ULCELAC

TITULO : "Famotidina : Aplicaciones Clínicas de un Nuevo Antagonistas de los Receptores H2"

AUTOR : Texter, E.

CITA : The American Journal of Medicine, vol. 81, sup. 4B, 1-2, 1986

REVISTA : [ Famotidine : Clinical Applications of a New H2-Receptor antagonist]

MICRO : La famotidina es un antagonista de los receptores de histamina H2 que resulta una alternativa efectiva y segura para el tratamiento de las úlceras gástricas y duodenales.

RESUMEN

Con el uso de los antagonistas de los receptores de histamina H2, comienza el autor, se inició una nueva era en el manejo de las úlceras gástricas y duodenales. La amplia experiencia acumulada con su utilización, tanto en EE.UU. como en el resto del mundo, permitió no sólo comprender mejor los beneficios de la administración de estos compuestos sino que también favoreció el desarrollo de nuevos avances terapéuticos, especialmente de un nuevo integrante de esta clase de fármacos, la famotidina. La mencionada droga, dice el experto, reúne los criterios indispensables para su utilización en el manejo de la enfermedad ulcerosa, tales como el alivio de los síntomas, la curación de las lesiones, la prevención de complicaciones y recurrencias, con escasos efectos adversos.
Indica el especialista que la famotidina bloquea los receptores H2 e inhibe la secreción ácida gástrica. En una comparación equimolecular, señala, otros investigadores han informado que la famotidina es entre 20 y 160 veces más potente que la cimetidina y entre 3 y 20 veces más potente que la ranitidina. El pico de actividad, sostiene el autor, se alcanza entre 1 y 3 horas después de la administración de una dosis de 40 mg y su actividad persiste durante 10 a 12 horas.
Explica el autor que la administración de una única dosis diaria de famotidina es suficiente para suprimir la secreción ácida nocturna y acelerar la curación de las lesiones, lo que permite reducir las complicaciones potenciales como la perforación, obstrucción o hemorragia.
De este modo, agrega, al reducir las necesidades de hospitalización o cirugía, este fármaco mejora la calidad de vida y permite al paciente continuar con sus actividades cotidianas. En estudios controlados, realizados en pacientes con úlceras duodenales, la mencionada droga produjo un índice de curación de las lesiones de 32%, 70% y 83% luego de 2, 4 y 8 semanas de terapia, respectivamente. Los síntomas, señala el investigador, mejoran en forma rápida y completa y la curación es independiente de la edad, sexo, consumo de alcohol o tabaco o del tiempo de duración de la enfermedad.
La indicación de una terapia de mantenimiento, amplia el experto, se relaciona con una reducción del índice de recaídas debido a esta practica, que alcanza el 23.4% luego de 1 año de medicación en comparación con el 56.6% en los pacientes que recibieron placebo.
El autor también resalta los beneficios de esta droga en el tratamiento de los pacientes con úlceras gástricas, quienes muestran un índice de curación del 47%, 65% y 80% luego de 4, 6 y 8 semanas de terapia, respectivamente. además, agrega, la famotidina resultó efectiva en el manejo de pacientes en estado gástrico hipersecretorio, tales como aquellos afectados por el síndrome de Zollinger-Ellison. Los estudios farmacológicos, comenta el especialista, muestran que la famotidina no afecta los tiempos de vaciado gástrico, la función pancreática exócrina, la presión sanguínea, el ritmo cardíaco, los patrones electrocardiográficos o los niveles de hormonas circulantes. Del mismo modo, detalla, no interfiere con la metabolización de la droga a través del sistema enzimático oxidativo citocromo P450 ni ejerce actividad anti-androgénica.
Por otra parte, las evaluaciones clínicas y de laboratorio revelan que el perfil de efectos adversos del fármaco es similar al del placebo. Respecto a la descripción de efectos clínicos adversos, el autor hace notar que sólo fueron referidas manifestaciones leves como cefalea, constipación, diarrea, desvanecimientos, con una incidencia del 4.7%, 1.3%, 1.2% y 1.7%, respectivamente. Aunque advierte que en algunos casos se ha observado un incremento de enzimas hepáticas, el autor apunta que estos cambios son similares a los observados en los pacientes que recibieron placebo.
En conjunto, afirma, estos hallazgos indican que la terapia con famotidina resulta una alternativa segura y efectiva para el tratamiento de la enfermedad ulcerosa gastroduodenal. Al concluir, el autor sostiene que las características expuestas demuestran las ventajas de la famotidina para el manejo de esta patología.


Ref : INET , IBL , CLMED , GASTRO