ARTRILASE

 

TITULO : "Tratamiento con Glucosamina en Osteoartritis."

AUTOR : Towheed T , Anastassiades T.

CITA : The Journal of Rheumatology 26:2294-2297, 1999.

REVISTA : [Glucosamine Therapy for Osteoarthritis]

MICRO : Los estudios en conjunto parecen avalar la eficacia de la glucosamina en el tratamiento de pacientes con osteoartritis. Sin embargo, se requieren investigaciones más prolongadas para establecer con certeza su papel terapéutico y perfil de seguridad.

 

RESUMEN

La osteoartritis (OA) está entre las formas más prevalentes de artritis y constituye una causa importante de dolor e incapacidad. Los antiinflamatorios no esteroides (AINE) son las drogas que, por lo general, se usan en el tratamiento de estos enfermos. Sin embargo, su aplicación se ve limitada por la toxicidad particularmente importante en la población de edad avanzada. Además, hay cierta preocupación acerca del potencial efecto adverso de los AINE a nivel del cartílago, puesto que existiría la posibilidad de que aceleren la progresión de la enfermedad.

Los compuestos biológicos representan nuevas opciones potencialmente útiles en estos pacientes. El condroitín sulfato, hialuronato y sulfato e hidrocloruro de glucosamina (SG e HG, respectivamente) son algunos de ellos.

Los derivados con glucosamina han suscitado notable interés. Houpt y colaboradores evaluaron en un estudio aleatorizado y a doble ciego, de 8 semanas de duración, la eficacia y tolerancia del HG versus placebo en más de 100 enfermos con OA de rodilla.

A diferencia de estudios anteriores, el trabajo no permitió comprobar superioridad del HG en comparación con placebo. No obstante, señalan los autores, Houpt y colegas seleccionaron enfermos según hallazgos clínicos y radiográficos no estandarizados. Aunque las diferencias en la escala Western Ontario-McMaster University (WOMAC) favorecieron al HG, no alcanzaron nivel estadístico. Posiblemente, el estudio no tenía poder suficiente para detectar diferencias significativas por lo pequeño de la muestra y el elevado grado de variabilidad en la escala WOMAC. En cambio, los puntos secundarios de valoración, como disminución del dolor y mejoría en el examen de la rodilla, alcanzaron significación. De modo que el diseño del estudio probablemente no haya sido el adecuado para comprobar la eficacia del fármaco, agregan los autores.

Recientemente, un metaanálisis publicado confirmó la superioridad del SG en comparación con placebo, y su superioridad o equivalencia en relación con ibuprofeno. Otro metaanálisis, que tuvo en cuenta la eficacia del SG y del condroitín, no obtuvo conclusiones definitivas.

En la actualidad, los expertos completan una revisión sistemática de los trabajos publicados al respecto. Se incluirán, por lo menos, 12 estudios aleatorizados y controlados realizados en diversos países. Nueve de ellos comparan el SG versus placebo, mientras que los restantes evalúan la eficacia del primero en comparación con AINE. En conjunto, se incluyen más de 1400 pacientes con una edad promedio de 61 años. La vía de administración y la dosis varía según el trabajo (oral, intraarticular e intramuscular y desde 400 mg a 1500 mg diarios). Asimismo, algunos trabajos sólo incluyeron pacientes con OA de rodilla; otros abarcaron pacientes con patología más variada. Si bien, señalan los autores, la calidad de la ha sido cuestionada en algunos trabajos, es probable que los estudios más nuevos no tengan este problema. Además, señalan, muchas de las investigaciones con AINE en OA y artritis reumatoidea también se caracterizan por estos defectos.

El perfil de seguridad del SG fue excelente en los doce trabajos analizados. Sin embargo, debido a que fueron de corta duración (6 semanas en promedio), la eficacia a largo plazo aún no ha sido establecida. Los efectos adversos registrados en estudios más prolongados fueron, por lo general, leves, transitorios y predominantemente a nivel del sistema gastrointestinal.

Aún no se han establecido los mecanismos de acción de la glucosamina, sustancia natural integrante de los glucosaminoglucanos y glucoproteínas de la sustancia articular. Los estudios in vitro indican que el agregado de SG a los condrocitos humanos se asocia con aumento de la síntesis de proteoglucanos. A su vez, en modelos experimentales de artritis, el SG mostró eficacia. Probablemente, en condiciones fisiológicas, poca o ninguna glucosamina libre se encuentre disponible para los condrocitos.

Parece relevante, para entender certeramente el mecanismo de acción, que se analice con cuidado la incorporación de glucosamina marcada con C14 en tejidos, lo cual desafortunadamente no se ha efectuado en estos estudios. Se requiere mayor información sobre el metabolismo de la glucosamina ingerida para especular sobre su mecanismo de acción.

Se espera, concluyen los autores, que la investigación venidera resuelva los interrogantes que persisten sobre la importancia de la vía de administración, dosis de mayor eficacia, eficacia de los distintos preparados, equivalencia entre HG y SG, efecto protector sobre el cartílago, mecanismo de acción y posible papel en el tratamiento de las artritis inflamatorias.

 

Ref : INET , ART , CLMED , TRAUMA