OTORRINOLARINGOLOGIA

TITULO : "Sinusitis Aguda en el Adulto. Difícil de Diagnosticar, Esencial de Tratar."

AUTOR : Kankam CG y Sallis R.

CITA : Postgraduate Medicine102(2): 253-258, 1997.

REVISTA : [Acute Sinusitis in Adults. Difficult to Diagnose, Essential to Treat]

MICRO : El diagnóstico de la sinusitis aguda se basa en el examen clínico, los estudios radiológicos y, de ser necesario, en el cultivo bacteriológico del aspirado sinusal.

RESUMEN

Introducción

El diagnóstico de la sinusitis aguda, indican los autores, se realiza habitualmente en consultorios externos. Sin embargo, advierten, muchos médicos tienen dificultades para diferenciar esta entidad de las enfermedades virales o la rinitis alérgica, ya que ningún conjunto único de síntomas garantiza un diagnóstico correcto. Esta reseña intenta esclarecer este dilema diagnóstico.

Causas y manifestaciones de la sinusitis aguda.

Se define como sinusitis aguda, explican los autores, a la inflamación de uno o más de los senos paranasales, con una duración menor a 3 semanas. En adultos, señalan, la sinusitis es frecuentemente de origen maxilar, seguida en orden de frecuencia por la etmoidal, frontal y esfenoidal. En los niños, la presentación más frecuente es la etmoidal.

La sinusitis, indican, es causada por cualquier mecanismo que bloquee los orificios sinusales de drenaje y que produzca edema de las membranas mucosas, dificultad en el drenaje mucociliar y acumulación de líquido en los senos. Los síntomas clásicos de la sinusitis aguda incluyen cefalea, dolor facial, secreción nasal purulenta y fiebre. No obstante, advierten, estos síntomas pueden no presentarse o no ocurrir en el mismo momento. Otras manifestaciones asociadas a la sinusitis aguda, destacan, son el edema periorbitario, el dolor dentario, la otalgia o la odinofagia, tos y menor sensibilidad olfatoria. Estos síntomas, recalcan, también caracterizan a las infecciones virales del tracto respiratorio superior y a la rinitis alérgica, por lo cual la secreción nasal purulenta constituye el signo más confiable para el diagnóstico de sinusitis.

Diagnóstico de la sinusitis aguda

El diagnóstico, indican los autores, sólo puede ser confirmado por punción del seno paranasal y cultivo del material aspirado. El aislamiento bacteriológico arroja Streptococcus pneumoniae en el 35% de los casos y Haemophilus influenzae en el 25%. Otros organismos menos frecuentes son Moraxella catarrhalis, Staphylococcus aureus, Streptococcus pyogenes y Pseudomonas aeruginosa. Dado que la punción del seno no se realiza en forma rutinaria, destacan, es necesario utilizar métodos más prácticos para el diagnóstico. El diagnóstico por imágenes resulta muy útil, pero una radiografía normal, advierten, no excluye una sinusitis. La tomografía computada y la resonancia magnética nuclear son más utilizadas para evaluar la sinusitis crónica que la aguda, ya que es más probable que la primera resulte de una anormalidad anatómica detectable por estos métodos. La rinoscopía por fibra óptica, señalan, permite observar directamente los cambios inflamatorios del etmoides y de los senos maxilares.

Tratamiento de la sinusitis aguda

El tratamiento a tiempo de la sinusitis aguda previene, destacan los autores, el daño permanente de la mucosa, la sinusitis crónica y la aparición de complicaciones serias tales como celulitis orbitaria, neuritis óptica, trombosis del seno cavernoso y absceso subdural. El tratamiento incluye habitualmente antibióticos y descongestivos. El antibiótico recomendado es la amoxicilina o, en caso de alergia a la penicilina, la combinación trimetoprima-sulfametoxazol. Si los síntomas no mejoran luego del un ciclo de tratamiento, indican, debe cambiarse a un antibiótico resistente a las beta-lactamasas. Otros antimicrobianos utilizados en el tratamiento de la sinusitis son el loracarbef, la claritromicina, la asociación amoxicilina/clavulanato, el cefaclor, la cefuroxima, el cefprozil, la cefixima y la azitromicina. Además de los antibióticos, destacan los autores, otros agentes farmacológicos pueden resultar útiles para tratar la sinusitis aguda, tales como los descongestivos orales y tópicos (pseudoefedrina, fenilefrina, fenilpropanolamina), los antihistamínicos (astemizol, terfenadina), los corticoides tópicos (beclometasona, flunisolida) y los mucoevacuantes (guaifenesin).

La inhalación de agentes no farmacológicos, como el vapor, la solución fisiológica y el aire seco y caliente, también contribuye al alivio de los síntomas.

Sinusitis crónica

Cuando la sinusitis aguda no resuelve al cabo de 3 semanas se convierte en sinusitis crónica, explican los autores. Los síntomas son parecidos a los de la sinusitis aguda, señalan, y el diagnóstico se realiza de manera similar. En este caso, la tomografía computada es un excelente medio diagnóstico que permite observar claramente la anatomía del sitio afectado. El tratamiento de la sinusitis crónica es similar al de la sinusitis alérgica, indican, pero debe ser orientado según la causa sea alérgica o infecciosa. Ante la falla del tratamiento debe realizarse la derivación al otorrinolaringólogo y, eventualmente, puede ser necesaria la cirugía nasal. En este último caso, explican, se retira la mucosa enferma, lo cual mejora el drenaje y la aireación.

Ref : INET , SAMET , OTORRINO , CLMED