PSIQUIATRIA

 

TITULO : Temperamento y Factores Laborales Estresantes en Empleados de Compañías Japonesas

AUTOR : Sakai Y, Akiyama T, Miyake Y y colaboradores

TITULO ORIGINAL: [Temperament and Job Stress in Japanese Company Employees]

CITA: Journal of Affective Disorders 85(1-2):101-112, Mar 2005

MICRO : En tal contexto se advirtió que en realidad, el tipo hipertímico parece estar "hiperadaptado" al lugar de trabajo.

 

 

Introducción

Los conceptos sobre el temperamento más ampliamente aceptados en Japón son los que Kreapelin describió como los cuatro "estados fundamentales" de la enfermedad maníaco-depresiva; el temperamento esquizoide de Kretchmer, y los rasgos de personalidad obsesiva y perfeccionista postulados como el tipo melancólico.

En la Universidad de Tennessee se realizó el estudio empírico de los temperamentos afectivos. Esto llevó a la elaboración del Semi-Structured Affective Temperament Interview (TEMPS-I). La versión para la autorreferencia que Akiskal desarrolló recientemente, Temperament Evaluation of Memphis, Pisa, Paris and San Diego-Autoquestionnaire (TEMPS-A), ha generado una gran atención.

Las subescalas del Munich Personality Test (MPT) evalúan el temperamento esquizoide y el tipo melancólico. En Japón, los dos instrumentos descritos brindan la mejor cobertura del temperamento y la personalidad.

De acuerdo con Akiskal y Akiskal, la desregulación del temperamento lleva al desarrollo de factores estresantes que pueden precipitar distintos trastornos afectivos. En este estudio, los autores se proponen demostrar la relación que existe entre el temperamento y el estrés laboral, en adultos mentalmente sanos. En Japón, el estrés laboral es de particular interés en vista del reciente incremento del índice de suicidios y otros conflictos mentales entre los empleados de mediana edad.

Métodos

El TEMPS-A se emplea para la evaluación de cinco temperamentos: depresivo, hipertímico, ciclotímico, irritable y ansioso. Por otra parte, las subescalas esotérica, de aislamiento y rigidez del MPT, sirven para estimar el temperamento esquizoide y el tipo melancólico. Los autores evaluaron el estrés laboral por medio del NIOSH Generic Job Stress Questionnaire (NIOSH GJSQ), consistente en varias subescalas que analizan los factores laborales estresantes además de evlauar la autoestima, satisfacción laboral y síntomas depresivos. Para evaluar los factores laborales estresantes, se enfatizó en 7 escalas: conflicto de papeles, ambigüedad de papeles, conflictos interpersonales, subutilización de habilidades, cambios en la carga laboral, carga laboral y control del trabajo. También se tomó en cuenta el apoyo social como amortiguador de los factores estresantes.

Entre mayo de 2001 y mayo de 2002, se envió un cuestionario a 1 856 empleados de 2 compañías japonesas. Se analizó la información de 1 214 empleados (848 hombres y 366 mujeres), que respondieron las preguntas del TEMPS-A, MPT y NIOSH GJSQ. Se realizó un análisis univariado. El análisis se desarrolló para evaluar la relación entre temperamento y factores laborales estresantes, con control de las variables correspondientes a edad, sexo y categoría laboral.

Resultados

Relación entre variables demográficas y factores laborales estresantes

En promedio, los hombres tenían una edad significativamente mayor que las mujeres. El porcentaje de gerentes fue significativamente mayor entre los hombres. Se reconoce que sexo, edad y categoría laboral mantienen una relación con el estrés. En esta muestra, los hombres percibían mayor estrés en conflicto de papeles, cambios en la carga laboral, carga laboral y apoyo social. Las mujeres percibían mayor estrés en control del trabajo y subutilización de habilidades. La edad presentó una correlación significativa con menor estrés en ambigüedad de papeles y control del trabajo y mayor estrés en apoyo social. Los gerentes percibieron un estrés significativamente mayor en conflicto de papeles, cambios en la carga laboral, carga laboral y apoyo social. Por otra parte, aquellos que no ocupaban cargos gerenciales percibieron mayor estrés en control del trabajo y subutilización de habilidades.

Relación entre tipos de temperamento y factores laborales estresantes

Los temperamentos depresivo, ciclotímico, irritable y ansioso tuvieron correlación significativa con mayor estrés en conflicto de papeles, ambigüedad de papeles, subutilización de habilidades, control del trabajo y apoyo social. Además, los temperamentos ciclotímico, irritable y ansioso se correlacionaron significativamente con mayor estrés en cambios de la carga de trabajo.

El temperamento hipertímico mostró correlación significativa con mayor estrés en cambios en la carga laboral y carga laboral, y con menor estrés en ambigüedad de papeles, subutilización de habilidades, control del trabajo y apoyo social.

El temperamento esquizoide mostró correlación significativa con mayor estrés en conflicto de papeles, ambigüedad de papeles, conflictos interpersonales, cambios en la carga laboral y apoyo social.

El tipo de personalidad melancólica mostró una correlación significativa con mayor estrés en cambios en la carga laboral y carga laboral, y con menor estrés en ambigüedad de papeles.

En el modelo final, los temperamentos ciclotímico, irritable, ansioso y esquizoide predijeron niveles significativamente mayores de conflicto de papeles. La personalidad tipo melancólica predijo un menor nivel. Los temperamentos irritable y ansioso predijeron mayor nivel de ambigüedad de papeles. Los temperamentos hipertímico y tipo melancólico predijeron un menor nivel.

Los temperamentos ciclotímico, irritable y ansioso predijeron mayores niveles de conflictos interpersonales. El temperamento hipertímico hizo lo propio con menores niveles.

Los temperamentos ciclotímico e irritable predijeron altos niveles de subutilización de habilidades en forma independiente. Los temperamentos hipertímico y ansioso predijeron altos niveles de subutilización de habilidades en forma significativa.

Los temperamentos hipertímico, melancólico y ansioso predijeron en forma independiente altos niveles de estrés por cambios en la carga de trabajo. El temperamento depresivo predijo un bajo nivel.

Los temperamentos hipertímico, ansioso y melancólico predijeron alto nivel de carga de trabajo. El temperamento depresivo, un bajo nivel.

El temperamento depresivo predijo bajo nivel de control del trabajo. Los temperamentos hipertímico y esquizoide predijeron altos niveles.

Los temperamentos irritable y esquizoide predijeron bajos niveles de apoyo social. El temperamento hipertímico, un alto nivel.

Discusión

Estos datos muestran que el temperamento mantiene una importante relación con los factores laborales estresantes. En conflicto de papeles, ambigüedad de papeles, conflictos interpersonales, subutilización de habilidades y apoyo social, el temperamento significó una variable adicional a las representadas por el sexo, la edad y la categoría laboral. En tal sentido, los autores remarcan que el temperamento ejerce una influencia más importante que la edad, el sexo y la categoría laboral en los factores estresantes relacionados con las relaciones interpersonales. En cambios en la carga de trabajo, carga de trabajo y control del trabajo, las variables del temperamento también representaron significativos factores de predicción. Esta influencia no pareció tan remarcable en lo referente a carga de trabajo y control del trabajo.

El temperamento irritable parece predisponer a la mayor vulnerabilidad a las relaciones interpersonales, seguido por los temperamentos ciclotímico y ansioso. Los individuos con esta clase de temperamento podrían necesitar asesoramiento para una mejor adaptación a las relaciones interpersonales.

El temperamento esquizoide parece tener gran predisposición a obtener apoyo social en el lugar de trabajo. El temperamento depresivo está asociado con vulnerabilidad al control del trabajo, y fortaleza en los cambios de la carga laboral. Se cree que su mala adaptación al lugar de trabajo se debe a su pesimismo y baja energía. El tipo melancólico es fuerte en situaciones de conflictos de papeles y ambigüedad de papeles, lo cual se relaciona con su capacidad para aceptar las reglas.

El temperamento hipertímico mostró fortalezas en 5 áreas y vulnerabilidad en 2. Esto sugiere que este temperamento está bien adaptado, e incluso "hiperadaptado" al lugar de trabajo, lo cual acarrea una excesiva carga de trabajo. Algunos hallazgos sugieren que el temperamento hipertímico representa más una personalidad "supernormal" que una personalidad premórbida. Otros datos indican que podría predisponer a la manía.

Como conclusión, los autores señalan que en tanto los distintos temperamentos causan diferentes vulnerabilidades y fortalezas en el lugar de trabajo, es necesario que los profesionales de salud mental relacionados con la industria evalúen las tendencias del temperamento de los empleados para actuar en consecuencia. En un plano más teórico, estos resultados remarcan la importancia de contar con una perspectiva biográfica en las investigaciones sobre el temperamento.

Estos estudios demuestran que el temperamento es un factor confiable, válido y de gran influencia. Deberían realizarse análisis genéticos sobre el temperamento para que este se comporte como un marcador clínico más que como una entidad diagnóstica general.

 

Ref: PSIQ