DERMATOLOGIA

TITULO: "Dermatitis de los Pies. Un Problema Común Frecuentemente Mal Diagnosticado."

AUTOR : Parkinson R.W., and Griffin G. C.

CITA: Postgraduate Medicine, vol. 101, nro. 6, 95-110, 1997

REVISTA: [Dermatitis of the Feet : A Common Yet Often Misdiagnosed Problem]

MICRO : Las causas más frecuentes de eritemas cutáneos son la dermatitis atópica, las infecciones y la dermatitis por calzado, sea ésta alérgica o por irritación química.

RESUMEN

Introducción

Se denomina dermatitis a la inflamación de la piel, la cual, explican los autores, puede ser leve, con poco enrojecimiento y sin síntomas, o severa, con gran edema y ampollas. Los pies son especialmente susceptibles a la dermatitis debido, destacan, al contacto diario con sustancias irritantes en el calzado y la exposición a condiciones de calor húmedo o de frío seco.

Diagnóstico

El primer paso para evaluar el enrojecimiento del pie, señalan, consiste en un examen cuidadoso de la piel, prestando especial atención a las características y la distribución del eritema. También es importante examinar el calzado que se supone asociado a la afección cutánea. Se debe interrogar al paciente, indican, acerca de la sintomatología y duración del rash, los fármacos ingeridos y la presencia de enfermedades sistémicas.

El enrojecimiento del pie, cualquiera sea su causa, suele presentar siempre la misma apariencia, resaltan los autores. El diagnóstico se basa por lo general en el examen clínico, el cultivo micológico y la prueba de alergia con parches, aunque esta última se reserva para situaciones especiales.

Causas comunes

Las causas más frecuentes de enrojecimiento cutáneo a nivel de los pies, señalan, son la dermatitis atópica (eczema), las infecciones y la dermatitis por calzado.

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una condición inflamatoria de origen desconocido, que se manifiesta como picazón y enrojecimiento inespecíficos. Se denomina dishidrosis, explican, al eczema con formación de vesículas, que se localiza a los costados del pie y los dedos, como resultado de un edema epidérmico.

La xerosis o piel seca es una afección común de igual apariencia que el eczema, agregan, y puede ser resultado del mismo eczema, la exposición a climas áridos, el uso excesivo de agua y jabón, o enfermedades circulatorias y sistémicas.

El diagnóstico de eczema únicamente puede ser confirmado, recalcan, después de haber excluido otras enfermedades, especialmente las infecciones fúngicas. El tratamiento se basa en la eliminación de irritantes y alergenos, el secado o la lubricación de la piel según corresponda, y el uso de corticoides y antihistamínicos. Los autores destacan que los esteroides tópicos fluorados deben ser utilizados con precaución ya que pueden causar atrofia cutánea. Se recomienda, agregan, la lubricación con ungüentos de cortisona en los casos de xerosis moderada a severa.

Infecciones

Los hongos, resaltan los autores, son la causa más común de infecciones primarias del pie. El agente más frecuentemente asociado a tinea pedis es el Trichophyton rubrum, indican, mientras que T. mentagrophytes es la causa más común de infección en las uñas. Cuando el eczema no responde a las medidas habituales de tratamiento, señalan, debe sospecharse infección bacteriana secundaria. Las infecciones bacterianas primarias son causadas generalmente por los mismos organismos que causan infecciones secundarias, es decir estafilococos y estreptococos. El diagnóstico de tinea pedis se realiza, explican, por cultivo o examen microscópico de muestras de piel descamada. Los autores recomiendan el cultivo por su sencillez, confiabilidad y bajo costo. Para obtener mejores resultados, indican, la muestra debe tomarse de un borde inflamado de la lesión. Existen diversas cremas antifúngicas para tratar la tinea pedis no complicada, pero la regla esencial es continuar el tratamiento durante 2 semanas una vez que ha desaparecido el enrojecimiento. En los casos de tinea pedis prolongada y en las onicomicosis es necesario administrar antifúngicos orales, destacan. En este sentido, la griseofulvina está siendo reemplazada por los azoles de amplio espectro y la terbinafina. La cortisona oral es útil cuando la tinea pedis se acompaña de inflamación. Cuando se sospecha infección bacteriana, debe iniciarse tratamiento con dicloxacilina. La onicomicosis es una fuente frecuente de tinea pedis recurrente, advierten los autores, y debe ser tratada como la causa primaria de infección. La droga más utilizada es el itraconazol, pero también suelen usarse el fluconazol y la terbinafina.

Dermatitis del calzado

Cuando una sustancia causa enrojecimiento por contacto con la piel, explican, se está en presencia de dermatitis de contacto, que se clasifica como alérgica o irritante según exista un mecanismo alérgico o un daño químico directo. El calzado, señalan, puede causar cualquiera de estos trastornos o producir irritación física.

La única manera de identificar a los alergenos causantes de la dermatitis alérgica es la realización de la prueba del parche utilizando las sustancias sospechosas (productos de las gomas, tinturas, pegamentos del calzado). Los calcetines, comentan los autores, raramente causan dermatitis por si mismos, a menos que sean de lana. Cuando la causa de la reacción alérgica es menos evidente, indican, se utiliza un panel estandarizado de alergenos comunes para identificar a la sustancia sensibilizante. Un resultado negativo en la prueba del parche suele sugerir la existencia de dermatitis irritante por contacto. El tratamiento de la dermatitis de contacto se basa en la eliminación de todo factor causante o agravante y en el uso de medicamentos tópicos y sistémicos. No obstante, advierten los autores, debe tenerse en cuenta que la cortisona y los antihistamínicos sistémicos pueden interferir con el diagnóstico, llevando a resultados falso negativos en la prueba del parche.

Otras causas menos comunes de dermatitis

Además de las mencionadas, señalan los autores, otras causas menos frecuentes de dermatitis del pie son la escabiosis, la psoriasis, el liquen plano, la pitiriasis rubra pilaris, la queratolisis por Corynebacterium y la enfermedad mano, pie y boca causada por virus coxsackie.

Resumen

En tratamiento eficaz de la dermatitis del pie, concluyen los autores, depende de la identificación de la etiología, el examen médico cuidadoso, la realización de pruebas diagnósticas adecuadas y la indicación del tratamiento apropiado en el momento oportuno.


Ref : INET , SAMET , DERMA