DERMATOLOGIA

TITULO : "Dermatitis de las Manos. Un Flagelo Permanente."

AUTOR : Landow K.

CITA : Postgraduate Medicine 103(1):141-152, Ref 17, 1998.

REVISTA : [Hand Dermatitis. The Perennial Scourge]

MICRO : Al evitar la exposición innecesaria de los pacientes y proteger la piel frente a los cambios climáticos, se puede obtener una importante reducción en la incidencia del eccema de las manos.

RESUMEN

Introducción

Generalmente, señala el autor, la dermatitis de las manos es un problema crónico. Incluso en los casos en los que se detecta un alergeno relacionado con la dermatitis, la automedicación y las excoriaciones dificultan la posibilidad de obtener mejoría. Además, el eccema de las manos se relaciona con aproximadamente un tercio de las enfermedades ocupacionales y generalmente produce molestias, ausentismo y desocupación.

Prevalencia y factores de riesgo

Según los resultados de un trabajo citado por el autor, aproximadamente 1 de cada 9 adultos presentan esta patología en algún momento de su vidas y aproximadamente 1 de cada 20 tienen este problema en un momento determinado. Además, señala, existe un predominio en el sexo femenino. Entre los factores predisponentes para el eccema en las manos durante la vida adulta el autor cita la dermatitis acral atópica antes de los 15 años o la dermatitis generalizada durante la infancia. La erupción persistente de tipo eccematosa en el cuerpo y la piel seca y pruriginosa incrementan este riesgo, dice. Más del 90% de las personas con todos estos factores de riesgo presentan problemas al realizar trabajos en los que están en contacto con elementos húmedos, mientras que únicamente el 13% de los individuos sanos presentan esta patología.

La sensibilidad es mayor entre los jóvenes y aquellos que están en contacto frecuente con irritantes como el agua, los detergentes, el polvo y una variedad de sustancias químicas.

Clasificación

El eccema de las manos puede clasificarse en diversos subtipos que incluyen: la dermatitis irritativa, alérgica, atópica, la dishidrosis, la neurodermatitis y la dermatitis hiperqueratósica, entre otras. Las 3 formas más frecuentes son la dermatitis irritativa, alérgica y atópica. Se puede presentar bajo 4 aspectos clínicos: compromiso de la región dorsal de manos y dedos (44% de los casos); localización el la zona palmar de manos y dedos (15%); compromiso de los dedos únicamente (19%) y sólo de las manos (22%).

Entre los diagnósticos diferenciales se incluye a las enfermedades malignas, las patologías infecciosas, papuloescamosos y pustulosas y las enfermedades ampollares, entre otros.

Dermatitis Irritativa

La dermatitis irritativa primaria representa la erupción que más frecuentemente afecta las manos. Generalmente, comienza durante el invierno y la exposición repetida y durante un tiempo prolongado a irritantes químicos resulta más importante que el tipo de agente involucrado. Comenta el autor que incluso los compuestos con bajo poder irritativo pueden producir trastornos cuando se prolonga el tiempo de contacto.

Inicialmente, se produce sequedad leve de la piel y generalmente, se detecta un discreto eritema. Al continuar la exposición, se producen fisuras y una inflamación leve y posteriormente, aparece el eccema. Durante el proceso, el paciente presenta prurito y el rascado empeora su estado, pudiendo producirse infección y ulceración.

Entre los factores generalmente relacionados con esta patología se encuentran el agua, los detergentes y los abrasivos, entre otras sustancias.

Diagnóstico

Las características morfológicas de la dermatitis irritativa no permiten diferenciar este cuadro de las erupciones de causa alérgica. Además, en algunos casos ambas condiciones se presentan en forma concomitante. Según el experto, las pruebas con parches y con radioalergoabsorbentes no permiten una diferenciación segura.

Tratamiento

Una de las medidas principales es la protección, señala el autor; comenta que los pacientes deben utilizar guantes de algodón debajo de los de goma. Estos deben ser usados al estar en contacto con elementos húmedos y también con polvo.

Los sujetos afectados deben lavarse las manos con menor frecuencia y esto puede hacerse con una emulsión no jabonosa.

Los corticoides tópicos constituyen la base del tratamiento. Para la mayoría de los pacientes resulta adecuada la utilización de una crema con esteroides de moderada potencia. Los productos con una potencia elevada deben ser utilizados por un tiempo corto.

Dermatitis alérgica

Las manifestaciones de la dermatitis alérgica de contacto generalmente se asemejan a las de la erupción irritativa. Entre los compuestos más frecuentemente relacionados con esta patología se encuentran el níquel, los cromatos y la goma. El especialista comenta que las verdaderas reacciones alérgicas pueden presentar un rash bien demarcado, pero en el momento en que se realiza la consulta al médico, el patrón de la erupción dificulta el diagnóstico morfológico. Las pruebas con parches pueden ayudar a establecer el diagnóstico etiológico específico. Sin embargo, los pacientes pueden reaccionar ante varias sustancias químicas que pueden no tener relación con la erupción cutánea en estudio.

Además de la protección, se debe evitar la exposición al agente causal y efectuar el tratamiento señalado; generalmente estas medidas son suficientes como para producir una rápida mejoría.

Alergia al Látex

El experto comenta que como resultado de los cambios en los procesos de producción del látex, la incidencia del nuevo síndrome de urticaria por contacto, detectado a partir de 1979, excede las reacciones inmunológicas del tipo IV. La erupción inmediata mediada por IgE se relaciona con una proteína débilmente unida a la goma. Los pacientes también pueden presentar conjuntivitis, rinitis alérgica, edema facial, asma, urticaria generalizada e incluso anafilaxia.

Se estima que aproximadamente 1 de cada 9 trabajadores de la salud pueden resultar alérgicos a este producto.

Aproximadamente el 50% de los pacientes pueden presentar pruebas de alergia falsamente negativas.

Dice el experto que la Food and Drug Administration de los EE.UU. (FDA) está desarrollando estándares para que los guantes puedan ser considerados hipoalergénicos. Este tipo de guantes debería tener una baja cantidad de proteínas del látex, entre otras características.

Dishidrosis

Esta patología se caracteriza por la presencia de pequeñas vesículas en los dedos y la parte central de la palma y frecuentemente se extiende a la eminencia tenar e hipotenar. La mayoría de los especialistas consideran que este tipo de dermatitis se relaciona con el estrés. El tratamiento con corticoesteroides tópicos y antihistamínicos orales y la protección dermatológica parecen tener un escaso efecto. El control del estrés podría ser la intervención más beneficiosa.

Resumen

El autor comenta que a pesar de que el tratamiento apropiado puede minimizar las complicaciones y el malestar de los pacientes con eccema de las manos, la recurrencia resulta frecuente. El tratamiento con corticoides generalmente es efectivo en la dermatitis irritativa. En estos casos se deben evitar los irritantes, proteger las manos y usar emolientes. Además, la protección y evitar la exposición al agente causal también son elementos fundamentales para los pacientes con dermatitis alérgica. En el caso de la dishidrosis, considera que tiene relación con el estrés, por lo que es importante el control de este factor.

Al evitar la exposición innecesaria de los pacientes y proteger la piel frente a los cambios climáticos se puede reducir la incidencia del eccema de las manos, concluye el autor.

Ref : INET , SAMET , DERMA