KLOSIDOL

TITULO : "Bases Farmacológicas para el Uso de Propoxifeno."

AUTOR : G. Kiplinger and R. Nickander

CITA : JAMA, vol. 216 nro. 2 : 289-292 , 1971

REVISTA : [Pharmacological Basis for Use of Propoxyphene]

MICRO : La aceptación clínica del propoxifeno se debe a que produce una analgesia equivalente a la de algunos narcóticos de administración oral, con escasos efectos secundarios.

RESUMEN

Farmacología

Existen diferencias importantes, destacan los autores, entre las 2 clases más utilizadas de agentes analgésicos, los antipiréticos antiinflamatorios de acción periférica, como la aspirina, y los narcóticos de acción central. La evidencia indica que algunos, pero probablemente no todos, los efectos analgésicos de la aspirina se relacionan con su capacidad de bloquear la generación de impulsos de receptores locales de quemoquinas que median el dolor. En el hombre, señalan, la inyección intraperitoneal de bradiquinina produce dolor transitorio, y esta respuesta es inhibida significativamente por la administración oral de 650 mg a 1 300 mg de aspirina. La inyección intraperitoneal, pero no la intravenosa, de 20 a 40 mg de aspirina también reduce la respuesta dolorosa a bradiquinina. En consecuencia, deducen, puede asumirse que la droga actúa bloqueando receptores locales en el peritoneo.

Desde el punto de vista químico, indican, el propoxifeno es considerado un análogo del clorhidrato de metadona, un narcótico potente. Como tal, estiman, se esperaría que sus propiedades farmacológicas se parezcan a las de la metadona y la codeína, y que su mecanismo y sitio de acción analgésica sean diferentes a los de la aspirina y otros salicilatos. De hecho, aquellos fenómenos que dependen de inflamación local muestran la mejor respuesta analgésica a la aspirina, mientras que cualquier respuesta a un estímulo doloroso es atenuada por el propoxifeno. En experimentos realizados en ratas, comentan los autores, el propoxifeno redujo el umbral doloroso en presencia y en ausencia de inflamación mientras que la aspirina solamente redujo el umbral doloroso en los sitios inflamados.

Uso clínico

La gran mayoría de las prescripciones de analgésicos orales, señalan los autores, corresponden a asociaciones que contienen un agente de acción central (los denominados narcóticos) y un agente antipirético o antiinflamatorio (aspirina sola o combinada con fenacetina y cafeína). Si 2 drogas producen una grado similar de analgesia por mecanismos diferentes y no interactúan, explican, el efecto aditivo de ambas drogas puede ser significativamente mayor que el logrado por la duplicación de la dosis de cualquiera de ellas por separado. Este razonamiento, basado en evidencias experimentales, constituye la base del uso combinado de estos analgésicos.

Potencial de abuso

Varios estudios han demostrado, comentan los autores, el bajo potencial de abuso que tiene el propoxifeno cuando se lo compara con la codeína. En pacientes que recibieron propoxifeno 4 veces al día durante 6 meses, destacan, no fue posible producir síntomas de abstinencia mediante la inyección de un antagonista narcótico o mediante la interrupción abrupta de la administración de la droga. Sin embargo, advierten, un estudio demostró que dosis únicas de 355 mg a 650 mg de propoxifeno podrían producir efectos subjetivos similares a los de la marihuana, heroína y morfina en ex-adictos a los narcóticos. No obstante, aclaran, el potencial de abuso del propoxifeno ha sido considerado lo suficientemente bajo por la Oficina de Narcóticos y Drogas Peligrosas como para no exigir control de su uso.

Efectos secundarios

En el caso del propoxifeno, indican los autores, se considera que la codeína es la droga adecuada para ser utilizada como control. Sin embargo, advierten, no existen estudios que hayan comparado al propoxifeno con la codeína o un placebo y que hayan informado una incidencia estadísticamente significativa de efectos adversos. No obstante, un estudio clínico citado por los autores determinó que la incidencia de reacciones adversas era del 3.4% para la codeína y del 0.8% para el propoxifeno. Otro estudio estableció que la potencia del propoxifeno para causar depresión respiratoria es un tercio de la de la codeína.

Conclusión

Los estudios clínicos reseñados, opinan, demuestran la eficacia del propoxifeno en estudios clínicos controlados. En opinión de otros investigadores, citan, la aceptación clínica del propoxifeno se debe a que produce una analgesia equivalente a la de algunos narcóticos de administración oral, con baja incidencia de efectos secundarios. Los autores coinciden con esta apreciación, y opinan que la actividad farmacológica y el margen de seguridad de este agente justifican su amplia aceptación en la clínica.


Ref : INET , KLO , FARMA , TTDOLOR , CLMED