FLEBOTROPIN

TITULO : "La Diosmina en el Tratamiento de la Menorragia y la Metrorragia."

AUTOR : De Nicola P.

CITA : Acta Terapeutica 2:143-149, 1976.

REVISTA : [Diosmine in the Treatment of Meno-Metrorrhagia]

MICRO : La diosmina reduce los síntomas y mejora la fragilidad capilar en mujeres con hemorragia genital, especialmente en aquellas con hiperpolimenorrea funcional.

RESUMEN

Introducción

La hemorragia del tracto genital femenino, fuera del embarazo, con frecuencia es difícil de interpretar, pero parece involucrar el desbalance de las hormonas sexuales, señala el autor.

La terapia hormonal, explica, es el tratamiento más indicado para estos casos, pero con frecuencia dicha conducta es impracticable y resulta necesario administrar drogas que actúen sobre los factores vasculares de la hemostasia. Entre los agentes antihemorrágicos disponibles, el experto destaca a la diosmina, una droga del grupo de los flavonoides. Dicho compuesto, según estudios previos, cita, reduce la permeabilidad capilar y aumenta la resistencia capilar, produciendo una acción antihemorrágica efectiva en animales de experimentación. La diosmina, agrega, protege a los animales contra la respuesta anafiláctica y contra las úlceras gástricas inducidas por histamina, sin observarse efectos colaterales sobre la motilidad intestinal, la coleresis, la presión sanguínea y la respiración.

Por otra parte, estudios clínicos comprobaron que la diosmina mejora la fragilidad capilar sin modificar la coagulación sanguínea, mientras que otros estudios demostraron la utilidad de este compuesto para el tratamiento de las várices, síndromes posflebíticos, edemas postraumáticos y linfoedemas.

Métodos

El experto analizó 60 pacientes entre 25 y 50 años, de las cuales 13 presentaban menorragia funcional, 17 hemorragia premenopáusica, 15 metrorragia menopáusica y 15 hiperpolimenorrea funcional. Durante 5 meses (6 meses en 17 casos) las pacientes recibieron diosmina 600 a 900 mg diarios. La evaluación del tratamiento fue realizada mediante la observación de la respuesta clínica global y por petequiometría, informa el autor.

Resultados

A partir del segundo mes de tratamiento, indica, se observa mejoramiento progresivo de la respuesta clínica global, con máximo efecto terapéutico entre el quinto y sexto mes. En promedio, las pacientes mostraron 20.9% de reducción de la hemorragia al segundo mes, 36.7% al tercero, 48.7% al cuarto, 50.7% al quinto y 100% al sexto.

Análogamente, la petequiometría demostró disminución progresiva de las hemorragias dérmicas. La reducción, detalla, fue del 26.1% al primer mes, 39.6% al segundo, 59.3% al tercero, 68.1% al cuarto, 73.0% al quinto y 74.4% al sexto.

Por otra parte, el experto evaluó, por separado, el efecto de la diosmina en los distintos tipos de hemorragia. Al quinto mes de tratamiento, los efectos terapéuticos más notorios fueron observados en la hiperpolimenorrea funcional (63.7%), destaca. La reducción de la hemorragia, amplía, fue de 58.2% en la menorragia funcional, 50% en la menorragia premenopáusica y 48% en la metropatía hemorrágica premenopáusica.

Los cambios observados en la petequiometría, difirieron de la evaluación clínica, advierte. Al quinto mes, la reducción varió entre 66.1% en la hiperpolimenorrea funcional y 76.2% en la menorragia funcional, mientras que al sexto mes la disminución de las petequias fue de 68.3% en la hiperpolimenorrea funcional a 82.7% en la menorragia premenopáusica.

Conclusión

Los resultados de este estudio clínico confirman las conclusiones de investigaciones precedentes sobre el empleo de diosmina para el tratamiento de la hemorragia genital femenina, afirma el experto. En ausencia de alteraciones hormonales específicas relacionadas con el proceso hemorrágico, el tratamiento con drogas que actúan sobre los factores vasculares de la hemostasia resulta válido y justificado, sostiene. Aunque los beneficios del tratamiento con diosmina fueron levemente superiores en los casos de hiperpolimenorrea funcional, dicha terapia farmacológica también es efectiva en otros tipos de hemorragia, la menorragia funcional, la hemorragia premenopáusica y la metrorragia menopáusica.

Por otra parte, el autor señala que la tolerancia al tratamiento fue excelente y que la fragilidad capilar, determinada por petequiometría, también evolucionó favorablemente. De este modo, concluye, la diosmina resulta efectiva para el tratamiento sintomático de la hemorragia genital femenina.

Ref : INET , FLE , GINECO