ULCOZOL

 

TITULO : "Comparación entre Omeprazol, Lansoprazol y Pantoprazol en el Tratamiento de Mantenimiento de la Esofagitis por Reflujo Grave."

AUTOR : Jaspersen D, Diehl K, et al.

CITA : Alimentary & Pharmacological Theraphy 12:49-52, Ref.: 21, 1998

REVISTA : [A Comparison of Omeprazole, Lansoprazole and Pantoprazole in the Maintenance Treatment of Severe Reflux Oesophagitis]

MICRO : El omeprazol es superior al lansoprazol y al pantoprazol en el tratamiento de mantenimiento de la enfermedad por reflujo gastroesofágico complicada.

 

RESUMEN

Introducción

Las opciones terapéuticas no quirúrgicas de las estenosis esofágicas pépticas incluyen la dilatación de la luz y el uso de inhibidores de la bomba de protones. Los autores efectuaron un estudio controlado y aleatorizado para comparar los efectos del omeprazol (OMZ), pantoprazol (PTZ) y lansoprazol (LPZ) en el tratamiento de mantenimiento de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) grave.

Métodos

Se incluyó a pacientes ambulatorios que presentaban confirmación endoscópica de esofagitis grave y estenosis péptica. Un total de 36 enfermos reunieron los requisitos estipulados y se sometieron al tratamiento de dilatación progresiva. El diámetro de la estenosis previo a la introducción del inhibidor de la bomba fue de 5.1 ± 1.2 mm en el grupo de sujetos tratados con OMZ (grupo A), de 4.8 ± 1.4 mm en el que recibía LPZ (grupo B) y de 6.2 ± 1.3 mm en el asignado a PTZ (grupo C). Las estenosis fueron superadas y se lograron diámetros de 13.2 ± 2.0, 12.6 ± 1.1 y 13.0 ± 1.9 mm, respectivamente. La extensión longitudinal de la esofagitis fue de 12.8 ± 3.4 cm en el grupo A, de 14.5 ± 5.7 cm en el grupo B y de 11.9 ± 6.1 cm en el grupo C. Hasta obtener la cicatrización completa de la esofagitis y de todos los síntomas de reflujo y la disfagia, todos los pacientes recibieron OMZ en dosis de 20 mg, 2 veces al día.

Para el tratamiento de mantenimiento se prescribieron, a grupos de 10 sujetos y durante 4 semanas, OMZ 20 mg, 2 veces al día; LPZ 30 mg, 2 veces al día; y PTZ 40 mg, 2 veces al día.

En la endoscopía de seguimiento, practicada al finalizar el período de estudio se consideraron como recaídas a la existencia de disfagia, la necesidad de dilatación posterior, la recurrencia de los síntomas de reflujo y a la recidiva de la esofagitis.

Resultados

Luego del tratamiento inicial con OMZ, la cicatrización se logró al cabo de 6-8 semanas en 30 de los 36 pacientes. En el momento de la endoscopía de control, todos se encontraban completamente libres de síntomas. Los restantes 6 pacientes, que continuaban padeciendo síntomas y signos de estenosis, fueron excluidos del estudio.

En el grupo A, el 90% de sus integrantes se encontraba en remisión; en el grupo B, el 20%; y en el C, el 30%. De este modo, señalan los investigadores, se registraron diferencias significativas entre el grupo A y el B y también entre el A y el C. Asimismo, se observaron síntomas de recurrencia en un total de 16 sujetos: 1 del grupo A, 8 del B y 7 del C. El paciente del grupo A presentó esofagitis grado IV y debió ser dilatado nuevamente; de los sujetos del grupo B con recaídas, 5 poseían esofagitis grado I, 2 grado II y 1 grado IV; y en el grupo C, se constataron 1 caso de esofagitis grado I, 4 de grado II y 2 de grado III. Las recaídas no fueron sintomáticas en todos los casos.

Discusión

En los tratamientos de la esofagitis por reflujo leve o moderada, tanto el OMZ como el PTZ y el LPZ parecen ser igualmente eficaces. Por lo contrario, en los casos graves, los científicos comprobaron que el OMZ fue significativamente superior al LPZ y al PTZ, a lo largo de un tratamiento de mantenimiento de 4 semanas de duración. En efecto, el OMZ, en dosis de 20 mg, 2 veces al día, resultó eficaz para prevenir la recurrencia sintomática y los signos endoscópicos de esofagitis y de estenosis. Estos hechos tal vez obedezcan a un incremento del pH gástrico de manera dosis dependiente, por lo cual pacientes con síntomas resistentes a dosis de 20 mg de OMZ pueden responder cuando la dosis se duplica.

Conclusión

Finalmente, concluyen los autores, el OMZ se muestra como la droga de elección en el tratamiento de mantenimiento de la esofagitis complicada y es superior al LPZ y al PTZ, al menos en la terapia de mantenimiento a corto plazo.

 

Ref : INET , ULZ , GASTRO