UROLOGIA

 

TITULO : Valor del Cociente entre el Antígeno Prostático Específico Libre sobre el Antígeno Prostático Específico Total (APE-L/APE-T) en el Diagnóstico del Cáncer de Próstata

AUTOR : Tobía González S y Rodríguez Consoli J

REVISTA : [Valor del Cociente entre el Antígeno Prostático Específico Libre sobre el Antígeno Prostático Específico Total (APE-L/APE-T) en el Diagnóstico del Cáncer de Próstata]

CITA : Revista Argentina de Urología 67(4):180-186, 2002

MICRO : El cociente APE-l/APE-t permite la detección del adenocarcinoma de próstata clínicamente significativo y potencialmente curable.

 

Introducción

El antígeno prostático específico (APE) sustituyó a la fosfatasa alcalina prostática como marcador tumoral de elección, señalan los autores. Dado que no es específico de la neoplasia prostática y que el tumor afecta a los pacientes a una edad en la que la prevalencia de hiperplasia prostática benigna (HPB) es elevada, se desarrollaron varios parámetros para mejorar la sensibilidad y especificidad del APE: densidad del APE, velocidad de APE, valores de referencia específicos para la edad y APE libre (APE-l). Debido a que aproximadamente el 30% de las HPB y el 80% de las neoplasias de próstata presentan valores de APE mayores de 4 ng/ml, el 20% restante no sería diagnosticado si el valor del APE fuera el único criterio diagnóstico. El antígeno existe en diversas formas moleculares y sus concentraciones varían según las características patológicas de la glándula. El complejo covalente APE-alfa-1-antiquimotripsina (ACT) constituye la principal forma molecular del APE en suero. También existe una forma libre que no forma complejos. La proporción de APE que forma complejos con ACT es mayor en los individuos con cáncer de próstata, quienes presentan además una proporción APE-l/APE total (APE-t) significativamente inferior en comparación con la patología benigna. Existe una "zona refleja", conformada por pacientes con valores de APE que varían entre 4 y 20 ng/ml, donde la aplicación del coeficiente APE-l/APE-t puede aumentar la especificidad del APE para el diagnóstico del cáncer de próstata. En la presente experiencia, los autores evaluaron la utilidad del cociente en este grupo de pacientes.

Métodos

El estudio comprendió el análisis retrospectivo de casos que exhibieron valores de APE comprendidos entre 4 y 20 ng/dl al momento del diagnóstico. La inclusión de los casos fue independiente de edad, estadificación clínica, resultados histopatológicos y gradación histológica de Gleason. Todos los pacientes fueron evaluados mediante tacto rectal, APE, APE-l, APE-l/APE-t, ecografía prostática transrectal (que posibilitó el cálculo del APE esperado según el volumen prostático) y punción biopsia ecodirigida. El estudio estadístico comprendió el análisis de la asociación entre los resultados del tacto rectal y de las biopsias y las diferencias del cociente en los grupos de estudio.

Resultados

La población de estudio incluyó a 65 hombres con edad promedio de 7l años. Los valores medios del APE-l y del cociente ascendieron a 1.5608 y 0.1792, respectivamente. Por otra parte, el resultado del tacto rectal fue normal en el 53.8% de los casos y sospechoso de neoplasia en 4l.5%. El análisis de los resultados de las biopsias evidenció que el 35.4% presentó diagnóstico de adenocarcinoma de próstata y el 64.6% de HPB. Al analizar la asociación entre los resultados del tacto rectal y de la biopsia se obtuvo un valor estadístico de 20.3%, lo cual es índice de una asociación altamente significativa entre ambas variables. Los autores obtuvieron un valor de p = 0.000 en el test de diferencia de valores medios entre las medias del cociente APE-l/APE-t correspondientes a adenocarcinoma y HPB, indicativo de una diferencia notable. Para analizar la relación entre la ecografía y el resultado de las biopsias, se consideró la diferencia del APE esperado, calculado por ecografía, y el APE-t del paciente, diferencia denominada APEDIF. El análisis estadístico reveló diferencia estadísticamente significativa entre las medias de APEDIF de cada patología. Por otra parte, para predecir la probabilidad de adenocarcinoma en la población de estudio se seleccionaron el tacto rectal y el cociente como variables. En la curva ROC se observó un área bajo la curva de 0.9262 con un error estándar de 0,032, evidencia de elevado índice de sensibilidad y especificidad. Realizando un corte en el valor 0.13 del cociente APE-l/APE-t, se diagnosticó el 69.3% de los adenocarcinomas, con un diagnóstico por biopsia del l6.6% de las HPB. Al analizar la población efectuando el corte en el valor de cociente 0,18, los porcentajes correspondientes ascendieron al 91.3% y 42.8%, respectivamente, cifras que alcanzaron el 95.6% y 78.5% al elevar el valor de corte a 0.23.

Conclusión

Sobre la base de lo expuesto, los autores estiman conveniente la incorporación del cociente APE-l/APE-t en el algoritmo diagnóstico para la detección del adenocarcinoma prostático clínicamente significativo y potencialmente curable, teniendo en cuenta la asociación del tacto rectal sospechoso con los valores del cociente inferiores a 0.23.

 

Ref : INET, SAMET, UROLOG, CLMED