FARMACOLOGIA

 

TITULO : "Rabdomiólisis Inducida por Olanzapina."

AUTOR : Rosebraugh CJ, Flockhart DA, et al.

CITA : Annals of Pharmacotherapy 35:1020-1023, Sep 2001.

REVISTA : [Olanzapine-Induced Rhabdomyolysis]

MICRO : Aunque este es el primer informe publicado acerca de rabdomiólisis por olanzapina, la FDA tiene registrados otros 12 casos similares con inicio de los síntomas entre 1 y 12 meses posteriores al comienzo del tratamiento.

 

RESUMEN

Introducción

Las enfermedades inducidas por fármacos pueden presentarse con un cuadro clínico confuso. En este artículo se presenta un caso de rabdomiólisis inducida por olanzapina y de pseudoinfarto miocárdico inducido por litio, lo cual demuestra la importancia de considerar la posibilidad de efectos adversos de los fármacos al momento del diagnóstico diferencial.

Caso clínico

Un niño de 13 años fue internado en la institución de los autores con síntomas de debilidad muscular y dolor muscular profundo. Ocho semanas antes de la hospitalización (día 1) el paciente había sido internado en un centro psiquiátrico por padecer un trastorno conductual y se le había iniciado tratamiento con 2.5 mg diarios de olanzapina. Al sexto día de terapia el niño presentó debilidad, calambres abdominales y mialgias, atribuidos a una probable gripe. La debilidad muscular había aumentado a los 14 días y el niño se negó a participar en actividades organizadas. Esto fue interpretado como una conducta desafiante, agregándose al tratamiento 100 mg diarios de sertralina y 600 mg diarios de litio. A los 27 días el niño tuvo varias caídas al tratar de levantarse de la cama; de modo que fue transferido a otra institución, donde se le detectó elevación de creatina fosfoquinasa (CPK), leucocitosis e inversión de onda T en las derivaciones precordiales.

El paciente fue transferido a la institución de los autores con diagnóstico de rabdomiólisis con posible compromiso miocárdico. El examen de laboratorio reveló un recuento leucocitario de 43100 células/µl con fórmula normal. El análisis de orina con tiras reactivas indicó presencia de sangre sin hematuria significativa. Los niveles séricos de CPK eran de 11300 UI/L (normal hasta 195 UI/L); el 100% de tal actividad correspondía a la isoforma MM (músculo esquelético). Los niveles séricos de troponina cardíaca eran normales. El ecocardiograma mostró función ventricular normal, sin anomalías de la motilidad de la pared ni derrame pericárdico, y reveló ondas T invertidas en las derivaciones precordiales. Se sospechó que el paciente tenía rabdomiólisis inducida por olanzapina y cambios electrocardiográficos inducidos por litio que simulaban un infarto miocárdico. Se interrumpió la administración de todos los fármacos y una semana después se hallaban en resolución todas las anormalidades electrocardiográficas y de laboratorio. El paciente recuperó su fuerza muscular y fue transferido nuevamente a la institución de cuidados psiquiátricos. 

Discusión

La olanzapina es considerada un fármaco antipsicótico atípico, dado que, en comparación con otras drogas de igual acción, tiene una baja incidencia de síntomas extrapiramidales. Esta diferencia, señalan los autores, puede ser explicada en parte por su baja afinidad de unión a los receptores tipo 2 de dopamina.

Aunque para otros antipsicóticos -como haloperidol y clozapina- se ha informado rabdomiólisis sin evidencias de síndrome maligno por neurolépticos (SMN), este es el primer informe publicado acerca de rabdomiólisis por olanzapina.

Una comunicación personal con el Sistema de Información de Efectos Adversos de la FDA permitió a los autores conocer la existencia de otros 12 casos similares de rabdomiólisis por olanzapina sin SMN. Los casos registrados por la FDA corresponden a 11 hombres y 1 mujer, que desarrollaron síntomas entre 1 y 12 meses luego de iniciada la terapia con olanzapina. Existen distintas teorías acerca del daño muscular que producen algunas drogas; pero el mecanismo subyacente parece involucrar al eflujo de potasio dependiente de calcio, responsable de la hiperpolarización de la membrana y de la refractariedad muscular.

Los pacientes con defectos en los canales de potasio activados por calcio localizados en músculo esquelético parecen ser más proclives a la rabdomiólisis. El paciente aquí presentado tenía también un patrón electrocardiográfico que simulaba un infarto miocárdico; diversos estudios sugieren que entre el 20% y 30% de los enfermos tratados con litio pueden tener achatamiento o inversión de la onda T.

Dado el creciente número de drogas nuevas disponibles los profesionales de la salud deben considerar la posibilidad de que los efectos adversos de los fármacos sean la causa de la enfermedad en alguno de sus pacientes.

 

Ref : INET , SAMET , FARMA , PSIQ