GERIATRIA

 

TITULO : "Volúmenes de Sustancia Blanca e Hiperintensidades de la Sustancia Blanca Periventricular en el Envejecimiento y la Demencia."

AUTOR : Smith SD; Snowdon DA; et al.

CITA : Neurology, 54:838-842, 2000

REVISTA : [White matter volumes and periventricular white matter hyperintensities in aging and dementia]

MICRO : Los resultados de este estudio no avalan la hipótesis de que en el envejecimiento las hiperintensidades periventriculares puedan tener como base una patología deletérea.

 

RESUMEN

Introducción

La frecuencia y gravedad de las hiperintensidades de la sustancia blanca periventricular, observadas mediante imágenes obtenidas por resonancia nuclear magnética (RNM), se incrementan significativamente con la edad. Estas hiperintensidades suelen ser más comunes en individuos con factores de riesgo para la aterosclerosis o con evidencia de infarto subcortical, y su presencia se asocia con alteraciones cognitivas. A su vez, hay una gran variedad de hallazgos neuropatológicos asociados con la presencia de hiperintensidades.

El Estudio Nun es un análisis longitudinal de una cohorte sobre envejecimiento, del que participaron inicialmente 678 sujetos. Los participantes dieron su consentimiento para que se les practicara una autopsia para estudio neuropatológico después de su muerte. A su vez, en un subgrupo de estos pacientes que fueron sometidos a necropsia, también se realizó la RNM de cerebros posmortem, después de haber sido removidos, para cuantificar las hiperintensidades periventriculares de la sustancia blanca.

Materiales y Métodos

Los exámenes neuropsicológicos incluyeron: evaluación de la memoria, concentración, lenguaje, habilidades visoespaciales y orientación. Para evaluar el funcionamiento social y de la vida diaria se utilizaron pruebas de desempeño. El estudio histopatológico del cerebro fue realizada por un neuropatólogo.

Los individuos incluidos en este estudio, y a los que se consideraba con demencia, reunían los siguientes criterios: deterioro de la memoria y de al menos otra función cognitiva; deterioro en las relaciones sociales y en las funciones de la vida diaria, deterioro en el funcionamiento general teniendo en cuenta el nivel previo de funcionamiento.

Las imágenes recibieron un puntaje de acuerdo al grado de atrofia cerebral (ausente, leve, moderado, grave). También fueron registradas la localización y tamaño de los infartos lacunares, corticales superficiales, y de las grandes arterias .

La intensidad de la señal que emite la sustancia blanca periventricular se estimó de acuerdo a una escala de 9 puntos; el grado 0 se corresponde con ausencia y el grado 8 con la forma extensa y grave.

 Resultados

De acuerdo al informe neuropatológico, no hubo ninguna asociación entre la presencia de infartos lacunares y demencia y una ligera relación entre las demencias y los infartos extensos.

Por otra parte, las medidas de volumen y el peso del cerebro no se relacionaron con la edad. Además, en los participantes con infartos pequeños o de las grandes arterias, se encontró una pequeña disminución, poco significativa, en el peso del cerebro, en el volumen de la materia blanca y en el volumen total del parénquima. Las estimaciones de atrofia cerebral no muestran una relación con los infartos de las grandes arterias o con infartos lacunares, pero se relacionan fuertemente con la presencia de demencia.

No se halló ninguna relación entre las hiperintensidades y el volumen de la sustancia blanca, el volumen total del parénquima cerebral, el peso del cerebro, o el grado de atrofia cerebral; pero sí se comprobó una asociación de estas variables con la edad. De esta manera, no se pudo demostrar ninguna relación entre hiperintensidades y demencia, pero los participantes con demencia eran mayores que los pacientes no demenciados.

Finalmente, no se encontró ninguna relación entre las hiperintensidades y la presencia de infartos lacunares; y sólo una ligera asociación con infartos en el territorio de las grandes arterias.

Desde el punto de vista cognitivo, dicen los autores, no hubo ninguna relación entre las hiperintensidades de la sustancia blanca periventricular y las pruebas psicométricas. No obstante, se mantuvo una relación significativa entre estas pruebas y los volúmenes de sustancia blanca y los del total del parénquima. El análisis de las evaluaciones individuales en las actividades instrumentales de la vida diaria, que incluye las actividades de ejecución, siguieron el mismo patrón de resultados, dicen los autores.

Discusión

La observación más importante de este estudio, comentan los autores, se refiere al hecho de que el volumen disminuido de la sustancia blanca, medido a través de RNM, se asocia con demencia y con puntajes bajos en las pruebas cognitivas, al contrario de lo que sucede con la extensión de las hiperintensidades de la materia blanca periventricular encontradas en las mismas imágenes. Las hiperintensidades no se asociaron con el volumen de la sustancia blanca o con la presencia de accidente cerebrovascular (ACV) y demencia. Los participantes clínicamente demenciados no mostraron una gran extensión de hiperintensidades de la sustancia blanca periventricular, en comparación con los participantes sin demencia. Sin embargo, con la edad, se observó un incremento en la extensión de las hiperintensidades de la materia blanca.

Por otra parte, la demostración de que la atrofia cerebral se relaciona fuertemente con la presencia de demencia sugiere una falta de asociación con la presencia de hiperintensidades.

En este estudio se esperaba que la estimación de la hiperintensidad se correlacionara de manera inversa con el volumen de la sustancia blanca, considerando que la patología de la materia blanca resultaría en atrofia, pero esto no fue así, dicen los autores. De cualquier modo, el bajo volumen de sustancia blanca se relacionó fuertemente con demencia y pobre desempeño cognitivo. Si las hiperintensidades demuestran ser deletéreas, nuestra información, señalan los autores, sugiere que deben operar a través de otro mecanismo que el de la pérdida de tejido. Más aún, se comprobó una clara relación entre el volumen de sustancia blanca y la evidencia de injuria.

Sin que se hubiera anticipado, señalan los expertos, también se observó una falta de asociación entre hiperintensidades y ACV. La ligera asociación con el infarto en el territorio de las grandes arterias se debilita más con la observación de que los participantes con estos infartos tienen menos hiperintensidades que el resto.

Igualmente, afirman, 2 factores son los que hacen difícil de resolver el tema de la importancia de las hiperintensidades periventriculares. Por un lado, las hiperintensidades relacionadas con la edad no son específicas y no permiten hacer inferencias confiables para resolver temas relacionados con su fisiopatología. Por otro, las enfermedades vasculares también se incrementan con la edad y pueden causar isquemia de la sustancia blanca, isquemia profunda de la materia gris, e infartos en las grandes arterias; estos infartos, a su vez, pueden asociarse con el deterioro de las funciones cognitivas.

Finalmente, los volúmenes de sustancia blanca no se encontraron disminuidos con el incremento de la extensión de las hiperintensidades, lo cual sugiere que no producen atrofia de la materia blanca. Los resultados de este análisis llevan a cuestionar la hipótesis que refiere la existencia de una patología deletérea como base de una porción sustancial de las anormalidades periventriculares observadas en el envejecimiento.

 

Ref : INET , SAMET , GERIAT , NEURO