TRAUMATOLOGIA

 

TITULO : "Diagnóstico de Patologías Comunes del Pie."

AUTOR : Singh D.

CITA : The Practitioner 245:452-456, May 2001.

REVISTA : [Diagnosing Common Disorders of the Feet]

MICRO : Características y tratamiento de las patologías del pie más comunes.

 

RESUMEN

Introducción

Las patologías del pie son causantes de 1 de cada 5 consultas al médico clínico por trastornos musculoesqueléticos. Además, constituyen motivo significativo de morbilidad, dado que el pie doloroso dificulta la marcha, las actividades cotidianas, laborales y de esparcimiento. En la presente exposición el autor describe su diagnóstico y tratamiento.

Hallux valgus

Afecta principalmente a mujeres por lo general con antecedentes familiares de la entidad. Los pacientes experimentan dolor, dificultad para encontrar calzado apropiado y deformidad cosmética. El empleo de zapatos amplios con cubierta de cuero suave constituye la medida terapéutica inicial. La cirugía está indicada cuando la deformidad es significativa, en particular si el dedo gordo comienza a ubicarse en pronación y se sitúa por encima del segundo dedo. La cirugía debe adaptarse a cada paciente; las distintas intervenciones ofrecen resultados satisfactorios en aproximadamente el 80% de los casos. Es común la fijación de las osteotomías con tornillos para evitar el enyesado y permitir el retorno temprano de la función.

Hallux rigidus

Este es el nombre común de los cambios osteoartríticos de la primera articulación metatarsofalángica. Los osteofitos se desarrollan principalmente en la superficie dorsal de la articulación produciendo protrusiones óseas dolorosas. El dolor puede extenderse a lo largo del tendón extensor del dedo gordo y empeora con la marcha en puntas de pie. La inflamación de la articulación puede confundirse con ataque de gota.

La terapia conservadora consiste en el uso de calzado con suela rígida y elevador de empeine para reducir el roce dorsal de los osteofitos. La conducta quirúrgica en las etapas iniciales consiste en la queilectomía, que comprende la reducción de los osteofitos dorsales y la escisión de parte de la cara dorsal de la cabeza metatársica. Aunque la intervención no revierte los cambios degenerativos, el 80% de los pacientes mantiene los buenos resultados 5 años después. El tratamiento de la entidad avanzada consiste en la artrodesis de la primera articulación metatarsofalángica o, con mayor frecuencia, el reemplazo articular. 

Metatarsalgia

Es un síntoma y no una entidad diagnóstica, cuyo tratamiento inicial consiste en la identificación del motivo del dolor. La metatarsalgia asociada a callosidades se debe, generalmente, a problemas mecánicos y está asociada a dedos en martillo y artritis reumatoidea. Las verrugas plantares pueden presentarse como callosidades en la planta del pie, aunque se diferencian por la presencia de sangrado en napa o puntos negros cuando se elimina la capa de queratina.

El neurinoma de Morton no es un verdadero neurinoma, pero representa la inflamación del nervio. El paciente experimenta dolor intenso localizado que desaparece al descalzarse y masajear el pie. El tratamiento inicial consiste en el empleo de zapatos anchos con plantilla de descanso metatarsal. En determinadas oportunidades la inyección de esteroides es curativa. La cirugía consiste en la escisión del nervio o en su transferencia del aspecto plantar del pie al aspecto dorsal del ligamento intermetatarsal.

En otro orden, la enfermedad de Freiberg suele ser más común en adolescentes y generalmente es secundaria al traumatismo repetido en la epífisis durante el desarrollo. Con mayor frecuencia se ven afectados el segundo y tercero metatarsos. La medida terapéutica inicial comprende reposo, antiinflamatorios y empleo de calzados con suela rígida. En ocasiones son necesarios el debridamiento de la articulación o remoción de los fragmentos sueltos de cartílago.

Las fracturas metatarsales de esfuerzo pueden producirse en los trastornos de deficiencia ósea o ser secundarias a fracturas por fatiga debido a carga anormal o poco frecuente. El tratamiento consiste en reposo, analgésicos y eliminación de los factores precipitantes.

Insuficiencia del tibial posterior

Es la causa más frecuente de pie plano adquirido en el adulto.

En las etapas iniciales el paciente presenta dolor detrás del maléolo medial, que empeora con la marcha. En este punto, el sujeto puede pararse en puntas de pie pero experimenta dolor al levantar el talón. El paciente debe utilizar una plantilla adecuada y antiinflamatorios. Ante la falta de tratamiento el tendón del músculo puede quedar estirado de manera permanente o romperse. Si esto sucede, el individuo desarrolla pie plano marcado, talón valgus y abducción. El tratamiento con plantillas es insuficiente y la cirugía consiste en la realineación del pie y reparación secundaria del tendón muscular. En las etapas tardías la parte posterior del pie queda fijada en valgus y la única solución es la triple artrodesis; por lo cual el reconocimiento y tratamiento tempranos resultan fundamentales en esta patología.

Fascitis plantar

Los factores predisponentes incluyen obesidad, empleo de calzado con acolchado inadecuado y marcha no acostumbrada en superficies duras. La entidad se presenta con dolor matutino debido a la rigidez de la fascia plantar y del tendón de Aquiles. El tratamiento inicial comprende el uso de taloneras acolchadas y ejercicios de estiramiento del tendón de Aquiles. Asimismo, es beneficioso el empleo de tablillas nocturnas que sujetan la fascia plantar en leve dorsiflexión. La inyección de esteroides puede ser útil sin superar 3 dosis, dado que se corre el riesgo de ruptura de la fascia plantar. El tiempo de recuperación es directamente proporcional a la duración de los síntomas; la cirugía se reserva a quienes luego de 18 meses de terapia conservadora no experimentan mejoría.

Patología del tendón de Aquiles

La rotura del tendón de Aquiles es frecuente en los hombres de mediana edad que realizan deportes sin el precalentamiento adecuado. El paciente experimenta dolor intenso de inicio agudo. La ruptura puede sospecharse por la comprobación de una separación en el tendón. La pérdida de continuidad suprime la flexión plantar del pie cuando la pantorrilla es comprimida pasivamente.

La tendinitis puede presentarse en la inserción del tendón o unos centímetros más arriba. Predisponen a la tendinitis de inserción la mecánica anormal del pie y las artropatías inflamatorias. El tratamiento incluye antiinflamatorios y elevación del talón. El otro tipo de tendinitis está asociada con la degeneración del tendón y empeora con el empleo de zapatos de taco alto.

Patología artrítica del tobillo

La articulación del tobillo presenta menor predisposición a los cambios degenerativos, que responden a los inflamatorios y a tobilleras. La artrodesis es eficaz para aliviar el dolor de estos pacientes.

Pie diabético

Gangrena, ulceración y articulaciones de Charcot son las razones más frecuentes de internación en diabéticos. La ulceración se debe al incremento de la presión, predispuesta por la formación de callosidades. Los sujetos con neuropatía y callosidades deben eliminar estas últimas y utilizar plantillas adecuadas. Las articulaciones neuropáticas se presentan con dolor, rubor, calor y tumefacción en los primeros estadios, con destrucción ósea posterior. La deformación puede evitarse mediante la protección de las estructuras que sostienen peso o, en ciertos casos, con la estabilización quirúrgica de la articulación.

 

Ref : INET , SAMET , TRAUMA