CLINICA MEDICA

 

TITULO : "Constipación y Laxantes."

AUTOR : Fried M.

CITA : Médecine et Hygiène 59:517-520, feb 2001.

REVISTA : [Constipation et Laxatifs]

MICRO : Los laxantes son fármacos seguros para el tratamiento de la constipación, pero los casos de abuso en personas con deseo de perder peso causan trastornos de la alimentación o alteraciones psicológicas.

 

RESUMEN

Introducción

En el tratamiento de la constipación por medio de laxantes la automedicación y el autodiagnóstico constituyen la regla general. Además, existen diferencias de percepción entre médico, farmacéutico y paciente.

Constipación

En gastroenterología, señala el especialista, la constipación es uno de los motivos de consulta más frecuentes. En total, el 12% de la población adulta tiene algún trastorno de este tipo, sea con defecación dificultosa con sensación de vaciamiento incompleto o sin ella.

Desde el punto de vista médico, la constipación crónica se define cuando dichos signos se mantienen por más de tres meses. Desde la perspectiva fisiológica, en tanto, se pueden definir 3 tipos de constipación: cológena, anorrectal e idiopática.

La constipación cológena, también denominada constipación por tránsito lento, se produce por un desequilibrio entre las contracciones propulsivas y los movimientos mixtos no propulsivos. Esta situación conduce a un enlentecimiento del tránsito intestinal y puede estar causada por problemas de inervación (como una neuropatía del plexo nervioso intramural), efectos secundarios de medicamentos (como los opiáceos, los anticolinérgicos o los antagonistas del calcio) o alteraciones del tejido muscular y conjuntivo (por ejemplo en personas de edad avanzada). Esta alteración también puede obedecer a la influencia de las hormonas (durante el embarazo o en el hipotiroidismo) y a trastornos dietéticos (cuando la alimentación contiene pocas fibras).

La constipación anorrectal, también denominada trastorno de la defecación, puede ser imputable a alteraciones estructurales de las células rectales, prolapso o estenosis, pero también puede ser causada por problemas funcionales como anomalías motoras anorrectales, pérdida de la sensibilidad del recto o trastornos de la coordinación del esfínter. No obstante, es difícil distinguir entre causas y consecuencias en estos casos.

Por último, la constipación idiopática es relativamente frecuente y engloba a todos aquellos casos sin fundamentación fisiológica. 

Laxantes

La mayor parte de las sustancias utilizadas como laxantes en medicina son mezclas complejas de alto valor molecular, compuestas por elementos solubles y no solubles que retienen agua en cierta proporción e influyen sobre la velocidad de transporte por irritación mecánica.

Con respecto a la seguridad, existen dudas sobre el empleo prolongado de laxantes, aunque no se dispone de estudios toxicológicos específicos. Algunos estudios indican que, administrados en forma intensiva, los senósidos, el bisacodilo y el picosulfato de sodio, tres reconocidos laxantes, resultan tóxicos en ratas y ratones recién en dosis muy superiores a las administradas comúnmente por vía oral (más de 2 g/kg). Sólo se disponen estudios toxicológicos de largo plazo para los senósidos, que no demostraron efectos adversos luego de 6 meses de administración.

En determinados estudios se evaluó el riesgo para la reproducción en relación con el empleo de bisacodilo, picosulfato de sodio, senósidos y fenolftaleína. A excepción de este último, para el cual se describió cierto riesgo mutagénico, los restantes no mostraron contraindicación.

Asimismo, hay cierta sospecha de genotoxicidad y riesgo cancerígeno con algunos antranoides, pero no se cuenta con pruebas confirmatorias. De todos modos, en diversos estudios epidemiológicos se ha postulado la hipótesis del riesgo de cáncer de colon asociado con la constipación y el empleo de laxantes.

Del uso al abuso

El abuso en el uso de laxantes, potenciado por el frecuente autodiagnóstico y automedicación, desempeña un papel importante en el debate sobre el riesgo ligado al tratamiento.

Más allá de la discusión acerca del riesgo tumoral existen otros problemas a tener en cuenta. Entre ellos, muchos casos de abuso del tratamiento laxante en jóvenes mujeres que desean perder peso o en personas que sufren trastornos psíquicos o de la alimentación. También hay que tener en cuenta posibles consecuencias como la hipokalemia, el hiperaldosteronismo secundario, trastornos de ritmo cardíaco y deterioro de la función renal.

Tratamiento racional

Entre las medidas básicas del tratamiento de una constipación, el autor recomienda incluir la información al paciente sobre los riesgos fisiológicos de la sobreexposición al tratamiento y la posibilidad de autointoxicación. Los laxantes, señala, no constituyen un medio para perder peso, para purgarse o para mejorar el confort, sino que son medicamentos que deben ser utilizados con suma precaución por un período de tiempo lo más breve posible.

Las modificaciones en la dieta deben ser un paso de primera instancia y, en ciertos casos, sería recomendable recurrir a tratamiento psicoterapéutico.

Conclusión

La constipación es un problema gastrointestinal frecuente que engloba una situación compleja, caracterizada por usuales casos de autodiagnóstico, automedicación y riesgo de intoxicación por laxantes. A esto hay que sumar que, en muchos casos, las personas que emplean laxantes no se encuentran realmente constipadas sino que existen otros motivos como el deseo de pérdida de peso, trastornos de la alimentación y problemas psíquicos.

Los laxantes resultan seguros cuando son administrados en forma racional y conforme a las indicaciones específicas para su uso. El médico, concluye el experto, debe verificar regularmente la necesidad de este tipo de tratamiento y aportar las medidas de apoyo para lograr una vida más sana.

 

Ref : INET , SAMET , CLMED , GASTRO