NEUROLOGIA

 


TTIULO :
Revisión sobre la Utilidad de la Práctica de Yoga para Ciertos Trastornos Neurológicos

AUTOR : Mishra SK, Singh P, Bunch SJ, Zhang R

TITULO ORIGINAL : The Therapeutic Value of Yoga in Neurological Disorders

CITA : Annals of Indian Academy of Neurology 15(4):247-254, Oct-Dic 2012

MICRO : El yoga podría utilizarse como modalidad terapéutica complementaria para varios trastornos neurológicos, como el síndrome del túnel carpiano, la neuropatía diabética, la paresia posterior al ictus, la epilepsia y la esclerosis múltiple, entre otros.

 

 

Introducción

El yoga, que surgió hace aproximadamente 5 000 años como parte de la medicina india Ayurveda, constituye una práctica espiritual que incluye la mente (meditación) y el cuerpo (ejercicios) para lograr el equilibrio de quien la practica.

 

Estudios basados en pruebas del yoga para la promoción de la salud y la prevención de enfermedades

Actualmente, el yoga constituye una modalidad de tratamiento holístico para varias alteraciones somáticas y psicológicas. Se ha demostrado mejoría de la reactividad cardiovascular con un programa de meditación trascendental, con reducción significativa de la presión arterial (PA) sistólica de reposo en adolescentes con PA normal. La reducción de la reactividad de la PA, la frecuencia cardíaca y el gasto cardíaco a estresores simulados refleja los efectos beneficiosos del yoga en reposo y durante estados de estrés.

Los ejercicios de respiración del yoga (Pranayama) parecen asociarse con mejoría significativa de la función respiratoria, especialmente respecto de la capacidad vital. Se observaron mejorías en personas saludables, pacientes con asma y fumadores crónicos. En personas que practicaban yoga se observó mejoría de la captación máxima de oxígeno y reducción del esfuerzo percibido luego de una prueba de ejercicio máxima. Otro estudio mostró reducciones de la frecuencia respiratoria durante la meditación, con un predominio de la respiración abdominal/diafragmática.

El efecto calmante del yoga sobre los parámetros cardíacos y respiratorios ha sido relacionado con la reducción de la activación autonómica. En un estudio se observaron efectos autonómicos como disminución de la frecuencia cardíaca y de la PA luego de 3 meses de entrenamiento de yoga. Con esta práctica se produce un predominio del tono parasimpático. El Pranayama parece alterar las respuestas autonómicas al contener la respiración mediante el incremento del tono vagal y la reducción de la descarga simpática.

La práctica del yoga también se asocia con importantes cambios bioquímicos. En un estudio, los individuos que practicaban yoga se tornaron más eficientes en lidiar con el estrés oxidativo al aumentar el metabolismo del glutatión, la síntesis de enzimas antioxidantes y eliminar productos de peroxidación. En otro estudio en atletas sometidos a un programa de 2 años de Pranayama se observó incremento de la capacidad para alcanzar mayores tasas de trabajo con menor consumo de oxígeno, con incremento de piruvato y de la relación piruvato/lactato en reposo y disminución de los niveles plasmáticos de lactato.

En un estudio de 2 meses de un programa de Hatha yoga se observó mejoría en la función motora, incluyendo fuerza en las extremidades superiores e inferiores, contracción isométrica sostenida de las extremidades inferiores, flexibilidad de hombros y columna. Existe gran potencial de programas específicos de yoga para emplear en la rehabilitación de lesiones musculoesqueléticas y en individuos sanos para mantener e incrementar el tono muscular.

El yoga también se ha empleado para conferir alivio en estados psicológicos estresantes. Rao demostró reducción significativa de la ansiedad, la depresión, el estrés percibido y los niveles de cortisol en 88 pacientes con cáncer de mama que practicaron meditación yóguica. Un ejercicio de respiración del yoga (Sudarshan Kriya) ha demostrado mejorar el estado de ánimo de personas con depresión, en forma similar a la imipramina.

 

Empleo del yoga en trastornos neurológicos

Epilepsia

Los pacientes con epilepsia que no responden a medicaciones convencionales pueden recurrir a terapias alternativas, como el yoga.

Rajesh y col. realizaron un estudio con pacientes con epilepsia resistente a fármacos que efectuaron un programa de meditación con yoga dos veces por día. Como resultado, 19 de 20 participantes informaron la reducción de la frecuencia de convulsiones dentro de 3 meses, y 6 de los 19 sujetos manifestaron reducciones significativas de esta frecuencia.

Sirven realizó una encuesta respecto del empleo de tratamientos alternativos, incluido el yoga, en miembros de la Epilepsy Foundation of Arizona. Los resultados mostraron que el 44% de los encuestados había empleado medicinas alternativas para las convulsiones. Se informó que el yoga resultó eficaz en el control de las convulsiones en el 57% de los participantes. Respecto de las medicinas alternativas, los que fueron informados como más eficaces fueron las medicinas herbales, la reducción del estrés y el yoga. En un estudio aleatorizado y controlado, que incluyó 18 pacientes con epilepsia diagnosticada por electroencefalograma, el yoga demostró efectos beneficiosos para reducir el índice de convulsiones junto con la mejoría de la calidad de vida.

Prevención y rehabilitación del ictus

En una revisión de 20 estudios que emplearon yoga en pacientes con accidente cerebrovascular (ACV), los autores hallaron que el logro de la relajación a través de la meditación resultó de utilidad tanto en la prevención como en la rehabilitación del ictus. La relajación promueve efectos positivos sobre la ateroesclerosis carotídea, la hipertensión, la diabetes y la enfermedad coronaria, que son factores de riesgo para la aparición o recurrencia del ictus. Bell y Seyfer describieron adaptaciones específicas de posturas del yoga que pueden emplearse en personas con limitación de la movilidad debido a trastornos neurológicos como esclerosis múltiple e ictus.

Bastille investigó los efectos de un programa de yoga sobre el equilibrio, la movilidad y la calidad de vida de personas con hemiparesia crónica posterior al ictus y demostró ciertos efectos positivos en todos los participantes. Otro estudio de 12 semanas de práctica de yoga Kundalini mostró mejoría de la afasia y de la coordinación motora fina en pacientes que habían tenido un ACV. Los autores destacan que éstos y otros resultados apoyan las pruebas crecientes respecto de la mejoría de la discapacidad y de las limitaciones de la movilidad en personas con hemiparesia crónica posterior al ictus mediante ejercicios basados en yoga.

Esclerosis múltiple

La práctica de yoga, así como ciertos tipos de ejercicios aeróbicos, pueden resultar útiles para mejorar la movilidad, la actividad y la función mental en pacientes con esclerosis múltiple. Además, el yoga puede ser similar a otros tipos de ejercicios para aliviar los síntomas de fatiga en estos pacientes.

Enfermedad de Alzheimer

La meditación tiene gran potencial para prevenir el deterioro cognitivo y de la memoria dados sus efectos reductores del estrés. El estrés se relaciona en forma directa con los niveles de cortisol, que tiene efectos tóxicos sobre las células del hipocampo, un área crítica para el funcionamiento normal de la memoria. Varios estudios indicaron que la hipercortisolemia parece estar relacionada con la progresión clínica de la enfermedad de Alzheimer. No obstante, no existen investigaciones suficientes sobre el efecto del yoga en esta enfermedad.

Trastornos del sistema nervioso periférico

El yoga también ha mostrado beneficios en trastornos del sistema nervioso periférico. En un estudio con 20 pacientes con neuropatía diabética, la práctica del yoga se asoció con mejoría de la velocidad de conducción del nervio mediano junto con un mejor control glucémico. Otro estudio mostró la eficacia del Hatha yoga para mejorar los síntomas del síndrome del túnel carpiano.

Fibromialgia

En un estudio realizado por Carson y col., se observó que la práctica de yoga resultó útil en una diversidad de síntomas de pacientes con fibromialgia como mejoría del dolor, fatiga, rigidez, trastornos del sueño, depresión, memoria, ansiedad, equilibrio y fuerza.

Otro estudio demostró mejoría estadísticamente significativa de las manifestaciones de la fibromialgia con un programa basado en la meditación.

 

Discusión y conclusión

La presente revisión mostró la utilidad del yoga como una forma no invasiva de tratar varios trastornos y mejorar la calidad de vida en general. El objetivo del presente estudio fue evaluar la credibilidad del yoga como tratamiento complementario en diferentes trastornos neurológicos. Los autores reconocen que, si bien se observaron beneficios, la mayoría de los estudios se encuentra en las etapas iniciales de la comprensión de los beneficios clínicos de esta práctica. Más aún, agregan que varios de los estudios presentaban deficiencias en su diseño. Por ello, admiten que hasta que no se realicen estudios aleatorizados y a doble ciego, con muestras más grandes, los beneficios no pueden ser sustanciados para arribar a conclusiones comprobadas de los beneficios del yoga.

Por otro lado, la mayoría de los estudios aquí examinados fue realizada en India, donde se originó la filosofía y la práctica del yoga. Por ello, los autores señalan que resulta difícil generalizar estos hallazgos a otras partes del mundo.

Por último, los autores concluyen que, a pesar de estas limitaciones, el potencial del yoga para el tratamiento de trastornos neurológicos es considerable.

 

 

Ref : NEURO, CLMED.