PSIQUIATRIA

 

TITULO: Utilidad de las Anfetaminas en los Trastornos Esquizofrénicos

AUTOR: Wonodi I, Cassady S, Adami H y colaboradores

TITULO ORIGINAL: Effects of Repeated Amphetamine Administration on Antisaccades in Schizophrenia Spectrum Personality

CITA: Psychiatry Research 141(3):237-245, Mar 2006

MICRO: Análisis del efecto de la administración repetida de anfetaminas sobre los movimientos antisacádicos en los pacientes con trastorno de la personalidad del espectro esquizofrénico y en los individuos sanos.

 

Introducción y objetivos

Los pacientes con trastorno de la personalidad del espectro esquizofrénico (TPEE) exhiben dificultades en el procesamiento de la información similares a las observadas en la esquizofrenia. Por ejemplo, se verificaron alteraciones en ciertas tareas fenotípicas que dependen parcialmente del funcionamiento de la corteza prefrontal dorsolateral (CPFDL).

La etiología de los TPEE y de la esquizofrenia tendría puntos en común, y esto explicaría la similitud entre los rasgos fenotípicos de los síntomas por déficit y de las alteraciones cognitivas. Además, existiría una vulnerabilidad diferencial en la manifestación de los síntomas psicóticos. Una de las características fenotípicas corresponde a la disfunción oculomotora. Existe evidencia sobre la disfunción en los movimientos oculares de persecución lenta entre los pacientes esquizofrénicos y sus parientes sanos de primer grado.

En algunos estudios se señalaron alteraciones en los movimientos oculares sacádicos y se describieron 2 grupos de alteración: 1) déficit en la generación de movimientos sacádicos internamente guiados en ausencia de un blanco. Estos son los movimientos realizados en dirección opuesta a la del blanco (denominados antisacádicos) o aquellos dirigidos hacia la localización previa de un determinado blanco (movimiento sacádico guiado por la memoria); 2) déficit en la inhibición de movimientos sacádicos no deseados hacia un estímulo visual cuando el sistema oculomotor genera un movimiento antisacádico.

Se realizaron estudios clínicos, electrofisiológicos y de diagnóstico por imágenes al respecto. De acuerdo con lo informado, la corteza frontal -en especial la CPFDL que contiene el campo ocular frontal (COF), el área motora suplementaria (AMS) y los campos oculares parietales (COP)- estaría involucrada en la generación de los movimientos sacádicos complejos. Además, los COP intervendrían en el control de la latencia de los movimientos antisacádicos.

Tanto los pacientes esquizofrénicos como sus parientes exhiben más errores relacionados con los movimientos antisacádicos en comparación con los individuos no esquizofrénicos. Estos errores no serían privativos de la esquizofrenia, también se informaron alteraciones en la latencia de los movimientos antisacádicos en los trastornos del espectro esquizofrénico. Los resultados son heterogéneos y se sugirió que la alteración sería mayor en los pacientes esquizofrénicos que presentan un síndrome por déficit. En cambio, los índices de error correspondientes a los movimientos antisacádicos no diferirían según la presencia o ausencia de síntomas por déficit. En ciertos estudios se informó la influencia del campo visual en el cual se presenta un determinado estímulo sobre la latencia antisacádica en los pacientes esquizofrénicos y con TPEE.

En cuanto a los movimientos sacádicos en los TPEE y en los sujetos esquizotípicos, los hallazgos son variados: se describió un aumento en el índice de error entre los pacientes con TPEE en comparación con los individuos sanos pero no se hallaron diferencias en la latencia media de respuesta entre ambos grupos. En cambio, en otro trabajo se informó una relación entre el aumento de la latencia sacádica y las características esquizotípicas de tipo psicóticas. Entre los parientes de primer grado de los pacientes con TPEE, la latencia antisacádica media sería mayor en comparación con los individuos sin antecedentes familiares de esquizofrenia. En otros estudios, sin embargo, no se detectaron los mismos resultados. También se sugirió que los individuos esquizotípicos, es decir, aquellos con puntuaciones elevadas en la Perceptual Aberration Scale, exhibirían índices de error y variabilidad de latencia elevados para los movimientos antisacádicos en comparación con la población general. Los factores psicológicos -como la ansiedad y la depresión- se relacionarían en mayor medida con las características de los movimientos antisacádicos.

Los pacientes con TPEE tienen un deterioro cognitivo menor y no manifiestan síntomas psicóticos como los sujetos esquizofrénicos. Al igual que en los pacientes con TPEE, la administración de dosis únicas de un agonista dopaminérgico no provoca síntomas psicóticos en los voluntarios sanos. Los pacientes con TPEE poseen menor riesgo de psicosis y deterioro funcional debido a la mejor regulación del tono dopaminérgico subcortical en comparación con los pacientes esquizofrénicos.

Como resultado de la administración de dosis únicas de anfetaminas se informó una disminución de los errores de perseveración y una mejoría en la memoria retardada espacial en el trastorno esquizotípico de la personalidad pero no en los pacientes sin este tipo de alteración. Según refieren los autores, los pacientes con TPEE exhiben, de hecho, una respuesta débil en comparación con los individuos sanos. Mediante la administración de dosis repetidas de anfetaminas, los síntomas del TPEE y las disquinesias empeoran en menor proporción en los pacientes con TPEE en comparación con los individuos sanos.

El objetivo del presente estudio consistió en determinar los efectos de la administración de dosis repetidas de anfetaminas sobre los movimientos antisacádicos en los pacientes con TPEE y en los individuos sanos.

Pacientes y métodos

Los participantes pertenecían a la comunidad y fueron reunidos mediante avisos publicados en los diarios. Los criterios de exclusión fueron los siguientes: 1) enfermedad clínica grave; 2) enfermedad psiquiátrica; 3) antecedentes de abuso de drogas por menos de 2 años; 4) antecedentes de diagnóstico para un trastorno del eje I del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-R), excepto para un episodio único de depresión mayor diagnosticado hace más de 2 años, sin recurrencias ni antecedentes terapéuticos con antidepresivos, terapia electroconvulsiva o internación; y 5) antecedente de tratamiento con antipsicóticos.

Se efectuó una revisión de los antecedentes clínicos, examen físico, electrocardiograma y análisis de sangre completo. Sólo aquellos individuos sin alteraciones clínicas recibieron anfetaminas, en oposición a los pacientes con síntomas de tipo psicótico, con indicadores de esquizofrenia o factores de riesgo para una descompensación psicótica.

Se solicitó la suspensión o la minimización de la ingesta de cafeína durante las 2 semanas previas a la administración de anfetaminas. Se aplicaron las siguientes herramientas de evaluación: 1) Structured Clinical Interview for DSM-III-R o Schedule for Affective Disorders and Schizophrenia Lifetime Version; 2) Structured Interview for DSM-III-R Personality Disorders (SIDP-R); 3) la entrevista Modified Family History Research Diagnostic Criteria. Las entrevistas y la revisión de los datos obtenidos fueron llevadas a cabo por profesionales entrenados.

El grupo de referencia estuvo conformado por 7 individuos sanos, 4 mujeres y 3 hombres, sin antecedentes familiares de esquizofrenia, psicosis o trastorno del eje II. La edad fue, en promedio, de 32.4 años. El grupo de pacientes con TPEE estuvo formado por 11 pacientes, 4 mujeres y 7 hombres, de 34.8 años en promedio, sin antecedentes de farmacoterapia antipsicótica. Todos los individuos tenían como ojo dominante el derecho y, excepto 2, eran diestros.

Ciento ochenta minutos luego de administrar el agente asignado se evaluaron los movimientos antisacádicos. Se solicitó a los participantes que fijen la vista en un punto (PF [punto de fijación]) durante 1.5 a 2.5 segundos. Al mismo tiempo en que el PF se apagaba, aparecía otro blanco a 15 grados de distancia. Se solicitó a los participantes que efectuaran un movimiento sacádico opuesto respecto del lugar de aparición del blanco. Se realizaron 30 pruebas de manera aleatoria hacia la derecha y hacia la izquierda. Se registró la cantidad de errores antisacádicos, es decir, de movimientos oculares hacia el blanco. También se evaluó la latencia para la realización de un movimiento antisacádico correctivo, es decir, el tiempo transcurrido desde la aparición del blanco en una determinada dirección hasta la realización del movimiento correctivo opuesto.

La administración de anfetaminas (30 mg de dextroanfetamina por vía oral) o de placebo fue en orden aleatorio y a doble ciego, bajo condiciones especialmente definidas. Se administró un solo tipo de agente por día. El intervalo de administración fue, al menos, de 7 días. En total, cada paciente recibió 2 dosis de anfetaminas y una dosis de placebo durante 3 o 4 semanas.

Resultados

De acuerdo con el análisis del índice de error no se hallaron efectos significativos debido a la administración de la droga. Respecto de la latencia del movimiento antisacádico, se verificó una interacción significativa entre el grupo, el campo y la droga administrada. También se observó un efecto sustancial debido a la administración de la droga.

Mediante un análisis post hoc se evaluó el efecto de la droga en los 2 grupos de acuerdo con el campo. No se hallaron efectos significativos en el campo izquierdo, tanto para los pacientes como para los individuos sanos. Entre estos últimos, tampoco se detectó un efecto para el campo derecho. Sin embargo, se verificó un efecto sustancial entre los pacientes con TPEE para el campo derecho. No se detectó una correlación significativa entre el cambio en la latencia antisacádica y el índice de error debido a la segunda dosis de anfetaminas, tanto para el campo derecho como izquierdo.

Discusión

Se halló una disminución significativa en la latencia antisacádica en los pacientes con TPEE y en los sujetos sanos luego de la administración de anfetaminas. En los primeros se demostró una disminución significativa en la latencia antisacádica respecto de los blancos ubicados en el campo derecho luego de la repetición de la dosis de anfetaminas. Este efecto se debería a la mejora en los cambios de la atención encubierta luego de la modulación de la transmisión catecolaminérgica.

En comparación con los individuos sanos, los pacientes con TPEE exhibieron una disminución en la latencia antisacádica respecto del campo derecho luego de la administración repetida de anfetaminas. El COF, los COP y el AMS estarían involucrados en la realización de los movimientos antisacádicos. Los 2 primeros se ubicarían a continuación o dentro de las áreas corticales involucradas en los cambios de la atención encubierta.

La causa de la disminución de la latencia lateralizada entre los pacientes no es clara. Respecto de la esquizofrenia, se sugirió la influencia de la asimetría hemisférica en el desempeño de tareas neurocognitivas, que se debería a una asimetría en el tono dopaminérgico. En respuesta al aumento crónico de la actividad dopaminérgica presináptica en los pacientes con TPEE, aparecerían mecanismos compensatorios y disminuiría la vulnerabilidad ante el aumento de dopamina. Sin embargo, no se observó un deterioro significativo entre los individuos sanos y los pacientes con TPEE mejoraron. Existirían factores adicionales que podrían brindar una ventaja a los pacientes con TPEE; por ejemplo, los mismos que los protegen de exhibir un cuadro manifiesto de esquizofrenia o psicosis.

La mejoría en el desempeño neurocognitivo se mencionó en estudios previos efectuados en pacientes con TPEE. Esto no se observó en trastornos de la personalidad no relacionados con la esquizofrenia luego de la administración de anfetaminas. La CPFDL participaría en la inhibición de los movimientos sacádicos reflexivos y el COF desencadenaría los movimientos sacádicos voluntarios, internamente guiados hacia el lado opuesto, al realizar movimientos antisacádicos.

La administración repetida de anfetaminas no tuvo un efecto sobre el índice de error. Tampoco se detectaron diferencias en los índices de error iniciales entre ambos grupos. En estudios previos se informó un índice de error más elevado entre los individuos con esquizotipia elevada. La diferencia pudo deberse al número reducido de pacientes, una limitación importante del presente estudio.

La latencia antisacádica es mayor por las drogas que modulan al ácido gamma aminobutírico, como el lorazepam. La disminución de la latencia antisacádica luego de la administración de anfetaminas quizá pueda explicarse mediante otros efectos neuroquímicos de la droga, además de la liberación de dopamina. Asimismo, la administración de anfetaminas afectaría a otros sistemas catecolaminérgicos. Por último, la clonidina, un agonista adrenérgico, no afectaría el error o la latencia antisacádica.

Estos resultados preliminares demuestran la necesidad de efectuar investigaciones adicionales en un número mayor de pacientes. Identificar los efectos de la neurotransmisión dopaminérgica sobre la cognición contribuirá al entendimiento de la fisiopatología de las alteraciones neurocognitivas de los pacientes con trastornos del espectro esquizofrénico y a la identificación de nuevos tratamientos.

 

Ref: PSIQ