SEPTICIDE

TITULO : "Comparación entre Fleroxacina y Ciprofloxacina en el Tratamiento de la Fiebre Tifoidea."

AUTOR : Chukwuani CM, Onyemelukwe GC, Okonkwo PO et al.

CITA : Clinical Drug Investigation 16(4):279-288, Oct 1998

REVISTA : [Fleroxacin vs Ciprofloxacin in the Management of Typhoid Fever]

MICRO : En pacientes nigerianos, la terapia con 400 mg de fleroxacina una vez al día durante 7 días resultó tan eficaz como el régimen de 500 mg de ciprofloxacina 2 veces al día por 2 semanas.

RESUMEN

Introducción

La fiebre tifoidea es una causa frecuente de morbilidad y mortalidad en numerosos países en desarrollo, señalan los autores. Aunque el cloranfenicol, la ampicilina y el cotrimoxazol son los antibióticos de primera línea en algunos países, la resistencia de la Salmonella typhi a estos antimicrobianos está en franco aumento.

Otro problema relacionado con el tratamiento de esta infección, agregan, es la incidencia de recidivas y de portación intestinal crónica de la bacteria. Por lo tanto, resulta necesario encontrar regímenes antibióticos más eficaces.

Debido a su alta sensibilidad in vitro, las fluoroquinolonas ofrecen una alternativa en el tratamiento de las salmonelosis.

El objetivo de los autores fue comparar la eficacia de un régimen de 7 días con fleroxacina y otro de 14 días con ciprofloxacina en pacientes nigerianos con diagnóstico de fiebre tifoidea.

Pacientes y Métodos

En total participaron 66 sujetos, con diagnóstico clínico y bacteriológico de fiebre tifoidea. Previo al tratamiento, se obtuvieron 2 muestras de heces y 2 hemocultivos de todos los participantes. La distribución en los 2 grupos terapéuticos fue al azar; la terapia con fleroxacina consistió en una dosis diaria de 400 mg durante 7 días y el tratamiento con ciprofloxacina duró 2 semanas con una dosis de 500 mg 2 veces al día.

Durante el tratamiento, los pacientes asistieron a control los días 2, 3, 5 y 7 ó 14. El control posterior al tratamiento se efectuó a los 28 días. Las muestras de sangre y heces se recolectaron al tercer día del tratamiento, al finalizar y en la visita de control.

El resultado bacteriológico fue clasificado en distintas categorías; se consideró cura bacteriológica a la eliminación del patógeno en orina, heces o sangre a los 3, 7 ó 14 días del tratamiento. El fracaso bacteriológico lo constituyó la persistencia de S.typhi o S. paratyphi en los días 3, 7 ó 14 o la recurrencia del patógeno original al final del tratamiento. La recidiva bacteriológica se caracterizó por la eliminación del agente hacia los días 3, 7 ó 14, pero con su reaparición a las 3 semanas de la finalización del tratamiento. Por otra parte, la eficacia clínica, basada en la desaparición de signos y síntomas clínicos, fue clasificada como curación, mejoría, recaída y fracaso clínico.

La evaluación de la tolerancia al tratamiento se efectuó mediante las determinaciones de hemoglobina, hematocrito, velocidad de sedimentación eritrocitaria, plaquetas, bilirrubina total, aminotransferasas, fosfatasa alcalina, creatinina y urea.

Resultados

El agente causal identificado con mayor frecuencia fue la S. typhi. Con respecto a los signos y síntomas clínicos, un mayor porcentaje de pacientes tratados con fleroxacina se encontraban deshidratados, sin detectarse otras diferencias entre ambos grupos.

La respuesta bacteriológica en el día 3 de tratamiento fue del 93% en el grupo tratado con fleroxacina y del 64% entre los otros pacientes. Al finalizar la terapia, el 97% de los sujetos tratados con fleroxacina y el 100% de los sujetos que recibieron ciprofloxacina presentaron cura bacteriológica. La curación clínica fue del 100% para ambos grupos al terminar el tratamiento. Finalmente, la incidencia de efectos adversos fue del 5% con fleroxacina y del 3% con ciprofloxacina.

Discusión

El régimen de fleroxacina recomendado para el tratamiento de la fiebre tifoidea consta de una dosis diaria de 400 mg, mientras que la dosis de ciprofloxacina es de 500 mg 2 veces al día durante 14 días, dicen los autores.

Además de la relación costo beneficio favorable que brinda la terapia corta, las fluoroquinolonas acortan la duración de la enfermedad de forma considerable, ofreciendo al paciente la resolución más rápida de la infección.

Esta experiencia demostró que se justifica el tratamiento corto con fleroxacina; aunque se han utilizado con anterioridad regímenes de 10 días de duración, esto no parece ser necesario en vista de los resultados descriptos.

Los autores remarcan el hecho de que 2 quinolonas fueron capaces de erradicar a las salmonelas resistentes a otros regímenes antibióticos convencionales. Por otra parte, la tolerancia fue buena y no se detectaron efectos tóxicos renales o hepáticos.

Conclusiones

En síntesis, 400 mg de fleroxacina una vez al día durante una semana resultó tan eficaz como el régimen de ciprofloxacina de 500 mg 2 veces por día durante 14 días para el tratamiento de la fiebre tifoidea.

Los autores consideran necesario ahondar en los efectos favorables de la terapia con fleroxacina, caracterizada por su corta duración, su administración diaria y la más rápida eliminación bacteriana.

Para finalizar, las quinolonas tienen un gran potencial como agentes de primera línea en el tratamiento de la fiebre tifoidea en Nigeria, donde existe la posibilidad de resistencia antibiótica a los agentes usados tradicionalmente.

Ref : INET , SEP , FARMA , INFECTO