NEUPAX

TITULO : "Fluoxetina y Desipramina en la Depresión Mayor."

AUTOR : Bowden ChL, Schatzberg AF, Rosenbaum A y colaboradores.

CITA : Journal of Clinical Psychopharmacology 13 (5): 305-310, Ref.: 17, Oct 1993.

REVISTA : [Fluoxetine and Desipramine in Major Depressive Disorder.]
 
MICRO : La fluoxetina y la desipramina mostraron poseer eficacia similar en el tratamiento de la depresión mayor aunque la fluoxetina produjo menos efectos colaterales.

RESUMEN
 
Introducción
Señalan los autores que la fluoxetina es una droga eficaz y muy utilizada en el tratamiento de la depresión que incluye, entre sus propiedades farmacológicas, el bloqueo específico de la captación de serotonina. A dosis terapéuticas, agregan, la fluoxetina no produce un efecto directo adrenérgico, noradrenérgico, colinérgico o histaminérgico. Los expertos realizaron un estudio a doble ciego, de 6 semanas de duración, a fin de comparar la eficacia y seguridad del tratamiento con fluoxetina y desipramina (antidepresivo tricíclico noradrenérgico no sedativo) en pacientes con depresión mayor moderada a severa.
 
Métodos
Los participantes incluidos en la investigación, señalan los autores, reunieron los criterios del DSM-III-R sobre Trastorno Depresivo Mayor, basado en la Entrevista Clínica Estructurada para DSM-III-R. En el momento de la admisión tenían un puntaje total de la versión del Hamilton Rating Scale for Depression (HAM-D) [Escala Hamilton de Puntaje para Depresión] de más de 20 sobre 21 ítems. Veinticinco participantes fueron estudiados mientras se hallaban hospitalizados para tratamiento, y 33 fueron evaluados como pacientes ambulatorios. Los participantes, de 18 a 60 años, fueron asignados en forma aleatorizada a un tratamiento a doble ciego de 6 semanas con fluoxetina o desipramina. En la primeras 3 semanas de tratamiento, indican, la dosis correspondió a 20 mg de fluoxetina (administrada a las 8 hs de la mañana) ó 150 mg de desipramina (administrada a las 10 hs de la noche). Ambas medicaciones fueron preparadas en cápsulas idénticas, de manera que los pacientes con tratados fluoxetina recibieron placebo a la noche y a los que se indicó desipramina lo hicieron a la mañana. Durante las semanas de tratamiento 4 a 6, las dosis se incrementaron (en caso de ser necesario) de 20 hasta 60 mg para la fluoxetina y de 150 hasta 250 mg para la desipramina. El estado clínico se evaluó en forma semanal con la escala HAM-D, la Escala de Impresión Clínica Global y la mejoría global evaluada por el mismo paciente (PGI). Las reacciones adversas se evaluaron de acuerdo a su severidad.
 
Resultados
Veintiocho participantes fueron seleccionados para tratamiento con fluoxetina y 30 enfermos para recibir desipramina. Cinco de los pacientes tratados con fluoxetina debieron interrumpir la terapéutica (3 por falta de eficacia y 2 por efectos adversos). Ocho individuos a los que se indicó desipramina abandonaron el tratamiento (2 por falta de eficacia, 4 por efectos adversos y 1 por violaciones del protocolo terapéutico).
Según comentan los expertos, ambos grupos no mostraron diferencias en el puntaje basal total de HAM-D, edad o sexo.
El análisis de eficacia primaria fue el cambio desde el nivel basal para todos los pacientes seleccionados al azar. Las variables primarias predeterminadas correspondieron al puntaje total HAM-D, PGI y los factores HAM-D para retraso, disturbios cognitivos, ansiedad-somatización y trastornos del sueño.
Como análisis secundarios, agregan, consideraron los cambios semanales y al final de las 6 semanas de tratamiento en comparación con los valores basales.
Esta evaluación incluyó factores de depresión, deterioro cognitivo, enojo y hostilidad, sensibilidad interpersonal y somatización. La mejoría en la HAM-D fue significativa (p<0.001) en ambos regímenes terapéuticos desde la semana 1 hasta el final del estudio y no difirió entre los dos tratamientos en ninguna de las semanas del estudio. La mejoría en la HAM-D de los trastornos cognitivos fue significativa desde la semana 1 para ambas terapéuticas. La mejoría en los trastornos del sueño en la semana 1, afirman los expertos, fue notoria con la fluoxetina (p<0.001) pero no con desipramina (p=0.148), aunque resultó significativa con ambos tratamientos desde la semana 2.
En el análisis secundario de la eficacia, prosiguen, el realizado en la última visita no mostró diferencias entre ambos grupos de tratamiento, excepto que la mejoría en la ira y la hostilidad fue superior en los sujetos tratados con fluoxetina (p=0.012). En total, agregan, el 64% de los pacientes tratados con fluoxetina y el 68% de los casos que recibieron desipramina tuvo, como mínimo, una reducción del 50% en el puntaje de HAM-D.
Los expertos también evaluaron si la mejoría relativamente temprana en el tratamiento predecía una respuesta categórica a las 6 semanas. Entre los pacientes tratados con fluoxetina, pero no entre aquellos que recibieron desipramina, señalan, el cambio en la semana 3 en el ítem estado de ánimo de la HAM-D tuvo un valor de predicción significativo de la respuesta en la semana 6. Además, resaltan, los individuos que recibieron la fluoxetina presentaron una menor incidencia de efectos colaterales que los tratados con desipramina, droga que se asoció con diversos efectos colaterales a nivel dermatológico, de la esfera urogenital y otros relacionados con la actividad anticolinérgica y antiadrenérgica. La desipramina, pero no la fluoxetina, amplían, causó un aumento persistente en la frecuencia cardíaca.
 
Comentarios
Los autores consideran que los resultados del presente trabajo sugieren que la fluoxetina parece ser una droga eficaz en el tratamiento de pacientes hospitalizados con depresión mayor de grado moderado a severo, con un efecto terapéutico más temprano que el de la desipramina. Además, concluyen, el perfil de efectos adversos asociados a la fluoxetina parece ser más ventajoso que el de la desipramina.

 
 

Ref : INET , NEX , NEURO , PSIQ