ACTINERVAL

TITULO : "Carbamazepina en el Tratamiento de la Manía y como Profilaxis de las Recidivas de los Trastornos Maníaco-Depresivos."

AUTOR : Finzen A.

CITA : Neuropsicofarmacología Clínica 2(8): 25-32, Ref.: 42, 1997

REVISTA : [Carbamazepina en el Tratamiento de la Manía y como Profilaxis contra las Recidivas en los Trastornos Maníaco-Depresivos]

MICRO : La carbamazepina representa una droga útil en el tratamiento de la manía aguda, como así también en la prevención de las recaídas de los trastornos psicoafectivos.

RESUMEN

Introducción

La manía, las depresiones fásicas y la enfermedad maníaco depresiva son trastornos psiquiátricos clasificados dentro de las psicosis afectivas. El autor, responsable de la presente reseña, comenta que la carbamazepina es una droga con efectos antimaníacos y acciones profilácticas frente a las recidivas de las psicosis afectivas. Este fármaco se transformó en uno de los psicotrópicos más prescripto en las clínicas psiquiátricas, a pesar de que inicialmente sus efectos no habían sido aún adecuadamente confirmados desde el punto de vista científico. Las publicaciones sobre carbamazepina, en el campo de la psiquiatría, han aumentado rápidamente en volumen.

Acciones Terapéuticas

Carbamazepina en las Manías

Como todas las investigaciones sobre el tratamiento de los pacientes maníacos, el estudio del efecto antimaníaco de este fármaco debe afrontar considerables dificultades metodológicas. Entre ellas el autor cita la incapacidad del enfermo para cumplir adecuadamente con el protocolo, tanto en la toma del fármaco como en la investigación en general.

Investigadores del Instituto Nacional de Salud Mental en Bethesda, Maryland (EE.UU) han presentado los resultados de 14 estudios con carbamazepina en casos de manía aguda. Estos estudios de casos y controles demuestran que las acciones antimaníacas de la carbamazepina están bien diferenciadas y son más marcadas que las del placebo; además son comparables con las del litio pero con un inicio de acción más rápido que éste. Incluso, señala el autor, el rango terapéutico de la carbamazepina es mayor que el del litio. El experto menciona también otros estudios en que las acciones de la carbamazepina fueron equivalentes a las de los neurolépticos adecuadamente dosificados.

Además de los estudios controlados, existe una extensa lista de ensayos abiertos realizados, que describen el efecto antimaníaco de la carbamazepina.


Carbamazepina como Profilaxis de las Recidivas en las Psicosis Afectivas Recurrentes

En estos casos, explica el autor, los problemas metodológicos al realizar estudios controlados son incluso más complejos que en los de la terapéutica de la manía aguda. El cumplimiento adquiere particular relevancia en esta situación y, dado que se trata de un tratamiento a largo plazo, es incluso más difícil asegurar la continuidad del mismo. La presencia de efectos colaterales tanto del litio como de la carbamazepina, y también la necesidad de efectuar determinaciones plasmáticas, hacen difícil mantener las condiciones doble ciego durante el tratamiento prolongado. Por todo lo expuesto, el experto comenta que los ensayos de prevención de los trastornos maníacos depresivos con carbamazepina son denominados controlados y cuasicontrolados. Según estos ensayos, el fármaco comparado con placebo y litio fue efectivo como profilaxis contra la recurrencia de psicosis afectivas. Como ejemplo menciona el efecto positivo en la prevención de recidivas durante un período de 12 meses, en 6 de 10 pacientes tratados con 200-600 mg/día de carbamazepina. Por el contrario, sólo 2 de los 9 enfermos que recibieron placebo mostraron un efecto profiláctico. Otros investigadores, agrega, en un estudio doble ciego controlado con placebo, observaron una reducción de 55% y 52% en las fases maníacas y depresivas, respectivamente, al evaluar los resultados obtenidos en 9 pacientes con trastornos bipolares. Se utilizaron ciclos rápidos de carbamazepina en dosis diarias de 1600 mg y 2200 mg durante 3 años.

Los estudios controlados con litio encuentran que en la mayoría de los casos, la carbamazepina es tan efectiva como el litio en la profilaxis a largo plazo. De igual manera, los ensayos abiertos y de casos informados detectan mejoría en el curso clínico de los trastornos psicoafectivos. En algunos de éstos también se informan aumentos en los intervalos entre las fases y reducciones en las frecuencias de las mismas.

Efectos Colaterales

Los efectos colaterales de la carbamazepina son conocidos a partir del tratamiento a largo plazo de los pacientes epilépticos y con neuralgia del trigémino. Sin embargo, el autor señala que los efectos adversos subjetivos (generalmente ocurren al inicio del tratamiento), tales como los mareos y la torpeza, son más raros en pacientes psicóticos en comparación con los neurológicos. Al comparar esta droga con los neurolépticos, el experto informa menos efectos subjetivos y objetivos con carbamazepina, e incluso, agrega, la misma fue señalada como menos displacentera. Además, el riesgo de intoxicación es inferior que con el litio, debido a su estrecho rango terapéutico. No se han observado con carbamazepina los síntomas extrapiramidales masivos que producen las altas dosis requeridas de los neurolépticos.

Discusión

En opinión del autor, la carbamazepina representa una alternativa terapéutica eficaz para el tratamiento de la manía aguda. El litio tiene un inicio de acción gradual, y el cumplimiento del tratamiento disminuye con el tiempo debido a los efectos colaterales asociados con los altos niveles séricos requeridos. Por esta razón los neurolépticos son los agentes de elección en la manía aguda. Sin embargo, se necesitan altas dosis que provocan efectos adversos. Como regla general, los pacientes experimentan el tratamiento como extremadamente displacentero, se sienten inhibidos y aprisionados, sin restauración de la tranquilidad interna. Por lo tanto, el experto considera que a diferencia de los otros agentes, la carbamazepina es una droga antimaníaca confiable, con buena tolerabilidad; puede ser utilizada sola o en combinación con tranquilizantes. En casos de manía resistentes al tratamiento, su asociación con litio o neurolépticos también ha demostrado ser efectiva. En las psicosis afectivas con cambios rápidos de fase, el tratamiento con carbamazepina resulta la alternativa de elección.

Con respecto a la profilaxis frente a las recidivas de los trastornos maníacos depresivos, el autor enfatiza que la carbamazepina se ha convertido en la terapéutica de elección en la práctica médica diaria, principalmente en las psicosis afectivas caracterizadas por ciclos rápidos. No obstante, de acuerdo con los hallazgos actualmente disponibles, la profilaxis con litio y carbamazepina puede ser considerada de eficacia equivalente.

La carbamazepina, continúa, es bien tolerada en casos de manía aguda, incluso cuando la dosis es rápidamente incrementada en un período breve de tiempo. Un aumento gradual en la dosificación es necesario durante el tratamiento de la prevención de las recidivas maníaco depresivas. Las dosis efectivas oscilan entre 400 mg y 1600 mg por día, con concentraciones séricas entre 8 ug y 12 ug. El autor menciona como contraindicaciones de este fármaco las mismas que en neurología. En psiquiatría, no obstante, advierte, la carbamazepina es frecuentemente combinada con neurolépticos, litio y antidepresivos. Por lo tanto se deberá prestar atención a las interacciones farmacológicas; disminuir la dosis del litio cuando se asocia a esta droga o vigilar la posible potenciación de la acción al combinarla con neurolépticos.

Ref : INET , ACT , PSIQ , NEURO