ULCOZOL

 

TITULO: Utilidad del Omeprazol de Liberación Inmediata para las Ulceras Gastroduodenales y la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico

AUTOR: Castell D

TITULO ORIGINAL: Review of Immediate-Release Omeprazole for the Treatment of Gastric Acid-Related Disorders

CITA: Expert Opinion on Pharmacotherapy 6(14):2501-2510, Nov 2005

MICRO: Hasta el momento, el omeprazol de liberación inmediata es una de las mejores opciones terapéuticas para pacientes que requieren rápido comienzo de la acción farmacológica y control estricto de la acidez nocturna.

 

 

El omeprazol de liberación inmediata es el primer inhibidor de la bomba de protones (IBP) de administración oral en haber sido presentado al mercado. En forma de suspensión para ser ingerida por vía oral tiene propiedades farmacocinéticas y farmacodinámicas únicas. Hasta el momento, los IBP se fabricaban sólo en formulaciones de liberación prolongada, debido al empleo de revestimientos entéricos destinados a proteger la droga activa de la degradación ácida. La nueva suspensión de liberación rápida está protegida con bicarbonato de sodio, que eleva el pH intragástrico y protege al omeprazol, lo cual facilita su rápida absorción y la consiguiente supresión de la secreción ácida. Para lograr la máxima efectividad, los IBP de liberación prolongada se suministran entre 15 y 60 minutos antes del desayuno. Sin embargo, el omeprazol de liberación inmediata puede brindar el control efectivo de la acidez gástrica cuando se administra por la mañana o con el estómago vacío al acostarse. El suministro de omeprazol de liberación inmediata al acostarse produce la elevación rápida y sostenida del pH gástrico y parece generar mejor control nocturno de la acidez en comparación con la observada con la dosis matutina convencional de IBP.

Este producto también ha sido evaluado en pacientes graves y se halló que reduce el riesgo de hemorragia gastrointestinal alta. También se ha observado que el control de la acidez gástrica fue mejor que con cimetidina por vía endovenosa. A pesar de que la infusión continua de algunos IBP logró resultados similares en la reducción de la acidez gástrica, ninguna de las formulaciones por vía endovenosa demostró la capacidad de reducir el riesgo de hemorragias gastrointestinales en pacientes graves. El omeprazol de liberación inmediata también se indica en la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), en la esofagitis erosiva y la úlcera gastroduodenal.

En la actualidad, las drogas que actúan como IBP son el omeprazol, lansoprazol, pantoprazol, rabeprazol y esomeprazol. Son lábiles a los ácidos y requieren protección gástrica mediante la capa entérica, tanto en su presentación en forma de comprimidos como en suspensión o cápsulas. El inconveniente de esta última forma de presentación reside en que difiere la absorción del ingrediente activo y, por lo tanto, su acción farmacológica. Las preparaciones de liberación inmediata con bicarbonato de sodio en reemplazo de la capa entérica aumentan el pH del estómago. Se presentan en envases de dosis únicas de 20 mg y 40 mg para administración por vía oral, aunque también es posible suministrarlos por sonda nasogástrica u orogástrica.

El ingrediente activo del omeprazol es un benzimidazol sustituido. Se presenta en forma de polvo cristalino que se disuelve a 155º C. Es una base débil, soluble en etanol y metanol, además de acetona e isopropanol. La suspensión de liberación inmediata se caracteriza por la ausencia de capa entérica y por la presencia del bicarbonato de sodio; también contiene un agente que favorece la suspensión y la hace uniforme, para que no precipite una vez mezclada con agua. El omeprazol pertenece a una clase de drogas antisecretoras que suprimen la producción del ácido gástrico por parte de las células parietales debido a la inhibición de una de las enzimas ATPasa, considerada la bomba de protones ácidos dentro de la mucosa del estómago. De este modo, bloquea en forma definitiva la fase final de la producción de secreciones por la superficie gástrica. La absorción es rápida con un intervalo en los niveles pico plasmáticos de aproximadamente 30 minutos (10-90 minutos), mientras que el del omeprazol de liberación prolongada varía entre 0.5 y 3.5 horas. La biovariabilidad absoluta del omeprazol por vía oral es de 30-40%.

Para asegurar la reparación de la mucosa en la esofagitis erosiva y para controlar los síntomas en pacientes con ERGE se recomienda que la acidez gástrica sea de pH > 4 y, en casos de úlceras por estrés, entre 3.5 y 7. Cuando se suministran 20 mg o 40 mg de la droga a adultos sanos, 1 hora antes del desayuno, durante 7 días consecutivos, se logra reducir la producción de ácido en el estómago. En la dosis diaria, el porcentaje de tiempo en que el pH se mantiene por encima de 4 es de 77%, o bien de 18.6 horas de las 24 diarias.

En una cohorte de 359 pacientes en estado grave se evaluó la capacidad del omeprazol para prevenir la aparición de úlceras de estrés. En el 99% de los casos se logró un pH > 4, mientras que con cimetidina por vía intravenosa la cifra fue de 86.4%. Si se logra que el pH no descienda de 6, se reduce el riesgo de hemorragia digestiva y además se mantiene la integridad de un coágulo, si es que éste ya se formó.

En la ERGE, después de una dosis inicial de 40 mg de omeprazol de liberación inmediata o de pantoprazol en cantidades iguales se observó una diferencia estadísticamente significativa a favor del omeprazol de liberación inmediata respecto del pantoprazol en el tiempo promedio con pH gástrico mayor de 4 durante las horas nocturnas. Así, según el autor, el omeprazol de liberación rápida se indica para tratar las siguientes afecciones: ERGE, esofagitis erosiva, úlcera gastroduodenal y prevención de la hemorragia digestiva alta en pacientes graves.

El perfil de seguridad se fundamenta en datos provenientes de varios y numerosos ensayos clínicos; sin embargo, se han observado efectos adversos que se atribuyen a la droga: cefaleas, diarrea, dolor abdominal y náuseas, cuadros similares a los que produce la cimetidina por vía intravenosa.

El omeprazol puede prolongar la eliminación del diazepam, la warfarina y la fenitoína, drogas que se metabolizan en el parénquima hepático. En algunos pacientes que recibían warfarina se observó prolongación del tiempo de protrombina y en otros se produjo cierta interacción con fármacos metabolizados a través del sistema enzimático citocromo P450 (ciclosporina, disulfiram y benzodiazepinas). El bicarbonato de sodio que integra las preparaciones farmacéuticas está contraindicado en pacientes con alcalosis metabólica e hipocalcemia. Además, debe prestarse atención cuando se tratan pacientes bajo dieta hiposódica.

El omeprazol de liberación inmediata debe suministrarse en dosis de 20 mg durante 4 a 8 semanas para la úlcera duodenal activa y para los síntomas derivados de la ERGE y de la esofagitis erosiva. La dosis de 40 mg se recomienda en la úlcera gástrica benigna y para la reducción del riesgo de hemorragia en pacientes graves. En estos últimos, la droga en suspensión mezclada con agua se suministra por sonda.

El autor concluye afirmando que el omeprazol de liberación inmediata es el fármaco de incorporación más reciente al grupo de IBP. Se encuentra disponible en polvo para administración por vía oral y tiene un perfil farmacológico y farmacocinético distintivo. A diferencia de la droga presentada en liberación prolongada, aquélla da lugar a un control rápido y sostenido de la acidez gástrica nocturna cuando se la suministra en dosis única a la hora de dormir.

 

Ref: ULZ, GASTRO