INFECTOLOGIA

 

TITULO : Evaluación de la Actividad Antimicrobiana de los Antibióticos Betalactámicos con Empleo de Etest en Cepas Clínicas en 60 Centros Médicos de Japón

AUTOR : Ishii Y, Alba J, Kimura S y colaboradores

TITULO ORIGINAL: [Evaluation of Antimicrobial Activity of Beta-lactam Antibiotics Using Etest Against Clinical Isolates from 60 Medical Centres in Japan]

CITA: International Journal of Antimicrobial Agents 25(4):296-301, Abr 2005

MICRO : Entre los hallazgos de este programa de vigilancia de la sensibilidad antibiótica se cuentan una recuperación de la sensibilidad a la piperacilina de cepas de P. aeruginosa y el aumento de cepas resistentes al imipenem.

 

 

Introducción

La baja citotoxocidad de los antibióticos betalactámicos hace que sean muy utilizados en la práctica clínica. La producción de betalactamasas es el principal mecanismo de resistencia a estos antibióticos, tanto en las bacterias grampositivas como en las gramnegativas. Otros mecanismos de resistencia son: disminución de la permeabilidad de la membrana externa, sobreexpresión de bombas de salida y cambios en la biosíntesis de la pared celular. Se ha informado la existencia de microorganismos productores de betalactamasas de clase B como Serratia marcescens, Pseudomonas aeruginosa, Citrobacter freundii o Acinetobacter spp. El programa de vigilancia presentado en el presente estudio fue diseñado para proporcionar más datos sobre sensibilidad a antibióticos betalactámicos incluyendo en el análisis un amplio rango de microorganismos gramnegativos y estafilococos.

Material y métodos

Cepas bacterianas. Cada laboratorio de los 60 centros participantes recogió 10 cepas de cada uno de los 10 grupos de especies seleccionados: Escherichia coli, Klebsiella spp., Citrobacter spp., Enterobacter spp., Proteus spp. indol-positivo, Serratia spp., Acinetobacter spp., P. aeruginosa, Staphylococcus aureus oxacilino-susceptible y estafilococo coagulasa negativo oxacilino-susceptible. Las muestras de los 60 centros totalizaron 5 523 cepas.

Pruebas de sensibilidad a los antibióticos. Se evaluó la sensibilidad de las cepas a los antibióticos por medio del Etest. Se cultivó a las bacterias en placas de agar con medio de Mueller Hinton. Las pruebas se realizaron con: oxacilina (para las bacterias grampositivas), piperacilina (para las bacterias gramnegativas), ceftazidima, cefepima, cefpiroma, cefoperazona/sulbactam e imipenem. Los resultados fueron registrados luego de una incubación de 16-20 horas a 35ºC, exceptuando al S. aureus y al estafilococo coagulasa negativo que se incubaron durante 24 horas.

Control de calidad. Para el control de calidad se utilizaron Etest con cepas bacterianas de referencia. Las cifras promedio de estudios anteriores de CIM se utilizaron como valores de referencia.

Resultados

Confirmación de la calidad. Para el control de calidad los laboratorios realizaron pruebas de calidad con tres cepas bacterianas de referencia. En general, el 96,2% de las CIM resultantes fueron aceptables.

Actividad contra estafilococo. El orden de actividad para todos los agentes evaluados utilizando valores de CIM90 fue imipenem > oxacilina > cefpiroma > cefoperazona/sulbactam > cefepima > ceftazidima.

Actividad contra E. coli y K. pneumoniae. La mayoría de los agentes probados presentaron actividad antibiótica contra E. coli y K. pneumoniae, exceptuando la piperacilina que presentó un 10.8% de resistencia. No se observaron cepas resistentes al imipenem.

Actividad contra otras enterobacterias. Enterobacter spp. y Citrobacter freundii mostraron menores tasas de susceptibilidad a la piperacilina (76.8-77.9%), ceftazidima (76.5-78.5%) y cefoperazona/sulbactam (88.3-89.6%) en comparación con los otros betalactámicos. Las tasas de sensibilidad a la cefepima (97.2-98.6%) y al imipenem (98.8-99.8%) fueron superiores a la de cefpiroma (93.4-96.5%). Para el grupo de Proteus spp. las tasas de susceptibilidad fueron del 90.5% para la piperacilina y 91.1% para el imipenem, siendo menores que para otros betalactámicos. En el caso de Serratia spp. las tasas de sensibilidad fueron menores para la piperacilina (83.6%) y cefoperazona/sulbactam (85.4%) en comparación con los otros betalactámicos evaluados (92-96.2%)

Actividad contra los bacilos gram negativos no fermentadores. La combinación cefoperazona/sulbactam fue la más potente contra las cepas de Acinetobacter spp., con un 96.6% de sensibilidad, seguida por imipenem con un 95%, ceftazidima con 88.6%, cefepima 85.4% y cefpiroma 85.3%. Una menor tasa de sensibilidad se vio con la piperacilina con un 68.8%. La resistencia de P. aeruginosa fue alta para todos los antibióticos evaluados con excepción de piperacilina y ceftazidima.

Discusión

Los autores presentan un programa de vigilancia sencillo y reproducible. El control de calidad efectuado mantuvo una exactitud casi total. En comparación con estudios previos, el imipenem mantuvo la actividad antibiótica contra las bacterias gramnegativas y grampositivas con excepción de las cepas de Proteus spp. indol-positivas, Acinetobacter spp. y P. aeruginosa. En general, la cefepima fue activa contra todos los microorganismos, incluyendo bacterias gramnegativas como la P. aeruginosa. La afinidad de las betalactamasas clase C a la cefepima es muy baja, por lo que este agente es muy estable contra éstas. Enterobacter spp., Citrobacter freundii, Serratia marcescens y Proteus indol-positivo codifican el gen de betalactamasas AmpC; estas betalactamasas hidrolizan a las penicilinas y a las cefalosporinas, pero no a las cefalosporinas de amplio espectro. Los autores interpretan que las enterobacterias con CIM bajo para cefepima son sobreproductoras de betalactamasas AmpC. En el presente estudio, el 2.9% de las cepas de E. coli y el 2% de K. pneumoniae mostraron resitencia a la ceftazidima. Las cepas de P. aeruginosa productoras de betalactamasas clase B son cepas resistentes a múltiples antibióticos, incluidos los carbapenems. El 1.9% de las cepas de P. aeruginosa eran productoras de metalobetalactamasas, lo que coincide con estudios previos. Se encontró 30.8% de cepas resistentes al imipenem, lo que sugiere que la betalactamasa clase B no es el principal responsable de la resistencia en este microorganismo. La ceftazidima no utiliza la proteína de membrana OprD como principal vía de penetración, lo que sugiere que el mecanismo de resistencia de este microorganismo al imipenem sería la disminución o ausencia de esta proteína en la membrana. El uso de penicilinas en el tratamiento de las infecciones por P. aeruginosa disminuye año a año, y en este estudio se mostró que el número de cepas susceptibles a la piperacilina está en aumento. Esto refleja la recuperación de la sensibilidad de la P. aeruginosa a la piperacilina.

Los resultados de este estudio en lo referente a la resistencia al imipenem por parte de la P. aeruginosa difieren de lo informado por otro ensayo realizado posteriormente. Como se utilizaron las mismas cepas bacterianas, se cree que la diferencia se debe a distintos métodos de almacenamiento. Por lo tanto, los autores sugieren la elección de otro medio de almacenamiento, ya que en el por ellos utilizado (Casitona) las bacterias pueden perder los genes codificados por plásmidos.

Según los autores, la resistencia de las cepas de P. aeruginosa al imipenem aumentó en comparación con estudios previos. Los resultados de la presente investigación sugieren que la participación del OprD es un mecanismo de resistencia mayor de este microorganismo contra el imipenem. También se observó un aumento en la sensibilidad de P. aeruginosa a la piperacilina en comparación con estudios anteriores. La cefepima mantiene su actividad antibiótica contra las bacterias grampositivas y gramnegativas. Es necesario continuar con los programas de vigilancia para evaluar los antibióticos que se encuentran actualmente en el mercado.

 

Ref: INFECTO