CARDIOLOGIA

 

TITULO : "La Bradiquinina y la Función Ventricular."

AUTOR : Trochu JN

CITA : Archives des Maladies du Coeur et des Vaisseaux 95(3):179-183, Ref.: 41, mar 2002

REVISTA : [Bradykinine et Fonction Ventriculaire]

MICRO : La bradiquinina actúa a nivel de las terminaciones nerviosas modulando la respuesta adrenérgica; estimula la síntesis de óxido nítrico por las células endoteliales, lo que explica en gran medida los efectos beneficiosos de distintos fármacos eficaces en la insuficiencia cardíaca.

 

RESUMEN

Introducción

Las quininas, entre las que se encuentra la bradiquinina, son péptidos vasodilatadores involucrados en numerosos procesos fisiológicos, como la regulación de la presión arterial y de las funciones renal y cardíaca. También participan en procesos fisiopatológicos como el desarrollo de hipertensión y el remodelado ventricular.

Las quininas ejercen su acción sobre dos tipos de receptores, B1 y B2, siendo estos últimos predominantes en condiciones fisiológicas. A través de ellos, las quininas ejercen la mayoría de sus efectos cardiovasculares, mientras que los receptores B1 se expresan en lesiones tisulares asociadas con inflamación y también desempeñan un papel, aunque menor, en la vasodilatación coronaria.

En condiciones fisiológicas, los niveles séricos de las quininas son muy bajos, mientras que la concentración tisular es más elevada. Producidas localmente, aunque en cantidades mínimas, las quininas pueden ejercer importantes efectos paracrinos sobre el miocardio. La bradiquinina induce la liberación de óxido nítrico (ON), prostaglandinas y otros factores vasoactivos, a través de la activación de los receptores B2 en las células endoteliales.

Efectos de la bradiquinina sobre la función ventricular

A nivel del miocardio, los receptores B2 se encuentran localizados en las células endoteliales, las terminaciones nerviosas simpáticas y los miocitos. Su estimulación conduce a la síntesis y liberación de ON, favorecen la liberación de noradrenalina (NA) y la hidrólisis de IP3. NA e IP3 se asocian con un incremento de la contractilidad miocárdica.

En el miocardio, la bradiquinina produce tanto efectos inotrópicos como lusitrópicos.

Los efectos del óxido nítrico sobre el inotropismo son complejos y dependen de la concentración y de los modelos experimentales utilizados. Así, se han descrito efectos inotrópicos positivos y negativos en diferentes contextos. Según distintos autores, la administración de bradiquinina produce efectos inotrópicos y lusitrópicos positivos en perros normales, pero los bajos niveles endógenos de este compuesto no serían suficientes para lograr la misma acción. En contraposición, en condiciones de insuficiencia cardíaca, el aumento de los niveles séricos de bradiquinina influye en la reducción de las resistencias vasculares sistémicas y coronarias y en el aumento de la contracción y de la relajación ventriculares.

Otros autores comprobaron que la bradiquinina, por mecanismos dependientes del óxido nítrico, mejora la relajación ventricular izquierda con muy bajos efectos sobre los parámetros de la función sistólica. Tales efectos relajadores son beneficiosos, afirman el experto, porque se asociarían con una mejoría de la distensibilidad ventricular y facilitarían el llenado ventricular y la perfusión coronaria.

La bradiquinina en la insuficiencia cardíaca

En un modelo de rata deficiente en quininógeno, se demostró que las quininas no participan en forma relevante en la regulación de la función cardíaca normal y que el déficit de estos compuestos no agrava significativamente el remodelamiento y la insuficiencia cardíaca luego de un infarto. No obstante, la inhibición de la degradación de quininas por los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina mejora notoriamente la función ventricular y explica en gran medida los beneficios de estos fármacos sobre la función ventricular.

Otros autores, en tanto, comprobaron en modelos experimentales que los efectos vasodilatadores de la administración de bradiquinina se potencian con la administración de inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, produciendo una disminución de la presión arterial promedio y un aumento del gasto cardíaco. En seres humanos con miocardiopatía dilatada idiopática, el enalapril disminuye la contracción dependiente de la estimulación betaadrenérgica y aumenta la distensibilidad ventricular, probablemente por una disminución de la degradación de la bradiquinina y por aumento de la producción de óxido nítrico.

La bradiquinina y el consumo miocárdico de oxígeno

En el endotelio capilar, la bradiquinina induce la producción de óxido nítrico, que se libera y difunde a los tejidos cercanos en pocos segundos, sin necesidad de transportadores específicos. A las concentraciones fisiológicas alcanzadas en los miocitos, el óxido nítrico inhibe de forma reversible la enzima citocromo C oxidasa de la cadena respiratoria mitocondrial. De este modo, el óxido nítrico sintetizado por el endotelio de la microvasculatura coronaria regula la respiración mitocondrial miocárdica y el metabolismo energético del miocardio in vivo.

Efectos cardioprotectores

La bradiquinina exógena mejora la función cardíaca en corazones de ratas aislados luego de una isquemia miocárdica y limita el tamaño del infarto en conejos.

La inhibición de la degradación de la bradiquinina produce por lo tanto efectos cardioprotectores en el miocardio isquémico. En ratas, de hecho, la prevención precoz del remodelado ventricular con inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina se produce por un mecanismo dependiente de las quininas. Así, el efecto favorable del trandolapril sobre corazones aislados perfundidos de ratas sometidas a isquemia miocárdica puede explicarse por el aumento de la producción de óxido nítrico a través de la estimulación de los receptores B2 de la bradiquinina.

Por otra parte, también existen efectos crónicos del incremento de las quininas, pero son más complejos. Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina mejoran la biodisponibilidad de óxido nítrico aumentando la actividad de la superóxido dismutasa extracelular.

Farmacoterapia y bradiquinina

Cada vez son más los datos científicos acumulados sobre el papel de la inhibición de la degradación de las quininas como mecanismo que explica los beneficios terapéuticos de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca. También los antagonistas del receptor de angiotensina II aumentan por una vía indirecta la liberación de bradiquinina.

Conclusión

Los estudios disponibles demuestran que las quininas desempeñan un papel esencial en la preservación de la estructura y de las funciones miocárdicas. Por lo tanto, resulta indispensable lograr un equilibrio correcto entre los niveles de angiotensina II y de bradiquinina. Los efectos de las quininas sobre la función ventricular son complejos, afirma el autor, e involucran numerosos mecanismos reguladores. Por su parte, la producción local de bradiquinina en las terminaciones nerviosas puede influir en la transmisión adrenérgica en distintas situaciones fisiopatológicas, como la isquemia miocárdica y la insuficiencia cardíaca. Además, la síntesis de óxido nítrico inducida por la bradiquinina en las células endoteliales modula favorablemente la relajación vascular y produce efectos más complejos sobre el inotropismo.

Los efectos vasodilatadores y ventriculares de la bradiquinina exógena y endógena se mantienen en la insuficiencia cardíaca severa, y cumplen un papel importante en la explicación de los beneficios de distintos fármacos, como los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y los antagonistas de los receptores de angiotensina II.

 

Ref : INET , SAMET , CARDIO