterol]) y baja densidad (LDLc [low-density lipoprotein cholesterol]), fibrinógeno y proteína C reactiva de alta sensibilidad. También se investigó si los marcadores biológicos de exposición a los componentes del humo del cigarrillo y los marcadores potencialmente dañinos son adecuadamente sensibles y específicos para discriminar entre adultos fumadores y no fumadores.

Metodología

Se reunieron 2 grupos paralelos (adultos no fumadores y fumadores) y 2 subgrupos (varones y mujeres) dentro de cada uno de los mismos, en los que se realizaron 5 consultas clínicas a lo largo de 6 meses. Durante el estudio, los fumadores consumieron la marca habitual de entre 3.0 mg y 6.9 mg de alquitrán.

Los participantes fueron voluntarios de 21 años o más, con buen estado general. Ninguno debía consumir otro producto derivado o vinculado con el tabaco, por lo menos durante los 3 meses precedentes al comienzo de la investigación. Se definió como fumador a la persona que fumaba por lo menos un cigarrillo diario durante un año, con la cantidad de alquitrán ya mencionada, y en el que el 90% de los cigarrillos diarios haya sido de la misma marca. Por otro lado, se definió como no fumador a quien no hubiera fumado durante el pasado o más tiempo. Los criterios de exclusión abarcaron enfermedades renales, hepáticas, metabólicas, cardíacas o pulmonares, además de hepatitis, infección por VIH o adicción a drogas. También fueron excluidas las mujeres embarazadas o que programaran quedar embarazadas durante el estudio y aquellas en período de lactancia. Los voluntarios fueron reunidos mediante anuncios publicitarios y se les pagó en metálico por su participación.

Para determinar la elegibilidad inicial se recurrió a una entrevista telefónica estructurada. En la visita de pesquisa siguiente se hizo firmar el consentimiento informado, se elaboró la historia clínica individual, se recabaron los antecedentes de consumo de tabaco y alcohol, se registraron la temperatura bucal, la frecuencia respiratoria, el pulso y la presión arterial, se realizaron electrocardiograma, espirometría, análisis de sangre, pruebas de embarazo y determinaciones para detectar hepatitis y VIH. Los sujetos seleccionados fueron citados para control 4 meses más tarde. En esta oportunidad, un entrevistador entrenado recabó información demográfica para detectar si las circunstancias ambientales u ocupacionales habrían influido sobre los marcadores biológicos que el estudio exigió dosar. En forma programada se tomaron muestras sucesivas de sangre para análisis varios y se registró la información sobre el consumo diario de cigarrillos. Las muestras de sangre y de orina se conservaron en condiciones estandarizadas hasta ser procesadas para las determinaciones siguientes: nicotina, creatinina, metabolitos de la nicotina, proteína C reactiva, COHb, fibrinógeno, triglicéridos, colesterol total, HDLc y LDLc.

Resultados

Entre mayo y junio de 2001 se incorporaron 72 fumadores y 68 no fumadores; una vez excluidos aquellos que no cumplieron los criterios de elegibilidad restaron 50 fumadores y 65 no fumadores. Excepto el HDLc, los niveles de todos los marcadores biológicos fueron más elevados entre los fumadores.

Discusión

Los datos presentados son mediciones de marcadores de exposición y de daño potencial en una cohorte de fumadores adultos provenientes de la comunidad, que consumieron cigarrillos con un tenor de alquitrán comprendido entre 3.0 mg y 6.9 mg, habitantes durante 6 semanas de un área metropolitana caracterizada por un estilo de vida rutinario típico. El promedio diario fue de 16 cigarrillos para las mujeres y de 20 para los varones. Los resultados son compatibles con estudios previos sobre exposición al CO en fumadores adultos.

Al igual que en trabajos anteriores sobre absorción de nicotina y sus marcadores biológicos, en la cohorte de este estudio se encontraron grandes variaciones en las concentraciones en los equivalentes urinarios de nicotina por cigarrillo. Además, los valores de fibrinógeno y proteína C reactiva fueron significativamente más altos en fumadores. Este hallazgo se interpreta como la reacción del hígado a la estimulación por citoquinas inflamatorias, en especial la interleuquina 6. Estas 2 sustancias elevadas también son factores de predicción de aterosclerosis y llevaría a los fumadores a una mayor susceptibilidad de trastornos vasculares agudos.

Los daños tisulares que causan los cigarrillos incluyen el mayor estrés oxidativo debido a la cantidad de radicales libres contenidos en cada pitada. Otros factores de riesgo vinculados están notablemente aumentados, entre ellos, las sustancias vasoconstrictoras y las que favorecen la agregación plaquetaria.

Resumen

El estudio piloto realizado confirmó que la COHb y los equivalentes de la nicotina detectados en la orina son diferentes en los sujetos fumadores respecto de quienes no lo son, de acuerdo con las determinaciones de alto grado de sensibilidad y especificidad. Además, el fibrinógeno, la proteína C reactiva, el HDLc y los metabolitos urinarios de la nicotina son diferentes entre ambos grupos. Se percibe una variabilidad entre sujetos que impone una muestra de tamaño adecuado para otorgar fuerza estadística a los resultados; para ello, concluyen los autores, se requiere de un futuro estudio multicéntrico.

 

Ref: CLMED, CARDIO, NEUMO