ALERGIA

 

TITULO : "Eosinófilos, Alergia y Parásitos."

AUTOR : Drombrowicz D , Capron M.

CITA : Current Opinion in Immunology 13:716-720, 2001.

REVISTA : [Eosinophils, allergy and parasites]

MICRO : Las funciones atribuidas a los eosinófilos son cada vez más diversas; aunque en primer lugar se consideró que eran esencialmente liberadores de mediadores, actualmente se sabe que participan activamente en la presentación de antígenos y en la regulación inmune.

 

RESUMEN

Introducción. Eosinofilopoyesis y eosinofilia tisular

Los eosinófilos son células que tienen un papel predominante en las patologías alérgicas e infecciones parasitarias. La interleuquina (IL) 5 y la eotaxina-1, 2 y 3 son los principales factores que intervienen en la maduración, reclutamiento y quimiotaxis de los mismos. La IL-5 aumenta el número de eosinófilos en médula ósea, promueve la maduración celular y es importante inductora de eosinofilia periférica. Sin embargo, sólo participa débilmente en el reclutamiento de los eosinófilos en los tejidos, acción principalmente mediada por las eotaxinas.

La IL-4, IL-13 e IL-9 producidas por células dendríticas mieloides y células naturalmente asesinas (NK) regulan la síntesis local de IL-5 y eotaxina y promueven eosinofilia.

Dichas IL estimulan la expresión de moléculas de adhesión -VCAM-1 y ligando de P-selectina (PSGL-1)-, con lo cual se favorece la transmigración y reclutamiento de eosinófilos a nivel tisular.

Los eosinófilos expresan integrinas (a4ß1 y a4ß7) y PSGL-1; esto les permite rodar sobre las células endoteliales, adherirse a ellas y extravasarse. Además, los leucotrienos (LT) y prostaglandinas (PG) también participan en su quimiotaxis.

Desgranulación de eosinófilos y liberación de mediadores

Los eosinófilos son células extremadamente sensibles a una amplia variedad de moléculas, frente a las cuales se desgranulan y liberan varios mediadores proinflamatorios (proteína catiónica de eosinófilos, PCE) y también citoquinas inmunorregulatorias. Recientemente se ha demostrado que la eotaxina-1 induce la liberación de PCE; a su vez, induce la formación de cuerpos lipídicos citoplasmáticos, sitios predominantes en la síntesis de LTC4. La IL-5 es suficiente para inducir a liberación de neurotaxina derivada de eosinófilos, los cuales también producen factor de crecimiento de células precursoras.

Además de estimular la liberación de proteínas catiónicas, la eotaxina y RANTES estimulan la liberación de IL-4 preformada.

Los eosinófilos también son capaces de liberar IL-10 cuando son estimulados con complejos de IgA o por la activación de receptores de alta afinidad para las IgE.  

Es probable que en el futuro se establezcan subpoblaciones de eosinófilos (tipo 1 y 2), como ocurre con los linfocitos colaboradores según el patrón de citoquinas. Los modelos murinos difieren del hombre en varios aspectos; los eosinófilos de ratones son menos granulados y no expresan receptores para IgE e IgA.

Funciones de los eosinófilos. Patología alérgica

Se ha observado que los eosinófilos endobronquiales son capaces de capturar antígenos, migrar a los linfáticos regionales y actuar como células presentadoras de antígenos en la estimulación de linfocitos T CD4+; pero, según el modelo de estudio empleado, los resultados no han sido uniformes.

La mayoría de los modelos intenta simular lo que ocurre en la vía bronquial de pacientes con asma. La hiperreactividad bronquial y la desgranulación de eosinófilos dependen enteramente de linfocitos CD4+. Sin embargo, en un modelo particular se observó que las dos subpoblaciones de linfocitos colaboradores (Th1 y Th2) participan en el reclutamiento de eosinófilos; la acción de los Th2 sólo se acompaña de inflamación leve. La interacción entre eosinófilos y linfocitos T depende de la molécula de adhesión ICAM-3.

Entre los numerosos factores que regulan las reacciones asmáticas la inhibición de la fosfolipasa A2 en eosinófilos parece fundamental en la expresión de moléculas de adhesión y, por ende, en la infiltración de eosinófilos. Además del asma, la dermatitis atópica es otro ejemplo de enfermedad claramente asociada con IgE y citoquinas con patrón Th2. En un modelo de sensibilización percutánea, la eosinofilia estuvo regulada no sólo por la IL-5 sino también por la IL-4, mientras que el engrosamiento epidérmico y de la dermis (hallazgos típicos de la dermatitis atópica) estuvieron positivamente influidos por la IL-5 y el interferón g.

Recientemente se puso de manifiesto la importancia de los eosinófilos en ciertas patologías digestivas. En un modelo murino se verificó que la eotaxina era la principal mediadora de la acumulación de eosinófilos en el tracto digestivo.

Parasitosis

En un modelo de eosinofilia pulmonar tropical causada por el parásito Brugia malayi, la IL-5 fue esencial en el desarrollo de hiperreactividad bronquial. En la infección por Toxoplasma gondii, donde la respuesta tipo-1 ejerce un efecto protector, los mismos factores pueden jugar un papel deletéreo. No obstante, la mayoría de las investigaciones otorgan a los eosinófilos un papel predominantemente protector durante las infecciones parasitarias. En la infección por Strongyloides stercoralis, los eosinófilos y la IL-5 participan en la muerte de las larvas en el contexto de la inmunidad innata o natural y en la inducción de una respuesta inmune. Pero no cumplen un papel esencial en la muerte de larvas durante la reinfección. De manera similar, se comprobó que los ratones productores de IL-5 tienen una eficaz protección en las infecciones por filarias. En ese modelo, los eosinófilos y macrófagos rodean a las larvas. Este hallazgo recuerda las reacciones de citotoxicidad dependientes de anticuerpos (ADCC) observadas in vitro frente a S. mansoni.

Los eosinófilos también son capaces de reconocer antígenos bacterianos. De hecho, presentan receptores para lipopolisacáridos (LPS), símil CD14. La estimulación con LPS se asocia con liberación de PCE y de factor de necrosis tumoral alfa.

Terapias antiinflamatorias

Los tratamientos con citoquinas y anticitoquinas podrían representar un avance importante en pacientes con enfermedades alérgicas, aunque el abordaje parece demasiado simple en el contexto de la complejidad que caracteriza a la mayoría de las alergias, señalan los expertos. Así, un estudio reciente mostró que el tratamiento con IL-12 (típica IL secretada por Th1) era capaz de disminuir la eosinofilia periférica y pulmonar, pero ineficaz para mejorar la hiperreactividad bronquial.

Conclusiones y perspectivas

En la época en que las infecciones parasitarias eran sumamente prevalentes los eosinófilos aparecían como células eminentemente protectoras. A medida que las parasitosis fueron menos frecuentes y las alergias más prevalentes, se los vio como células con un papel esencialmente deletéreo. Sin embargo, según lo indican investigaciones actuales, la participación de estas células en el desarrollo de hiperreactividad bronquial sólo parece mínima. Es probable que una nueva función de los eosinófilos, últimamente enfatizada en estudios con ciertas bacterias, revierta nuevamente la concepción actual.

 

Ref : INET , SAMET , ALERG