NOVOHUMORAP

 

TITULO: Ventajas Del Uso Del Escitalopram Sobre Los Demás Antidepresivos

AUTOR: Kasper S, Spadone C, Verpillat P, Angst J

TITULO ORIGINAL: Onset of Action of Escitalopram Compared with Other Antidepressants: Results of a Pooled Analysis

CITA: International Clinical Psychopharmacology 21(2):105-110, Mar 2006

MICRO: Investigación efectuada mediante el análisis conjunto de estudios aleatorizados, activamente controlados y de comparación, entre el inicio de acción del escitalopram y otros antidepresivos en el trastorno depresivo mayor.

 

 

 

 

Introducción y objetivos

En general, los antidepresivos requieren de 2 a 4 semanas para provocar una respuesta y, durante este período, los pacientes sufren los síntomas del trastorno depresivo mayor (TDM). Además, se prolongan las dificultades físicas, psicológicas y sociales y aumenta el riesgo de abandono temprano del tratamiento. Así, el beneficio potencial de la terapia sostenida desaparece, al mismo tiempo que se incrementa el sufrimiento del paciente, la aflicción familiar y el costo relacionado con la improductividad; esto resulta en una carga económica significativa para quienes los utilizan, las aseguradoras y la sociedad en general.

El objetivo de varias investigaciones consistió en desarrollar antidepresivos y estrategias terapéuticas con un efecto de comienzo más temprano. Si bien la remisión sería el último objetivo terapéutico, la mejoría temprana, con la consecuente reducción en la duración de la enfermedad, es importante.

El escitalopram es un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) altamente específico, efectivo y bien tolerado en los pacientes con TDM. En comparación con el placebo, la mejoría de los síntomas es rápida. Se observaron reducciones significativas en la Montgomery Asberg Depression Rating Scale (MADRS) durante la primera semana de tratamiento.

El objetivo del presente estudio consistió en comparar el inicio de acción del escitalopram y otros antidepresivos mediante un análisis conjunto de estudios aleatorizados, activamente controlados, sobre el uso de escitalopram en el TDM.

Pacientes y métodos

Se reunió la información proveniente de estudios clínicos a doble ciego, controlados y aleatorizados de comparación entre el uso del escitalopram y de otros antidepresivos en el TDM. Se evaluó el criterio principal de eficacia, es decir, el cambio en la puntuación total de la MADRS, luego de las 2 primeras semanas de tratamiento. Los estudios incluidos tenían un diseño similar. Mediante el análisis conjunto se obtuvo una potencia estadística suficiente que permitió analizar adecuadamente las diferencias entre los tratamientos.

En cada estudio se aplicó la MADRS para evaluar el criterio principal y las escalas Clinical Global Impressions of Improvement (CGI-I) y Clinical Global Impressions of Severity (CGI-S) para evaluar los objetivos secundarios. Se efectuaron comparaciones con otros ISRS, como el citalopram, la fluoxetina y la sertralina y con la venlafaxina de liberación sostenida (VXR), un inhibidor de la recaptación de serotonina y de noradrenalina. En total, se analizaron los datos pertenecientes a 2 290 pacientes, de los cuales 1 202 recibieron escitalopram, 848 fueron tratados con otro ISRS y a 240 se les indicó VXR. La variable principal de eficacia fue la MADRS. Se comparó el cambio promedio en la puntuación total de la escala durante la primera semana entre el escitalopram y las demás drogas.

Se asumió que el inicio de acción de los antidepresivos se registra antes de completarse todos los criterios de respuesta establecidos, y que el tiempo transcurrido hasta el inicio de la respuesta es menor que el tiempo documentado de respuesta. Por consiguiente, se definió el inicio temprano de la mejoría como una reducción > 20% de la puntuación de la MADRS. La respuesta al tratamiento se precisó como una mejoría > 50% según esta escala.

Resultados

No se registraron diferencias significativas entre los grupos en cuanto a la edad, el sexo y la puntuación inicial de la MADRS. Respecto de los cambios en el puntaje de la MADRS, el escitalopram tuvo un efecto significativamente superior, tanto en la primera semana como en las subsiguientes, al compararlo con todas las demás drogas. Al aplicar la CGI-I en la semana 1 y la CGI-S en la semana 2, los resultados fueron similares.

El contraste entre las drogas aumentó a medida que transcurría el tiempo. La diferencia a favor del escitalopram fue significativa durante las primeras 6 semanas de tratamiento y la mayor diferencia se registró en la semana 2.

El escitalopram tuvo un efecto más rápido en comparación con los demás ISRS; sin embargo, respecto de la VXR no se detectaron diferencias estadísticamente significativas. El tiempo promedio requerido para obtener una respuesta fue sustancialmente menor para los pacientes tratados con escitalopram respecto de todas las demás drogas.

En cuanto a los diferentes ítem de la MADRS, la tensión interna resultó, en las semanas 1 y 2, significativamente menor para los pacientes que recibieron escitalopram en comparación con los demás agentes. Esta disparidad se debió principalmente a las diferencias entre el escitalopram y los demás ISRS. También se registró una disminución significativa del sueño para el escitalopram respecto de las demás drogas en la semana 2. La diferencia fue significativa hasta el final del estudio.

Un mayor porcentaje de pacientes mejoró tempranamente, durante la primera semana, con la administración de escitalopram en comparación con las demás drogas. Respecto de los demás ISRS, la diferencia absoluta fue más amplia. En relación con la VXR, no se halló una diferencia sustancial.

El tiempo requerido para alcanzar esta mejoría fue significativamente menor para los pacientes tratados con escitalopram en comparación con las otras drogas. Además, los sujetos que recibieron escitalopram alcanzaron la remisión de la sintomatología ligeramente más rápido. La diferencia fue leve y no se registró más allá de la semana 2. Los índices de abandono durante las 2 primeras semanas fueron similares para ambos grupos y la razón principal correspondió a los efectos adversos del tratamiento.

Discusión

El comienzo del efecto de la mayoría de los antidepresivos depende del tiempo requerido para producir ciertos cambios de adaptación en los receptores monoaminérgicos que mejoran la transmisión sináptica. Estos cambios son mediadores importantes de los efectos clínicos, y así lo sugiere la diferencia temporal que existe entre el inicio del efecto terapéutico, que demanda de 7 a 14 días, y el bloqueo de la recaptación de los neurotransmisores, que se produce en horas.

Los resultados del presente análisis muestran un cambio significativo en la puntuación total de la MADRS con la administración de escitalopram desde la primera semana de tratamiento y durante las semanas subsiguientes. La mejoría se debió principalmente a la comparación con los demás ISRS. En cuanto a la VXR, también se observaron diferencias a favor del escitalopram, pero las mismas no alcanzaron relevancia estadística, principalmente debido al número reducido de pacientes tratados con VXR. Respecto de la disminución de al menos un 20% en la puntuación total de la MADRS, es decir, a la mejoría temprana, el escitalopram también resultó superior. Una vez más, la diferencia se debió principalmente a la comparación con los demás ISRS.

El tiempo requerido para alcanzar la mejoría temprana y la respuesta -es decir, la reducción de al menos un 20% y 50% en la puntuación total de la MADRS, respectivamente- fue significativamente menor para los pacientes que recibieron escitalopram. Este hallazgo confirma la respuesta más rápida en comparación con las demás drogas.

Así, al confrontar con los demás ISRS y con la VXR, el efecto del escitalopram tuvo un comienzo más rápido; sin embargo, el mecanismo subyacente se desconoce. El patrón de remisión de la sintomatología con las demás drogas fue más lento en comparación con el escitalopram. Estos resultados coinciden con los de un estudio previo.

El efecto de los antidepresivos se basa en la inducción de una mejoría en el bienestar del paciente. Se propuso la existencia de un mecanismo biológico de regulación para la remisión, inducido y mantenido por las drogas durante el tiempo en que se toman. El efecto precoz del escitalopram respecto de otros agentes podría deberse al aumento en la proporción de pacientes que responden a la terapia.

En cuanto a las limitaciones de este análisis, los autores mencionan la dificultad para demostrar la rapidez del inicio de acción de una droga mediante la utilización de datos provenientes de estudios diseñados para evaluar su eficacia. La evaluación psicométrica podría efectuarse con una frecuencia tal que permita detectar las diferencias en el momento de inicio de la respuesta, dado que la valoración cada una o 2 semanas puede no ser suficiente. Además, es importante aplicar una herramienta de evaluación para el cuadro depresivo lo suficientemente sensible como para detectar diferencias leves. La MADRS fue diseñada específicamente para mostrar los cambios; de hecho, es la escala con mayor sensibilidad para revelar diferencias en los estudios sobre antidepresivos. La gravedad de la depresión es otro factor a tener en cuenta. Sería útil incluir sólo a los pacientes que inicialmente tengan una puntuación > 30 en la MADRS. Además, la inclusión de estudios cuyo único objetivo sea evaluar el inicio de acción del tratamiento sería más fructífera.

Conclusión

En el tratamiento del TDM se observó que el escitalopram es un antidepresivo de rápida acción, con un efecto de comienzo más precoz en comparación con otras drogas, en especial los ISRS.

 

Ref: NOVOHUMORAP