ARTRILASE COMPLEX

 

TITULO : "Eficacia de una Combinación de Clorhidrato de Glucosamina, Condroitín Sulfato de Sodio de Bajo Peso Molecular y Ascorbato de Manganeso en el Manejo de la Artrosis de Rodilla."

AUTOR : Das Jr A, Hammad TA

CITA : Osteoarthritis and Cartilage 8:343-350, 2000

REVISTA : [Efficacy of a Combination of Glucosamine Hydrochloride, Low Molecular Wieght Sodium Chondroitin Sulfate and Manganese Ascorbate in the Management of Knee Osteoarthritis]

MICRO : La combinación de clorhidrato de glucosamina, condroitín sulfato de sodio y ascorbato de manganeso resultó efectiva para el tratamiento de la artrosis de rodilla con signos radiográficos leves a moderados.

 

RESUMEN

Introducción

La estrategia terapéutica médica actual para la artrosis es principalmente paliativa y su mayor objetivo es el alivio del dolor y la supresión de la inflamación. Los agentes más utilizados son los analgésicos y los antiinflamatorios no esteroides (AINE). Estos últimos no mejoran la evolución natural de la enfermedad e incluso algunos estudios sugirieron que estos fármacos podrían acelerar el proceso degenerativo de la artrosis al disminuir la síntesis de glucosaminoglucanos (GAG). Por este motivo se inició la investigación de nuevos agentes con efectos específicos sobre el cartílago articular.

La glucosamina es un aminomonosacárido derivado de la quitina de los crustáceos. Diversas investigaciones señalaron que estimula la síntesis de proteoglucanos y en diversos modelos animales se observó actividad antiinflamatoria sin inhibir la síntesis de prostaglandinas. El condroitín sulfato extraído de la tráquea bovina es un polímero de cadena larga de unidades repetidas de disacáridos (sulfato de galactosamina y ácido glucurónico) y constituye la mayor parte de los GAG contenidos en el cartílago articular. Los mecanismos de acción propuestos para este polímero son la contribución a la reserva de GAG en el tejido cartilaginoso, inhibición de las enzimas de degradación y estimulación de la síntesis de GAG y de colágeno por los condrocitos. Los autores analizaron la eficacia de esta combinación en el tratamiento de los síntomas de artrosis de rodilla.

Materiales y métodos

La muestra estaba compuesta por una mezcla de pacientes con artrosis y pacientes "autodiagnosticados" que respondieron a un artículo sobre la realización de la investigación en los medios gráficos locales.

Se utilizó el índice de gravedad de Lesquene de la artrosis de rodilla (ISK). Cuando se obtenía un valor mayor de 7 puntos se realizaba un examen radiográfico. Posteriormente las radiografías se evaluaron de acuerdo con la escala radiográfica de Kellgren y Lawrence. Se eligieron para el estudio los pacientes con grado 2 de artrosis (osteofitos definidos y posible estrechamiento del espacio articular) o más. Otros criterios de inclusión fueron: 45 a 75 años de edad, capacidad para caminar, deseo de cumplir con el protocolo de estudio y síntomas de más de 6 meses de evolución.

Cuarenta y seis pacientes se asignaron al azar al grupo de intervención y 47 recibieron placebo. Los pacientes recibieron dos cápsulas, dos veces por día, por vía oral. Cada una contenía 500 mg de clorhidrato de glucosamina, 400 mg de condroitín sulfato de sodio y 76 mg de ascorbato de manganeso. El grupo placebo recibió cápsulas de aspecto idéntico que contenían metilcelulosa. Los pacientes fueron evaluados al inicio del estudio y luego cada 2 meses durante 6 meses.

La eficacia de la combinación estudiada se evaluó con el ISK y con la versión analógica visual del índice de artrosis de las universidades Western Ontario y McMaster (WOMAC). Además, en cada visita el paciente debía describir su estado general mediante el empleo de una escala analógica visual. Todos los participantes llevaron un registro de la medicación de rescate utilizada (AINE y acetaminofeno de venta libre).

Resultados

Setenta y siete por ciento de los 93 pacientes tenían signos radiológicos de artrosis leve a moderada (grados 2 y 3) y el resto presentaba artrosis grave (grado 4). A los 4 meses de tratamiento, el ISK se redujo significativamente en los pacientes del grupo de tratamiento con artrosis leve o moderada. Aunque se observó una tendencia similar a la mejoría, las diferencias al cabo de 4 meses de tratamiento no alcanzaron significación estadística cuando se utilizó el índice WOMAC o la evaluación global realizada por el paciente. En este estudio, se definió como respuesta al tratamiento una mejoría del 25% en el parámetro estudiado. No se observaron diferencias significativas en las tasas de respuesta en pacientes con artrosis grave, cualquiera fuera el parámetro de medición utilizado.

El uso de medicación de rescate disminuyó en el grupo con enfermedad leve a moderada tratada con el compuesto activo, aunque la diferencia no alcanzó significación estadística.

La incidencia de efectos adversos, transitorios en la mayoría de los casos, fue de 19% en el grupo tratado con el compuesto activo y de 17% en los que recibieron placebo; se informaron con mayor frecuencia molestias gastrointestinales (estreñimiento, dispepsia, meteorismo) en ambos grupos.

Discusión

En este estudio se observó una mejoría significativa en los síntomas de artrosis, opinan los autores. No es sorprendente la ausencia de mejoría en los individuos con enfermedad grave porque el mecanismo de acción propuesto para el fármaco activo depende de la existencia de cartílago en la articulación comprometida.

La falta de significación estadística de la diferencia observada en la mejoría de los síntomas cuando se utilizó el índice WOMAC se atribuyó al uso de la versión analógica visual: es posible que en el caso de los estudios de varios meses de duración que utilizan agentes que provocan grados sutiles de mejoría, se produzca mayor variabilidad en los síntomas informados porque los pacientes tienen mayor dificultad para decidir el nivel correspondiente en la escala visual.

El uso de manganeso en la combinación utilizada se basa en la demostración de la ausencia de depósitos corporales significativos de este oligoelemento. Se estimó que alrededor de 37% de la población estadounidense tiene una ingesta insuficiente de manganeso. La deficiencia oculta sería uno de los factores responsables de la pérdida ósea y de las alteraciones articulares degenerativas observadas en muchas personas aparentemente bien nutridas. Las sales de manganeso tienen actividad semejante a las de la superóxido dismutasa, que inhibe el daño oxidativo tisular. Además, el manganeso interviene en la síntesis de GAG y en la activación de las enzimas glucosiltransferasas que unen azúcares modificados a proteínas (colágeno) y entre sí.

De acuerdo con el perfil clínico y farmacológico de los compuestos como la glucosamina, estos agentes fueron propuestos como fármacos de acción lenta en la artrosis, que tal vez retrasen el proceso degenerativo, concluyen los autores. Si se comprobara que prolongan el intervalo entre el diagnóstico y el reemplazo articular estos agentes serían particularmente útiles para el tratamiento de pacientes más jóvenes que deben enfrentar la perspectiva de más de una intervención ortopédica a lo largo de sus vidas.

 

Ref : INET , ARTRILASE COMPLEX , TRAUMA , TTDOLOR , CLMED