CORTISTAMIN-L

TITULO : "Revisión sobre los Efectos de la Loratadina en el Tratamiento de Pacientes con Asma Bronquial Alérgica."

AUTOR : Menardo J, Horak F, Danzig M y colaboradores.

CITA : Clinical Therapeutics 19(6): 1278-1290, 1997.

REVISTA : [A Review of Loratadine in the Treatment of Patients with Allergic Bronchial Asthma]

MICRO : La loratadina fue eficiente en la reducción de los síntomas de rinitis alérgica estacional y asma alérgica en forma similar a la terfenadina, ketotifeno y cromoglicato disódico.

RESUMEN

Introducción

Los estudios llevados a cabo con antihistamínicos convencionales en pacientes con asma mostraron resultados dispares debido a las múltiples interacciones celulares y a la liberación de mediadores distintos de la histamina a partir de las células involucradas.

Los antihistamínicos H1 tradicionales como clorfeniramina, difenhidramina e hidroxicina, por lo general tienen escasos efectos sobre la vía aérea. Dosis mayores a las terapéuticas pueden por otra parte, asociarse con alta frecuencia de efectos adversos.

Estos anti H1 atraviesan la barrera hematoencefálica por lo que causan adormecimiento y alteraciones de las funciones cognitivas. Además, poseen acción anticolinérgica que se asocia con sequedad de boca, ojos y mucosa bronquial.

En el asma bronquial, la histamina es causa de broncoconstricción y vasodilatación por un mecanismo directo y a través de un reflejo vagal.

Una característica de los pacientes con asma alérgico es la hiperreactividad de las vías aéreas y la respuesta broncoconstrictora exagerada, especialmente después de la exposición a alergenos estacionales. Esta hiperreactividad parece deberse a la respuesta inflamatoria del epitelio y de la submucosa. En estos pacientes se considera que las células cebadas de las vías aéreas constituyen la fuente principal de liberación de histamina.

Además de histamina, se liberan otros mediadores como leucotrienos (LT), prostaglandinas y bradiquinina que contribuyen a la broncoconstricción y a la respuesta inflamatoria tardía que se observa en estos sujetos.

Los antihistamínicos de nueva generación han cambiado radicalmente el enfoque del tratamiento de las enfermedades alérgicas. Estos fármacos no atraviesan la barrera hematoencefálica y por lo tanto, carecen de efecto sedante.

La loratadina es una de las drogas representantes de este grupo, de larga duración de acción. La misma se ha utilizado con éxito en rinitis alérgica, urticaria crónica idiopática y otras dermatopatías alérgicas.

Además de su acción antihistamínica, la loratadina ha mostrado efecto sobre otros mediadores involucrados en las reacciones mediadas por IgE.
En este artículo, los autores revisan los estudios clínicos que demostraron eficacia de la loratadina, administrada por vía oral, en el tratamiento de pacientes con asma alérgica.

Efectos antialérgicos de la loratadina: evidencia preclínica

Concentraciones micromolares de loratadina inhiben la liberación de histamina inducida por concanavalina A e ionóforos de calcio, sobre mastocitos. Tanto la droga como su metabolito, la descarboetoxiloratadina (DCL) inhiben la liberación de histamina por los basófilos sensibilizados con IgE después de la exposición antigénica. En concentración de 100 µmol/% también inhibe la síntesis de LTC4, D4 y E4 en basófilos leucémicos de ratas.

En concentración superior a los 10 µmol/%, el fármaco es capaz de inhibir la captación citosólica de calcio en mastocitos peritoneales de rata.

Estudios recientes demostraron que la loratadina y DCL originan liberación del calcio almacenado en forma intracelular, transformando a las células en no respondedoras frente a futuras exposiciones alergénicas.

Dosis orales de loratadina de 5 a 20 mg/kg inhiben la liberación de LTD4 en pulmón de cobayos.

Loratadina en el tratamiento de pacientes con asma bronquial

Los estudios al respecto mostraron efectos beneficiosos en pacientes con asma. Los estudios de provocación bronquial con histamina demostraron que la administración de loratadina, a dosis de 10 mg durante 3 días, protegía del efecto broncoconstrictor de la histamina. El pretratamiento con loratadina se asoció con menor reducción del VEF1 en los pacientes estudiados.

En otro estudio, la administración de 10 mg por día de loratadina se asoció con mejoría de los síntomas asmáticos, tos nocturna, disnea, sinbilancias y producción de moco.

Los estudios que compararon la duración del efecto sobre la reactividad bronquial con loratadina y terfenadina, demostraron que la misma fue, en promedio, de 8.5 días con loratadina versus 7.2 días con terfenadina, diferencia no significativa.

El tratamiento durante 6 semanas con loratadina no tuvo efecto sobre la disnea en dosis de 5 mg/día. Sin embargo, dosis de 10 y 20 mg fueron eficientes para reducir los síntomas. Los requerimientos de salbutamol como tratamiento de rescate fueron inferiores al recibir 10, 20 y 30 mg de loratadina por día. Los efectos adversos se observaron con similar frecuencia con las distintas dosis de la droga sin cambios sobre los parámetros hematológicos evaluados.

Otro estudio demostró mejoría de la capacidad vital luego de 4 semanas de tratamiento con loratadina así como mejoría en los síntomas y los requerimientos de otras medicaciones antiasmáticas.

Los autores mencionan otro estudio que demostró que después de 6 semanas de tratamiento con 10 mg de loratadina, todos los parámetros funcionales pulmonares mejoraron en relación con el grupo placebo (P< 0.001). En forma global, el 73% de los pacientes del grupo activo mostraron mejoría significativa de los síntomas versus el 8% del grupo placebo. La reducción en la necesidad de medicación antiasmática se observó en el 71% de los pacientes tratados, en relación con el 20% en el grupo placebo.

La eficacia y seguridad de la loratadina (10 mg/día) se comparó con la de terfenadina (120 mg/día) en 118 pacientes con rinitis alérgica estacional. Luego de dos semanas de tratamiento, los síntomas de rinitis y asma disminuyeron en forma significativa en ambos grupos de pacientes, en comparación con el placebo (P<0.01).

Otro estudio comparó los efectos de la loratadina y ketotifeno, durante 6 semanas, en 63 pacientes con rinitis alérgica estacional. Si bien la funcionalidad pulmonar mejoró más en el grupo que recibió loratadina, las diferencias no fueron significativas. Al finalizar el estudio, la escala total de síntomas mejoró en promedio, 65%, en ambos grupos, con buena tolerancia frente a ambos fármacos. Sin embargo, el ketotifeno se asoció con mayor somnolencia.

La comparación de loratadina y cromoglicato disódico mostró efectos beneficiosos sobre la reducción de los síntomas en el grupo medicado con loratadina (P= 0.002) y con cromoglicato (P= 0.085), con buena tolerancia para ambos.

Conclusiones

La loratadina, un antihistamínico de segunda generación, es eficaz en la reducción de los síntomas de la rinitis alérgica estacional, no se asocia con efectos adversos de importancia y presenta actividad antialérgica adicional por bloquear otros mediadores distintos de la histamina. Los 13 estudios que incluyeron más de mil pacientes y que analizaron los efectos del fármaco en el asma alérgica, demostraron una duración de acción prolongada, eficacia en el control de los síntomas asmáticos y significativo incremento en los parámetros de funcionalidad respiratoria.

Por lo tanto, los autores concluyen afirmando que esta droga puede ser útil y resulta bien tolerada en el tratamiento de pacientes con asma de tipo alérgico.

Ref : INET , COR-L , ALERG