MICOCIDE

TITULO: "Econazol : una Revisión de su Actividad Antifúngica y su Eficacia Terapéutica"

AUTOR : R. Heel, R. Brodgen, T. Speight y otros.

CITA : Drugs, vol. 16, 177-201, 1978

REVISTA : [Econazole : A Review of its Antifungal Activity and Therapeutic Efficacy]

MICRO : El econazol es un nuevo agente antifúngico que conduce a una rápida curación de las dermatomicosis y las candidiasis vaginales, con escasos efectos adversos.

RESUMEN

Introducción

El econazol, señalan los autores, es un agente antifúngico recientemente introducido en el mercado, estrechamente relacionado estructuralmente con otro derivado imidazólico, el miconazol.

El nitrato de econazol es utilizado para su aplicación local, mientras que en estudios preliminares sobre administración sistémica se ha utilizado el econazol base.

Estudios farmacodinámicos

En las pruebas de sensibilidad in vitro, comentan, el econazol ha demostrado actividad contra una amplia gama de dermatofitos, levaduras, actinomicetos, mohos y otros hongos, y también contra algunas bacterias grampositivas. En cambio, advierten, no ha demostrado efectividad frente a bacterias gramnegativas.

Los autores señalan que, aunque no se conoce el mecanismo exacto de la acción antimicrobiana del econazol, este agente parece actuar primariamente por ruptura de la membrana celular, al igual que los otros imidazoles con actividad antifúngica. Contra dermatofitos ( Microsporum y Trichophyton sp.) el econazol resulta más activo que el tolnaftato, indican. Los expertos comentan que el econazol es más activo que la nistatina frente a levaduras tales como Torulopsis glabrata, Cryptococcus neoformans, Trichosporum cutaneum y algunas especies de Candida, mientras que ambas drogas resultan igualmente efectivas contra Candida albicans En los ensayos realizados en ratones con candidiasis sistémica experimental, el econazol administrado por vía oral e intraperitoneal resultó inefectivo.

Según los autores, la combinación de econazol con rifampicina o doxiciclina no aumenta el efecto inhibitorio frente a C.albicans, pero la combinación con anfotericina B muestra un marcado sinergismo. La presencia de glucocorticoides en el medio de cultivo "in vitro" produce una inhibición dependiente de la dosis en la actividad antifúngica del econazol, variable según las distintas especies de hongos.

Mientras que algunos estudios no hallaron evidencias de desarrollo de resistencia frente a la infección por C.albicans, comentan los expertos, otros investigadores observaron tal fenómeno luego del tratamiento prolongado con econazol.

Estudios toxicológicos.

Efectos sobre el feto.

En un ensayo terapéutico sobre candidiasis vaginal, no se observaron malformaciones en 99 bebés cuyas madres habían sido tratadas con supositorios de econazol durante el embarazo.

Estudios farmacocinéticos

En humanos, señalan los autores, casi el 90% del nitrato de econazol administrado en forma tópica permanece sobre la superficie de la piel. Luego de la aplicación vaginal de la crema de nitrato de econazol, se produce la absorción de entre el 3% y el 7% de la dosis.

Según los autores, los estudios de administración sistémica, realizados en unos pocos voluntarios, muestran que pueden alcanzarse concentraciones séricas terapéuticas luego de la administración oral o intravenosa de econazol base, pero no mediante la aplicación de supositorios rectales.

Luego de su administración oral o intravenosa en monos, señalan, el econazol parece sufrir cambios metabólicos complejos antes de ser excretado. Se han identificado más de 20 metabolitos urinarios lo cual sugiere, en opinión de los autores, que la biotransformación en monos, incluye la oxidación del anillo imidazólico, degradación del anillo oxidado, deaminación y dealquilación. No se conoce la actividad antifúngica de estos metabolitos, comentan.

Ensayos terapéuticos

Los autores destacan que, aunque se han hecho varios estudios no controlados sobre el nitrato de econazol, no se han efectuado comparaciones controladas con otros agentes antifúngicos en pacientes con micosis dermatológicas o con candidiasis vaginal.

Señalan que, en estudios no controlados que incluyeron métodos micológicos y microscópicos para evaluar el tratamiento, el econazol nitrato demostró ser un agente efectivo para la terapéutica tópica de las dermatomicosis y la candidiasis vaginal.

Aunque se ha administrado econazol base oral o intravenoso a unos pocos pacientes con micosis profundas, su eficacia en tales circunstancias requiere ser mejor evaluada.

Los autores advierten que el econazol no ha sido estudiado, y no se recomienda su uso, para el tratamiento de las tricomoniasis vaginales. En el caso de las candidiasis, indican, se ha utilizado un régimen posológico corto (3 días, 150 mg/día) o largo (15 días, 50 mg/día) con similares resultados (85% vs. 90% de cura micológica, respectivamente). El alivio de los síntomas vaginales tales como la irritación y el prurito parece ocurrir rápidamente en muchas pacientes, señalan, pero la reducción del flujo vaginal ocurre en menor proporción. La tasa de recaídas o de reinfección vaginal a las 4 semanas luego de un tratamiento exitoso con econazol, señalan los especialistas, ronda el 10%. En las dermatomicosis y en las otomicosis debidas a un amplio espectro de hongos, la utilización del econazol ha logrado una cura clínica de casi el 90% de los casos, expresan los autores. Se han tratado pocos pacientes con diagnóstico de onicomicosis, comentan, por lo cual no puede establecerse su eficacia en estas infecciones. En los estudios que incluyeron evaluación micológica, señalan, se observó una tasa de curación micológica de entre el 80% y el 100%. Se obtuvieron tasas similares de curación en las micosis crónicas y en las recientes (85% vs. 90%, respectivamente).

En algunos estudios citados por los autores, las infecciones debidas a Candida albicans y Malassezia furfur respondieron al tratamiento con econazol con una frecuencia levemente inferior a los dermatofitos. Los expertos destacan que en las dermatomicosis, la respuesta al tratamiento con econazol se observa rápidamente, lográndose la curación entre las 2 y las 6 semanas. En los pocos casos estudiados de infecciones cutáneas por bacterias grampositivas, la respuesta al econazol varió entre el 54% (infecciones bacterianas puras) y el 80% (infecciones mixtas bacterias/hongos).

Efectos adversos

El nitrato de econazol, tanto en forma tópica como intravaginal, ha sido generalmente bien tolerado, señalan los autores. Los efectos secundarios, observados en el 1% al 4% de los pacientes, incluyeron irritación, enrojecimiento, quemazón o prurito. Estas reacciones, comentan, fueron más frecuentes cuando se aplicó la droga en forma de loción y en el área inguinal.

Dosis y vías de administración

Los autores indican que en las dermatomicosis debe aplicarse econazol en forma tópica dos veces por día (mañana y noche), y debe continuarse el tratamiento con la droga en polvo durante varias semanas luego de la desaparición de los síntomas.

En pacientes con candidiasis vaginal, señalan, puede administrarse econazol en supositorios de 150 mg diariamente durante 3 días (tratamiento corto) o en supositorios de 50 mg durante 15 días, aún cuando hayan desaparecido los síntomas. El tratamiento prolongado puede realizarse alternativamente con econazol en crema, aplicada en forma profunda en la vagina. Ambos tratamientos, advierten los autores, deben acompañarse de la aplicación de la crema en la vulva o en el prepucio y glande de la pareja sexual.


Ref : INET , MID , DERMA