PEDIATRIA

 

TITULO : Tendencias en la Presión Arterial entre Niños y Adolescentes

AUTOR : Muntner P, He J, Cutler JA y colaboradores

TITULO ORIGINAL: [Trends in Blood Pressure among Children and Adolescents]

CITA : JAMA 291(17):2107-2113, May 2004

MICRO : Los valores de presión arterial mostraron un incremento en la última década en los niños y adolescentes.

 

Introducción

La hipertensión arterial (HTA) es un factor de riesgo establecido para enfermedad cardiovascular y contribuye sustancialmente con la mortalidad precoz. Los eventos cardiovasculares se producen más frecuentemente durante o después de la quinta década de vida, pero los hallazgos fisiopatológicos y epidemiológicos sugieren que la HTA esencial y los precursores de enfermedad cardiovascular se originan en la infancia. Algunos estudios demostraron que los niveles elevados de presión arterial (PA) durante la infancia predicen fuertemente la aparición de HTA en adultos jóvenes. La prevalencia de sobrepeso en niños y adolescentes se incrementó entre 1998 y 2000 en los EE.UU. Los cambios en la PA en los niños y adolescentes a lo largo del tiempo y el papel del sobrepeso se desconocen. El objetivo de este estudio fue examinar las tendencias en la presión arterial sistólica (PAS) y diastólica (PAD) en niños y adolescentes entre 1988 y 2000, y evaluar la relación entre el índice de masa corporal (IMC) y los niveles de PA.

Métodos

Se caracterizaron los niveles de PA (PAS y PAD) entre los participantes de 8 a 17 años de la encuesta NHANES 1999-2000 (National Health and Nutrition Examination Surveys) y se compararon con los datos obtenidos de la tercera NHANES (NHANES III) realizada en 1988-1994. Además, se evaluó la relación entre el IMC y los niveles de PA. NHANES III y NHANES 1999-2000 son encuestas transversales nacionales representativas de la población civil no institucionalizada de los EE.UU. Cada NHANES consistió en una entrevista en el domicilio seguida por un examen físico en un centro de exámenes móvil. Las variables documentadas en la entrevista de interés para este análisis fueron edad, sexo y raza. Los participantes de 8 años o más fueron sometidos a un examen físico que incluyó talla, peso y medición de PA; se calculó el IMC. La PA se midió en posición sentada luego de 5 minutos de reposo; en el 85% de los niños pudieron realizarse 3 mediciones. Los protocolos de medición de PA fueron idénticos en NHANES III y NHANES 1999-2000, al igual que los procedimientos de entrenamiento, certificación y control de calidad de las mediciones.

En cuanto a la metodología estadística, el análisis se limitó a los niños y adolescentes participantes del NHANES III (n = 3 496) y NHANES 1999-2000 (n = 2 086) con tres mediciones de PAS y PAD, y determinaciones de peso y estatura. Para NHANES 1999-2000 se utilizaron modelos de regresión específicos de cuantilos con polinomios de tercer orden para valorar la asociación entre la edad y el nivel de percentilos (25, 50, 75, 90 y 95) de PAS y PAD. Además, la PAS y PAD específicas para edad se determinaron para cada raza o grupo étnico (blancos no hispanos, negros no hispanos y mexicanoamericanos) y sexo. Las diferencias en la media de los niveles de PA, ajustados por edad y subsecuentemente por edad e IMC se valoraron de acuerdo con los subgrupos de raza y sexo mediante un modelo de regresión lineal multivariado. Los incrementos en la PAS y PAD con la edad se evaluaron con los modelos de regresión lineal y se analizaron separadamente para los niños entre 8 y 12 años y los adolescentes entre 13 y 17 años. Se calcularon los niveles medios de PAS y PAD estandarizados de acuerdo con la edad, sexo y raza en NHANES III y NHANES 1999-2000. Las comparaciones de los valores medios de PA entre las dos encuestas se realizaron mediante la prueba de la t. Se estimaron los errores estándar (SE) para NHANES 1999-2000 y NHANES III y se calcularon los intervalos de confianza del 95% (IC).

Resultados

La media de la edad fue similar entre los niños y adolescentes en 1988-1994 y 1999-2000, al igual que los porcentajes de distribución por sexo. El porcentaje de niños y adolescentes mexicanoamericanos comparados con blancos no hispanos fue más alto en 1999-2000. La prevalencia de sobrepeso también se incrementó desde 1988-1994 hasta 1999-2000.

En 1999-2000 la media (SE) de la PAS fue 106 (0.3) mm Hg y la media (SE) de la PAD fue de 61.7 (0.5) mm Hg. Tanto entre los varones como entre las mujeres los niveles de PAS y PAD se incrementaron con la edad. La PAS media ajustada por edad y raza fue 3.2 mm Hg más elevada en los varones con respecto a las mujeres (p < 0.001). Entre las mujeres, la PAS media ajustada por edad fue 1.6 mm Hg mayor entre las negras no hispanas (p = 0.11) y 1 mmHg más alta entre las mexicanoamericanas (p = 0.21) comparadas con las blancas no hispanas. Luego del ajuste por IMC, la PAS fue 0.5 mm Hg más elevada entre las negras no hispanas (p = 0.60) y 0.1 mm Hg mayor entre las mexicanoamericanas (p = 0.86) en comparación con las blancas no hispanas. Entre los varones, la PAS media fue 2.9 mm Hg más alta entre los negros no hispanos (p < 0.001) y 2.7 mm Hg mayor entre los mexicanoamericanos (p < 0.001) en comparación con los blancos no hispanos. Luego del ajuste por edad e IMC, la PAS fue 1.9 mm Hg más elevada entre los negros no hispanos (p = 0.02) y 1.1 mm Hg mayor entre los mexicanoamericanos (p = 0.18) respecto de los blancos no hispanos. Las diferencias en la PAD ajustada por edad e IMC para raza y sexo fueron pequeñas y no estadísticamente significativas (p = 0.20). Para los niños entre 8 y 12 años, el incremento en la PAS por cada año de edad fue mayor entre las mujeres (1.46 mm Hg) en comparación con los varones (0.63 mm Hg) (p = 0.01). Por el contrario, en los adolescentes entre 13 y 17 años, el aumento en la PAS por cada año de edad fue mayor entre los varones (2.53 mm Hg) en comparación con las mujeres (0.40 mm Hg) (p = 0.08). El incremento en la PAD por cada año de edad en los niños entre 8 y 12 años fue 1.19 mm Hg para las mujeres y 0.38 mm Hg para los varones (p = 0.24). En los adolescentes entre 13 y 17 años, el aumento en la PAD por cada año de edad fue de 0.23 mm Hg para las mujeres y 1.54 mm Hg para los varones (p = 0.01). Después del ajuste para IMC, el incremento en la PAS con la edad no fue estadísticamente diferente entre los varones y las mujeres. En los varones y mujeres entre 8-12 años, el aumento en la PAS con la edad fue mayor en los mexicanoamericanos y menor en los blancos no hispanos (p = 0.08). El incremento en la PAS con la edad entre los varones de 13-17 años fue mayor entre los blancos no hispanos en comparación con los mexicanoamericanos (p = 0.004), mientras que no hubo diferencias significativas con respecto a la raza entre las niñas. Entre los varones de 8-12 años, el aumento en la PAD fue similar en las distintas razas (p > 0.60), mientras que en aquellos entre 13-17 años, el incremento fue mayor en los blancos no hispanos en comparación con los mexicanoamericanos (p = 0.08). En las mujeres entre 8-12 años, el aumento en la PAD con la edad fue mayor entre las blancas no hispanas (p = 0.11) y mexicanoamericanas (p = 0.08) en compación con las negras no hispanas. No hubo diferencias significativas en la raza en las niñas entre 13 y 17 años.

Luego del ajuste por edad, sexo y raza, la PAS media fue 1.4 mm Hg (IC 0.6-2.2 mm Hg, p < 0.001) más alta y la PAD fue 3.3 mm Hg (IC 2.1-4.5 mmHg, p < 0.001) más elevada en el período 1999-2000 respecto del correspondiente a 1988-1994. En 1999-2000 los niveles medios de PAS, con respecto al período 1988-1994, aumentaron 1.4 mm Hg en los varones (p = 0.03) y 1.5 mm Hg en las mujeres (p < 0.001), 1.9 mm Hg en los negros no hispanos, 2.3 mm Hg en los mexicanoamericanos, 1.9 mm Hg en los niños de 8-12 años (p < 0.001) y 1 mm Hg en los blancos no hispanos (p = 0.06) y adolescentes entre 13-17 años (p = 0.09). Los incrementos en la PAD media entre 1999-2000 comparado con el período 1988-1994 fueron de 2.3 mm Hg en los varones y 3.2 mm Hg en las mujeres, 2.8 mm Hg en los blancos no hispanos, 4.1 mm Hg en los negros no hispanos, 4.4 mm Hg en los mexicanoamericanos, 4.8 mm Hg en el grupo entre 8-12 años (p < 0.001) y 1.7 mm Hg en el grupo entre 13-17 años (p = 0.02). Luego de la estandarización por el IMC, el incremento en la media de la PAS y PAD de 1988-1994 a 1999-2000 se redujo en un 29% y 12%, respectivamente (a 1 mm Hg y 2.9 mm Hg, respectivamente, p < 0.001).

Discusión

Comentan los autores que se observaron incrementos significativos en los niveles de PA en la última década en todos los subgrupos para la PAD y en la mayoría de los subgrupos (negros no hispanos, mexicanoamericanos, varones, mujeres y edad entre 8-12 años) para la PAS. Los datos disponibles avalan la presencia de una mayor PA promedio en las niñas negras comparadas con las blancas, pero la situación para los varones es más incierta. Los hallazgos de este estudio concuerdan con un incremento en la PAS en estos grupos raciales, aunque en el caso de las niñas los resultados no fueron estadísticamente significativos. En este análisis, el aumento en la PAS y PAD permaneció aun luego de la estandarización por el incremento en el IMC, lo que sugiere que hay otros factores ambientales, distintos del aumento en el IMC, responsables en parte del incremento en la PA en niños y adolescentes. Por lo cual, para lograr un mejor control de la PA en este grupo etario es necesaria la identificación de factores conductuales tales como la composición de la dieta y la actividad física que puedan tener influencia sobre la PA. Como limitaciones de su ensayo señalan la obtención de las mediciones de PA en una sola visita cuando es más precisa la determinación en distintas consultas, la ausencia de evaluación de la tendencia secular de otras variables que pueden influir sobre la presión arterial y la precaución que debe tenerse en la extracción de conclusiones temporales con datos de estudios transversales. Como puntos sólidos de su estudio señalan: la representatividad de la muestra de la población general de EE.UU. y los métodos idénticos utilizados en ambas encuestas para la medición de la PA.

En conclusión, hubo incrementos sustanciales tanto en la PAS como en la PAD en los niños y adolescentes de EE.UU. El aumento en el IMC explicó en parte el incremento en la PA. Es necesaria la confirmación de las tendencias observadas en este estudio, así como la investigación de otros factores que pueden tener influencia sobre la PA.

Ref: PEDIAT