EXIBRAL

 

TITULO : "Indicaciones para el Uso de Valproato de Magnesio."

AUTOR : Rabasseda, X.

CITA : Drugs of Today 36 (Supl.1):1-2, 2000.

REVISTA : [Indicaciones del valproato de magnesio a las puertas del siglo XXI]

MICRO : La eficacia antiepiléptica, antimigrañosa y antimaníaca demostrada en numerosos estudios clínicos controlados con placebo y/o comparativos, sienta las bases de las 3 indicaciones principales actualmente aceptadas: la epilepsia en todas sus formas, la prevención de las recurrencias de la migraña y la fase maníaca del trastorno bipolar.

 

RESUMEN

Introducción

El ácido valproico ha sido utilizado y se utiliza ampliamente como agente antiepiléptico. Farmacológicamente se caracteriza por inhibir la GABA transaminasa y la semialdehído succínico deshidrogenasa, y por potenciar a la glutamato decarboxilasa, con lo que incrementa las concentraciones netas de GABA (ácido 4-Þ-aminobutírico) y potencia sus efectos fisiológicos.

El ácido valproico existe en forma libre y como sal sódica y magnésica.

La sal magnésica es farmacológicamente equiparable al valproato de sodio o al propio ácido valproico, puesto que se descompone en ácido valproico e ión magnesio cuando ha penetrado en el torrente circulatorio. Sin embargo, presenta algunas ventajas adicionales con respecto a los otros 2 compuestos como ser una absorción más lenta y regular, lo cual, sumado a los beneficios adicionales del magnesio, evita las oscilaciones en las concentraciones plasmáticas.

Se trata, por lo tanto, de un compuesto antiepiléptico de amplio espectro, con un buen perfil de seguridad, y características farmacocinéticas y farmacodinámicas aceptables. Sólo ocasionalmente puede dar lugar a reacciones hepáticas, y con ciertas precauciones se transforma en una buena alternativa terapéutica para diversos tipos de convulsiones.

En la actualidad se han identificado otros posibles usos, que amplían el espectro farmacoterapéutico de estos compuestos; entre ellos, para el tratamiento de la migraña, y como antipsicótico en el tratamiento de la manía y otros cuadros psiquiátricos caracterizados por episodios de agitación.

Materiales y Métodos

Se realiza una revisión de diferentes ensayos clínicos para evaluar las características del valproato de magnesio, sus posibles ventajas y la ampliación de su espectro farmacoterapéutico.

Resultados

Actualmente, además de su indicación como antiepiléptico, el valproato de magnesio ha mostrado eficacia, y está indicado en el tratamiento de la migraña y el trastorno bipolar.

Las formulaciones sódica y magnésica tienen idéntica eficacia en cuanto al efecto antiepiléptico del valproato absorbido en el tubo gastrointestinal, aunque la presencia del ión Mg en la sal magnésica tiene un efecto directo que puede complementar, y por lo tanto potenciar, el efecto del fármaco base.

En general, el valproato magnésico mostró una eficacia idéntica o incluso superior a la sal sódica, con un control de las convulsiones especialmente en las formas generalizadas, y en las formas parciales, aunque no tanto en los pacientes con síndrome de Lennox Gastaut. En los menores de 25 años se observó una disminución de la hiperexcitabilidad, una mejoría en las relaciones interpersonales y un incremento en el rendimiento neuropsicológico. La potencia superior del valproato magnésico respecto del sódico y su mejor perfil de seguridad, permiten reducir las dosis de otros fármacos administrados simultáneamente, lo que mejora todavía más la tolerabilidad del tratamiento. Sin embargo, la sal magnésica tiene otras ventajas.

Durante el tratamiento con valproato de magnesio se puede apreciar una disminución del 50% de los síntomas gástricos, y una reducción de aproximadamente el 51% en la frecuencia de las crisis convulsivas, en especial ante epilepsia parcial secundariamente generalizada. Además, en los pacientes tratados con dosis de carga, debido a las concentraciones séricas más elevadas del medicamento en los 3 primeros días de tratamiento, las convulsiones se pueden controlar 3 días antes, sin que ello se traduzca en un aumento de la incidencia de efectos adversos. La incidencia global de reacciones adversas es del 50% en los pacientes con monoterapia con valproato de magnesio, y del 59% en los pacientes polimedicados; sin embargo, la mayor parte de las reacciones adversas suelen ser transitorias y de intensidad leve a moderada (la sedación es el efecto más común).

Además, el valproato de magnesio tiene actualmente otras indicaciones: la migraña y el trastorno bipolar.

La migraña es un trastorno paroxístico caracterizado por ataques de cefalea, náuseas, vómitos, fotofobia, fonofobia y malestar. Los casos leves pueden tratarse con analgésicos y/o antieméticos. Cuando es necesario recurrir a otro tipo de tratamientos suele utilizarse la ergotamina o fármacos agonistas de los receptores serotoninérgicos 5-HT1B/1D. No obstante, la tendencia actual en los pacientes con migraña recurrente consiste en administrar tratamiento preventivo más que sintomático, para lo cual pueden utilizarse sales de ácido valproico, valproato de magnesio o diversos fármacos antidepresivos.

También se ha demostrado el efecto antimaníaco del valproato de magnesio, y su utilidad en el tratamiento de la fase maníaca del trastorno bipolar (con un efecto terapéutico global de aproximadamente un 64%), que depende de su capacidad de potenciar los efectos posinápticos del GABA. El ácido valproico tiene la ventaja adicional de que su efecto no depende del número previo de episodios maníacos; los antecedentes de episodios frecuentes se han asociado con una mala respuesta al litio. También ha demostrado su eficacia en otros cuadros psiquiátricos caracterizados por hiperactivación (trastorno por estrés postraumático), y en el control de los estados de alerta excesiva y síntomas depresivos asociados. A su vez, puede ser útil en el tratamiento del síndrome de abstinencia alcohólica, y en los estados de agitación en los ancianos con diversas formas de demencia, con los beneficios adicionales de una menor incidencia de efectos adversos y menores interacciones farmacológicas.

Conclusiones

El ácido valproico tiene un amplio espectro de acción antiepiléptica, antimigrañosa y antimaníaca, y un favorable perfil de seguridad con una baja incidencia de reacciones adversas.

Para la epilepsia, es el fármaco con un mayor espectro de actividad, dado que abarca todas las formas primariamente generalizadas y las de inicio parcial, tanto simples como complejas. La sal magnésica ha mostrado una eficacia igual o superior a la sal sódica en el tratamiento de la epilepsia.

 

Ref : INET , EXE , NEURO , PSIQ