PEDIATRIA

 

TITULO: Resistencia Antibiótica de la Microflora de la Placa Dental en Niños

AUTOR: Ready D, Lancaster H, Mullany P y colaboradores

TITULO ORIGINAL: Antibiotic Resistance in the Cultivable Plaque Microbiota of Children from Different Ethnic Groups

CITA: International Journal of Antimicrobial Agents 27(5):376-382, May 2006

MICRO: Hubo una elevada prevalencia de bacterias resistentes a penicilina, ampicilina, eritromicina y tetraciclina en la placa dental de los niños de diferentes grupos étnicos.

 

 

 

Introducción

La microflora de la cavidad oral constituye un reservorio de bacterias resistentes a los antibióticos que pueden producir enfermedad local (periodontitis, abscesos) y sistémica (endocarditis infecciosa, infecciones pulmonares, abscesos cerebrales). Las bacterias de la boca pueden alcanzar fácilmente otros sitios corporales (por la deglución o por vía hemática) y también infectar a otros individuos (por la tos y el beso, entre otros mecanismos). Así, pueden diseminarse rápidamente en toda la comunidad y transferir sus genes de resistencia a otras especies bacterianas. Se estima que el elevado uso de antibióticos es el principal factor involucrado en el aumento de la prevalencia de bacterias resistentes y se demostró que la utilización de fármacos incrementó los porcentajes de bacterias resistentes en la microflora oral. No obstante, hay otros factores -socioeconómicos y ambientales- que pueden promover el aumento de la resistencia bacteriana y la etnia parece ser uno de ellos. Diversos estudios sugirieron una variación en la prevalencia de resistencia antibiótica en diferentes grupos étnicos. En este ensayo se determinaron la prevalencia y los porcentajes de bacterias resistentes a los antibióticos en la boca de niños de diferentes grupos étnicos que no habían ingerido antimicrobianos en los últimos 3 meses.

Materiales y métodos

Se seleccionaron para el estudio los niños entre 4 y 5 años que concurrían a la escuela en Londres. Los detalles sobre la salud bucal de los participantes y el origen étnico provinieron de los servicios odontológicos de la comunidad. Los padres completaron un cuestionario para determinar el uso de antibióticos y la presencia de problemas médicos. Participaron del estudio 58 niños (28 mujeres y 30 varones) sin alteraciones clínicas o antecedentes de haber recibido antibióticos en los 3 meses previos a la realización del presente ensayo. De los 58 niños evaluados, 52 (90%) tenían un buen nivel de higiene oral, mientras que el 7% y el 3% presentaban niveles regulares y malos, respectivamente. Los participantes fueron divididos en 3 grupos de acuerdo con su origen étnico: blancos (n = 28), sudasiáticos (n = 15) y japoneses (n = 12); 3 niños pertenecieron a otros grupos étnicos.

La placa dental se obtuvo de la región supragingival de todos los dientes mediante un hisopo con alginato de calcio que se colocó inmediatamente en una solución de Calgon Ringers prereducidaprerreducida. La muestra se inoculó en agar con 5% de sangre de caballo desfibrinada para determinar el número total de bacterias cultivables y en el mismo medio con un único antibiótico para aislar las bacterias resistentes a fármacos. Se utilizaron 4 antibióticos diferentes con los siguientes puntos de corte: 4 µg/ml de penicilina G, 8 µg/ml de ampicilina, 1 µg/ml de eritromicina y 8 µg/ml de tetraciclina. Para confirmar la resistencia antibiótica y determinar si los aislamientos fueron multirresistentes, las pruebas de sensibilidad se realizaron con el método de dilución en agar para todas las bacterias resistentes a los antibióticos. La concentración más baja de antibiótico que inhibió completamente todo el crecimiento visible se definió como la concentración inhibitoria mínima (CIM). La identificación de especies de bacterias resistentes a los antibióticos se llevó a cabo por la combinación de la tinción de gram, el perfil bioquímico y la secuencia genética parcial del ARN ribosomal (ARNr) 16S.

En cuanto al análisis estadístico, para calcular el porcentaje de la microflora cultivable resistente a cada antibiótico se comparó el número total de colonias resistentes con el número total de unidades formadoras de colonias de cada muestra. El análisis de los porcentajes de la microflora resistente a antibióticos en los niños de diferente origen étnico se llevó a cabo mediante la prueba de la U de Mann Whitney. Las diferencias en el número de participantes portadores y en los porcentajes de bacterias resistentes a los antibióticos entre los grupos étnicos se evaluaron con la prueba de chi cuadrado. Para determinar la diversidad de las especies de bacterias resistentes a los antibióticos presentes en los diferentes grupos étnicos se utilizó el índice de Shannon Weaver de diversidad (H). El nivel de significación se estableció en 5%.

Resultados

La prevalencia de bacterias resistentes a los antibióticos en la placa dental de los 28 niños blancos y los 30 pertenecientes a minorías étnicas sin antecedentes de ingesta de antibióticos fue muy alta. Todos los participantes presentaron bacterias resistentes a la eritromicina (n = 58, 100%) en la placa dental, mientras que la mayoría tuvo niveles detectables de bacterias resistentes a penicilina (n = 56, 97%), ampicilina (n = 52, 90%) y tetraciclina (n = 57, 98%). No se observaron diferencias significativas entre los diversos grupos étnicos en cuanto al número de niños portadores de microorganismos resistentes a los antibióticos.

La mediana del porcentaje de bacterias resistentes a penicilina o ampicilina fue bajo (no mayor del 1.9% o 1.2%, respectivamente) y no se detectó una diferencia significativa en los 3 grupos étnicos. En cambio, la mediana del porcentaje de microflora bacteriana resistente a eritromicina fue considerablemente más elevada (entre el 9.1% y el 13.2%), aunque tampoco se verificó una discrepancia sustancial entre los grupos. Por su parte, la mediana del porcentaje de bacterias resistentes a tetraciclina mostró una variación considerable (del 0.7% al 7.7%) entre los diversos grupos étnicos, con una diferencia estadísticamente significativa. Por último, la mediana del porcentaje de bacterias resistentes a tetraciclina fue significativamente mayor en los niños sudasiáticos (2.9%, rango 0.1-17.5%) y japoneses (7.7%, rango 1.3-56.2%) que en los blancos (0.7%, rango 0-5.6%; p = 0.004 y p = 0.001, respectivamente).

Se aislaron 438 bacterias resistentes a antibióticos, confirmadas con el método de dilución en agar. Los valores de CIM50 para todos los aislamientos resistentes a antibióticos fueron 8 µg/ml (4-64 µg/ml) para penicilina y 16 µg/ml (8-128 µg/ml, 8-512 µg/ml y 8-128 µg/ml) para ampicilina, eritromicina y tetraciclina, respectivamente.

Con frecuencia se aislaron bacterias multirresistentes, con 184 (42%) de los aislamientos resistentes a 2 antibióticos o más. La resistencia a beta lactámicos (ampicilina y penicilina) también se halló habitualmente, el 80.4% de los aislamientos resistentes a ampicilina fueron también resistentes a penicilina. Además, se observó la resistencia combinada a tetraciclina y eritromicina, con el 42.5% de las bacterias resistentes a ambas.

De los 438 aislamientos resistentes a los antibióticos, 239 se encontraron en niños blancos, 113 en pacientes sudasiáticos y 86, en japoneses. Estos aislamientos comprendieron 17 géneros y 45 especies diferentes. Los participantes de raza blanca tuvieron el mayor número de especies diferentes (n = 34) en comparación con los sudasiáticos (n = 26) y los japoneses (n = 21). Sin embargo, el índice de Shannon Weaver demostró un nivel similar de diversidad en los microorganismos resistentes a los antibióticos presentes en la placa dental, independientemente del grupo étnico.

Sólo 6 de 86 (7%) de los aislamientos resistentes provenientes de niños japoneses pertenecieron a especies de Haemophilus en comparación con 42 de 239 (17.6%) de los niños blancos (p = 0.018). En cambio, los participantes japoneses tuvieron más aislamientos resistentes a antibióticos correspondientes a Neisseria spp (9 de 86, 10.5%) en comparación con 8 de 239 (3.3%) de los niños blancos (p = 0.011). En los niños sudasiáticos se observó un incremento marcado en el número de estafilococos resistentes a antibióticos. De las 113 bacterias resistentes a antibióticos aisladas de estos participantes, 8 (7.1%) correspondieron a estafilococos en comparación con sólo 2 de 239 (0.8%, p = 0.009) de los aislamientos de los niños blancos y ninguno de 86 de los participantes japoneses. En estos últimos se identificaron significativamente más aislamientos resistentes pertenecientes a Streptococcus parasanguis (4 de 86, 4.7%) comparado con sólo 1 de los 239 de los niños blancos (0.4%). También se verificó una prevalencia más alta de Streptococcus salivarius entre los participantes sudasiáticos (7.1%) en comparación con los blancos (2.1%, p = 0.021). Si bien el número total de bacterias resistentes a los antibióticos identificadas como Veillonella spp fue similar en los 3 grupos étnicos, se observó una diferencia marcada en el número de aislamientos identificados como Veillonella dispar y Veillonella parvula. El primer caso comprendió el 10% y 12.4% de todos los aislamientos resistentes a los antibióticos de los niños blancos y sudasiáticos, respectivamente, mientras que estas especies comprendieron sólo el 2.3% de los aislamientos resistentes a los antibióticos en niños japoneses (p = 0.024 y p = 0.010, respectivamente). En este último grupo, las especies de Veillonella resistentes a antibióticos predominantemente aisladas pertenecieron a parvula, que comprendió el 15.1% de todos los aislamientos recuperados de niños japoneses en comparación con el 4.4% de los correspondientes a participantes sudasiáticos (p = 0.009).

Discusión y conclusión

Según los autores, en este estudio la mayoría de los niños (98%) presentó niveles detectables de bacterias orales resistentes a tetraciclina, a pesar de que por su edad no recibieron este antibiótico, dado que en el Reino Unido no se utiliza en menores de 12 años. Es probable que los microorganismos aislados resistentes a tetraciclina hayan provenido de los padres o hermanos. Una vez que estas bacterias resistentes a tetraciclina aparecen en la cavidad oral, posiblemente se mantengan debido a la coselección por exposición a otros antibióticos como la eritromicina. En este ensayo, muchos de los aislamientos fueron resistentes a eritromicina y tetraciclina y se demostró previamente que los genes de resistencia a ambos antibióticos por lo general se encuentran en el mismo elemento genético.

Si bien no se detectó una diferencia significativa entre los grupos étnicos respecto de la prevalencia de bacterias resistentes a los 4 antibióticos investigados en la placa dental, se advirtió que la carga oral de microorganismos resistentes a tetraciclina fue significativamente más alta en los niños japoneses y sudasiáticos en comparación con los participantes blancos. Todavía no es posible explicar las diferencias observadas pero es probable que sean factores distintos de la etnia, como internaciones previas, dieta, duración de la estadía en el Reino Unido, desigualdades socioeconómicas, hacinamiento y disparidad en el uso de antibióticos entre los padres y hermanos de los participantes.

Por último, se encontraron diferencias significativas en el número de aislamientos de Haemophilus spp, Staphylococcus spp, Neisseria spp, V. parvula, S. salivarius y S. parasanguis resistentes a antibióticos entre los diferentes grupos étnicos.

En conclusión, señalan los expertos, se halló una elevada prevalencia de bacterias resistentes a penicilina, ampicilina, eritromicina y tetraciclina en la placa dental de los niños de diferentes grupos étnicos. La carga oral de bacterias resistentes a tetraciclinas fue significativamente más alta en los niños japoneses y sudasiáticos comparados con los participantes blancos.

 

Ref: PEDIAT