ALERGIA

 

TITULO : "Anticuerpos contra Péptidos Cíclicos Citrulinados y Factor Reumatoideo IgM e IgA en el Diagnóstico y Pronóstico de la Artritris Reumatoidea."

AUTOR : Bas S, Genevay S, et al.

CITA : Rheumatology 42:677-680, 2003

REVISTA : [Anti-cyclic Citrullinated Peptide Antibodies, IgM and IgA Rheumatoid Factors in the Diagnosis and Prognosis of Rheumatoid Arthritis]

MICRO : La determinación de anticuerpos contra péptidos cíclicos citrulinados y factor reumatoideo de tipo IgA o la combinación de marcadores mejora el diagnóstico de artritis reumatoidea.

 

RESUMEN

Introducción

Los factores reumatoideos (FR) se emplean habitualmente en el diagnóstico de artritis reumatoidea (AR) y representan uno de los criterios propuestos por el American College of Rheumatology (ACR). Sin embargo, la positividad de los FR tiene poca especificidad diagnóstica porque dichos factores también están presentes en otras patologías autoinmunitarias y en algunas infecciones. Más aun, pueden detectarse en una minoría de individuos sanos de edad avanzada. Otra prueba de utilidad diagnóstica es la demostración de anticuerpos contra péptidos cíclicos citrulinados (PCC), que se asocia con una elevada especificidad (entre 91% y 98%) pero con amplia variación en la sensibilidad (entre 41% y 68%).

Recientemente los autores compararon el rendimiento de 11 ensayos habitualmente usados en la detección de FR y encontraron diferencias sustanciales en la sensibilidad y especificidad. Sin embargo, no se analizó en forma comparativa la importancia de la presencia de antiPCC.

En este trabajo, los autores comparan la sensibilidad y especificidad de los anticuerpos antiPCC con las de los FR IgM e IgA -los más seguros, según demostraran investigaciones anteriores-. Se efectuó un primer análisis transversal con muestras de 196 pacientes con AR establecida, de 239 enfermos sin AR pero con otras patologías articulares y dos grupos de dadores normales y un estudio longitudinal de 8 años de observación en 27 enfermos con AR de menos de un año de duración.

Pacientes y métodos

En la investigación transversal se incluyeron 196 individuos con AR según los criterios del ACR de 1987 con una edad promedio de 64 años y 239 individuos con otras patologías articulares (otras enfermedades del tejido conectivo, espondiloartropatías seronegativas, artritis por depósito de cristales, enfermedad de Crohn, polimialgia reumática, sarcoidosis, osteoartritis, sinovitis transitoria de la articulación de la cadera y poliartralgias no diferenciadas. Asimismo se evaluaron 99 sujetos sanos comparables en edad y distribución por sexo a los enfermos con AR y 57 individuos sanos de 60 años o más. 

El estudio longitudinal abarcó el seguimiento de 64 pacientes consecutivos con AR y sin AR seguidos durante 8 años y evaluados radiográficamente, según la versión modificada de la escala Larsen, y serológicamente (epitope compartido del antígeno de histocompatibilidad HLA-DRB1 70-74). Al final de la observación, 21 de 27 enfermos evaluables tenía AR.

Se tuvieron en cuenta las manifestaciones extraarticulares, criterios de remisión, funcionalidad diaria según el Health Assessment Questionnaire (HAQ), escala de actividad (DAS) y número de terapias con antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD).

Resultados

Sensibilidad y especificidad de los anticuerpos antiPCC y de los FR IgA e IgM en el diagnóstico de AR en el estudio transverso

Cuando se evaluaron los ensayos en forma individual, la mayor sensibilidad para AR se obtuvo con el FR IgM (73%), seguida del FR IgA (63%) y de los anticuerpos contra PCC (56%). La diferencia entre estas dos últimas determinaciones no fue significativa.

En cambio, los antiPCC y el FR IgA se asociaron con la mayor especificidad (90%) respecto del FR IgM (82%). La combinación de antiPCC y FR IgA, así como la consideración conjunta de las tres determinaciones se acompañaron de la menor sensibilidad (44% y 41%, respectivamente) pero con la mayor especificidad (98%).

Detección de autoanticuerpos en muestras de dadores sanos

El 13% de los controles comparables a los sujetos con AR y el 9% de los individuos sanos de 60 años o más tuvo FR IgM mientras que el 5% de ambos grupos presentó FR IgA. En cambio sólo se detectaron antiPCC en el 2% de los primeros controles y en ninguno de los individuos ancianos. Al considerar la combinación de dos o tres ensayos, ninguna muestra control resultó positiva.

Positividad de antiPCC y de FR IgA e IgM en el momento de la inclusión, en la parte longitudinal de la investigación

La mayor sensibilidad diagnóstica de AR se obtuvo con el FR IgA (48%) seguida del FR IgM (38%) y de los antiPCC (33%). El 33% de los enfermos presentó estos últimos y FR IgA mientras que el 29% de los pacientes tuvo los tres factores.

La prevalencia de antiPCC y de FR IgM fue significativamente más alta en pacientes con signos radiológicos de daño articular (86% versus 29% y 75% versus 31%, respectivamente). Sólo se detectaron autoanticuerpos en el momento de inclusión en enfermos que tuvieron una evolución crónica con signos clínicos de enfermedad activa a los 8 años. En cambio, dichos marcadores estuvieron ausentes en 6 sujetos con evolución favorable. Los pacientes sin FR tuvieron un puntaje significativamente más bajo en la escala DAS respecto de los individuos con FR IgM o IgA. 

Discusión

Los resultados del estudio actual muestran que la especificidad aumentó poco pero en forma significativa (de 82% a 90% a un 98% en el estudio transverso) cuando se consideró la combinación de antiPCC y de FR IgA o la combinación de las tres determinaciones serológicas. Los hallazgos se confirmaron en la parte longitudinal de la investigación, ya que ninguno de los 6 enfermos sin AR tenía, en el momento de la inclusión, una de las combinaciones de anticuerpos. La utilidad de la combinación de antiPCC más FR IgA es aun más fuerte por su baja prevalencia (0% a 5%) en la población adulta normal. En cambio, la prevalencia de FR IgM, en sujetos sanos, es del 9% al 13%. No obstante, la baja sensibilidad representa un problema considerable. De hecho, sólo el 44% de los enfermos con AR franca y el 33% de aquellos con AR de menos de un año de duración mostraron positividad en las combinaciones de análisis.

La detección de estos marcadores serológicos tiene, además, importancia pronóstica, agregan los autores. La detección de anticuerpos antiPCC y de FR IgM se asoció con mayor riesgo de signos radiológicos de daño articular. El último marcador también se correlacionó con mayor incapacidad funcional. La presencia de los tres factores predijo ausencia de remisión clínica a los 8 años.

Por ello, y aunque el estudio se realizó en un escaso número de pacientes con artritis inflamatoria de reciente comienzo, los hallazgos indican que el abordaje podría ser de ayuda para determinar con mayor precisión el diagnóstico y el pronóstico de los pacientes con AR.

 

Ref : INET , SAMET , ALERG , CLMED