DIOXAFLEX PLUS 

TITULO : "La Contractura Muscular como Componente del Dolor Lumbar Bajo: Criterios de Evaluación y Valor de la Terapia de Relajación."  
 
AUTOR : Fassina A, Rubinacci A y Tessari L.  

CITA : International Clinical Pharmacology ResearchVI(6): 501-507, 1986.  

REVISTA : [Muscular Contracture as a Component of Low Back Pain: Evaluation Criteria and Significance of Relaxant Therapy]  

 MICRO : El mesilato de pridinol administrado por vía oral o intramuscular resultó efectivo para tratar el dolor lumbar y la contractura muscular, pero el efecto resultó menos evidente cuando se lo indicó por vía rectal.  

RESUMEN
 
Introducción  
La contractura muscular refleja secundaria a una patología articular dolorosa, explican los autores, tiene el objetivo de bloquear el movimiento de la articulación para reducir el dolor. Mientras que el trabajo muscular fisiológico es una contracción isotónica, señalan, la contractura es una contracción isométrica prolongada, que lleva a la isquemia muscular. La acumulación de productos finales del metabolismo tisular como resultado de la isquemia genera dolor, indican.  
La contractura muscular raramente es el objetivo principal del tratamiento, comentan los autores, dado que habitualmente se cree que la regresión de la misma se producirá como consecuencia del tratamiento de la compresión de la médula espinal o de la inflamación que le dieron origen.  
Una dificultad del tratamiento directo de la contractura, destacan, es la escasez de métodos para cuantificar el efecto del mismo. En este estudio, los autores proponen 2 métodos, uno clínico y el otro instrumental, para evaluar la contractura muscular.  
 
Métodos de evaluación  
El primer método, señalan, es la prueba de Schober, que mide la capacidad de relajación de los músculos posteriores de la columna lumbar durante la flexión anterior del tronco. Al realizar este movimiento, explican, se produce la diastasis fisiológica entre las apófisis espinosas de las vértebras L3, L4 y L5. Cuando los músculos lumbares están contracturados, indican, dicha diastásis no se produce y la distancia entre las apófisis estando el individuo en flexión es más o menos la misma que cuando la persona está de pie. La distancia entre las apófisis puede medirse con una cinta, de manera de cuantificar la relajación o contractura muscular.  
El método instrumental, señalan los autores, utiliza una unidad de bio-retroalimentación. Cuando existe relajación muscular completa, explican, los electrodos aplicados sobre la piel no registran señales eléctricas, pero sí lo hacen en presencia de actividad muscular como la producida por una contractura o una contracción voluntaria. La amplificación que debe aplicarse para que la señal eléctrica sea audible o visible, indican, correlaciona en forma inversa con el grado de actividad muscular.  
 
Pacientes y métodos  
El estudio incluyó a 53 pacientes con dolor lumbar y contractura presentes durante al menos los 5 días previos. En ellos se evaluó el efecto producido por el mesilato de pridinol sobre la contractura de los músculos extensores de la columna vertebral.  
La droga fue administrada en forma intramuscular en 15 pacientes (2 ampollas diarias), por vía oral en 18 pacientes (3 tabletas diarias) y en aplicación rectal en 20 pacientes (2 supositorios diarios). El tratamiento duró entre 2 días y 6 días.  
El grado de contractura muscular fue evaluado cada 2 días mediante los 2 métodos arriba descriptos.  
 
Resultados  
Al comienzo del estudio, la distancia entre las apófisis espinosas L4-L5 promedio medida con el individuo de pie difería entre 3 mm y 5 mm de la registrada en flexión lumbar. En pacientes sanos, está distancia ronda los 13 mm.  
La distancia L4-L5 de estos pacientes se fue incrementando a lo largo del tratamiento y en todos los casos este aumento comenzó a evidenciarse a partir del cuarto día de terapia.  
El umbral de amplificación de la actividad eléctrica muscular se incrementó en forma progresiva durante el tratamiento, indicando una reducción gradual de la actividad eléctrica en reposo. A partir del cuarto día, el aumento del umbral eléctrico fue significativo en los pacientes tratados con pridinol oral e intramuscular, pero no en los tratados con supositorios.  
 
Discusión  
La contractura de los músculos extensores lumbares inhibe la elasticidad en la flexión de la columna vertebral, señalan los autores, lo cual induce una limitación funcional considerable.  
Dado que la prueba de Schober y el registro de potenciales eléctricos musculares expresan la contractura de los músculos extensores de la bisagra lumbosacra, estos ensayos, consideran, pueden ser utilizados para evaluar el efecto de la terapia física o del tratamiento farmacológico aplicado.  
En este estudio a corto plazo, ambas pruebas demostraron un efecto relajante significativo a partir del cuarto día de tratamiento con pridinol por vía oral o intramuscular. Cuando la droga fue administrada por vía rectal, advierten, se observó una diferencia significativa en la prueba de Schober pero no en el ensayo de potenciales eléctricos musculares.  
Estos hallazgos, concluyen los autores, concuerdan con los informados en estudios previos sobre la capacidad relajante del mesilato de pridinol y confirman la utilidad terapéutica de esta droga para tratar el dolor lumbar y la contractura muscular.  
 

 
(SIIC)
 
 

Ref : INET , DIP , NEURO , TRAUMA , CLMED