BAGO B1-B6-B12

 

TITULO: La Combinación de Diclofenac más Vitaminas del Complejo B Aumenta el Efecto Analgésico

AUTOR: Perez-Flores E, Medina-Santillán R, Reyes-García G, Mateos-García E

TITULO ORIGINAL: Combination of Diclofenac Plus B Vitamins in Acute Pain after Tonsillectomy: A Pilot Study

CITA: Proceedings of the Western Pharmacology Society 4688-90, 2003

MICRO: La combinación de diclofenac más vitaminas B se asocia con excelente eficacia analgésica; además, la terapia mixta permite utilizar una dosis considerablemente más baja del antiinflamatorio, que reduce sustancialmente el riesgo de efectos adversos.

 

 

La extirpación de amígdalas es una intervención que, en general, ocasiona dolor: aproximadamente el 80% de los pacientes debe recibir analgésicos opiáceos. No obstante, la estrategia de analgesia no suele ser óptima; los fármacos opioides se utilizan con temor por los efectos adversos asociados, entre ellos, depresión respiratoria, sedación, náuseas y vómitos.

Los antiinflamatorios no esteroides (AINE) son fármacos eficaces para aliviar el dolor de diversas enfermedades, inclusive el dolor posquirúrgico; además, permiten reducir la dosis de drogas opiáceas y, por lo tanto, la posibilidad de efectos adversos. Lamentablemente, se acompañan de incremento sustancial del riesgo de sangrado, en especial cuando se utilizan dosis altas. Los AINE inhiben la ciclooxigenasa en áreas de inflamación; en consecuencia, se reduce la síntesis de prostaglandinas y se modifica la percepción del dolor. Además, alteran la percepción del síntoma a nivel medular y supramedular. En la actualidad, los AINE se indican en pacientes sometidos a diversos tipos de cirugía, en los que la inflamación representa un componente importante en la percepción del dolor.

Varios estudios demostraron que el uso combinado de diclofenac más vitaminas B1, B6 y B12 brinda un alivio más significativo del dolor respecto del AINE empleado en forma aislada. Además, los estudios sugirieron que cuando el diclofenac se combina con estas vitaminas se acorta la duración del tratamiento, en particular en los síndromes osteoarticulares.

Los trabajos experimentales indicaron que las vitaminas del grupo B pueden inducir o aumentar la antinocicepción neuronal en el sistema nervioso central; por ejemplo, mediante la síntesis neuronal de serotonina u otros neurotransmisores inhibitorios. La administración de vitaminas B se asocia con una inhibición dependiente de la dosis de la actividad nociceptiva evocada en neuronas del asta dorsal medular y en tálamo. Por lo tanto, la depresión de la transmisión desde aferentes nociceptivas representa uno de los mecanismos responsables en el alivio del dolor que se constata cuando estas vitaminas se indican en forma aislada o en combinación con otro agente analgésico, como el diclofenac.

Diversos estudios de la actividad antinociceptiva de las vitaminas B en animales demostraron que esta actividad se bloquea con el antagonista del receptor de opiáceos -naloxona-, un fenómeno que sugirió que la acción de las vitaminas podría estar mediada por la activación de estos receptores. Asimismo, el efecto de las vitaminas se suprime en forma parcial por el inhibidor de óxido nítrico L-NAME; por lo tanto, en la antinocicepción asociada con las vitaminas B participaría de la liberación de óxido nítrico.

Cuando el dolor es intenso, la mayoría de los analgésicos opiáceos o los AINE no resultan eficaces para lograr un alivio completo del síntoma. Además, estas drogas se asocian con efectos adversos significativos como náuseas, vómitos, sedación y sangrado. El empleo combinado de fármacos que actúan a diferente nivel podría asociarse con mayor alivio del dolor y, al poder utilizarse dosis más bajas, con reducción del riesgo de efectos adversos. En este contexto, el uso combinado de vitaminas del complejo B más diclofenac se asociaría con mayor actividad analgésica por mecanismos de acción complementarios y diferentes. En este trabajo, los autores compararon el efecto analgésico de diclofenac más vitaminas B (tiamina, piridoxina y cianocobalamina) y diclofenac utilizado en forma aislada en pacientes adultos sometidos a extirpación de amígdalas.

Métodos

Fueron incluidos 17 sujetos sanos que habían presentado 7 episodios o más de amigdalitis en un año, 5 o más eventos por año en el transcurso de 2 años, tonsilitis grave, tonsilitis refractaria al tratamiento con antibióticos, abscesos amigdalinos o amígdalas macroscópicamente asimétricas. Todas las cirugías fueron efectuadas por especialistas, bajo anestesia general.

No fueron incluidos individuos con hipersensibilidad a los AINE o a las vitaminas del complejo B, pacientes con asma inducido por aspirina, sujetos con trastornos de la coagulación o hematopoyéticos, individuos tratados con anticoagulantes y pacientes con enfermedad ulcerosa. También fueron excluidos, entre otros, sujetos con elevación de las aminotransferasas, de la creatinina sérica, con complicaciones quirúrgicas, hipotensión arterial, infecciones graves o que habían utilizado analgésicos antes del estudio. En la inducción de la anestesia se empleó propofol y fentanilo, bromuro de vecuronio y sevoflurano. Los pacientes fueron tratados con diclofenac en dosis de 50 mg 8 horas antes de la cirugía; posteriormente, la analgesia se indicó según necesidad. Cuando el dolor no se controló después de 2 horas se indicó tratamiento de rescate con morfina. Además, algunos pacientes recibieron vitaminas B (100 mg de tiamina, 100 mg de piridoxina y 5 mg de cianocobalamina en infusión de dextrosa al 5%) en el transcurso de 12 horas antes de la cirugía. El tratamiento se repitió después de la intervención. Se utilizó una escala visual analógica para determinar la intensidad del dolor; también se registró la aparición de otros efectos adversos como náuseas, vómitos, erupción o complicaciones hemorrágicas.

Resultados

Sólo pudieron evaluarse 9 pacientes, 5 tratados sólo con diclofenac y 4 con esta droga más vitaminas. No se registraron diferencias demográficas entre ambos grupos. La demanda de analgesia se constató cada hora durante el período posquirúrgico. Los registros de dolor a las 24 y 48 horas fueron semejantes en todos los participantes; sin embargo, la dosis total de diclofenac fue 45% más baja en pacientes que recibieron tratamiento mixto respecto de aquellos tratados sólo con AINE (137.5 mg por día y 250 mg por día, respectivamente). No se observaron complicaciones por sangrado ni gastrointestinales después de la cirugía.

Discusión

Cuando se logra una estrategia óptima del dolor periquirúrgico se reduce notablemente el tiempo de recuperación, la rehabilitación es más rápida y el nivel de satisfacción es mayor. En este contexto, los resultados de este estudio son muy alentadores, dado que demuestran que el agregado de vitaminas del complejo B al diclofenac permite disminuir la demanda de opiáceos para controlar el dolor posoperatorio. Además, la estrategia reduce considerablemente la dosis total de AINE en 45%, un hecho con importantes consecuencias clínicas, ya que se observó que la administración de este tipo de fármacos antes de la cirugía prolonga el tiempo de sangrado y reduce la agregación de plaquetas. En conclusión, la administración de diclofenac más vitamina B podría ser una buena opción para lograr el alivio del dolor posquirúrgico; además, es una alternativa económica y fácil de obtener, agregan los autores.

 

Ref: B19