GINECOLOGIA

 

TITULO: La Tibolona y la Terapia de Reemplazo Hormonal no Afectan la Concentración de Homocisteína en Plasma

AUTOR: Kiran H, Kiran G, Çetin M

TITULO ORIGINAL: Effects of Hormone Replacement Therapy on Serum Homocysteine and C-Reactive Protein Levels in Postmenopausal Women

CITA: Journal of the Turkish German Gynecological Association 7(1):18-23, Mar 2006

MICRO: La tibolona o la terapia mixta con estrógenos equinos conjugados más acetato de medroxiprogesterona no ejercen efectos clínicamente relevantes sobre la concentración sérica de homocisteína o de proteína C reactiva.

 

Introducción

En los países desarrollados, la enfermedad cardiovascular representa la principal causa de morbilidad y mortalidad. Luego de la menopausia, la frecuencia de enfermedad coronaria aumenta considerablemente. Aunque varios estudios epidemiológicos sugirieron que la terapia de reemplazo hormonal (TRH) podría asociarse con un efecto cardioprotector, un amplio trabajo clínico aleatorizado -Heart and Estrogen/progestin Replacement Study (HERS)- mostró que este tipo de tratamiento no se asocia con efectos cardíacos favorables.

La homocisteína es un metabolito de la metionina. Desde hace tiempo, la hiperhomocisteinemia representa un factor independiente de riesgo de enfermedad cardiovascular, de accidente cerebrovascular y de enfermedad vascular periférica. Asimismo, se observó que los niveles de homocisteína suelen ser más altos en mujeres posmenopáusicas y que diversos trastornos genéticos (por ejemplo, la deficiencia de la metilene-tetrahidrofolato reductasa) o las deficiencias nutricionales (de folato o de vitamina B6 o B12) pueden comprometer el metabolismo de la homocisteína y ocasionar hiperhomocisteinemia. En este contexto, algunos trabajos clínicos sugirieron que la TRH podría disminuir la homocisteína en sangre; así, el posible efecto beneficioso de la terapia hormonal podría atribuirse en parte a su acción sobre este metabolito.

Por su parte, la proteína C reactiva (PCR) es un marcador de inflamación que predice fuertemente eventos cardiovasculares en sujetos de ambos sexos. Se ha observado que la TRH puede elevar la concentración de PCR y este fenómeno explicaría, en cierta medida, la mayor incidencia de eventos cardiovasculares adversos en mujeres que reciben esta terapia. Posiblemente, la mayor concentración de PCR se acompañe de acción trombótica y aumento de la inestabilidad de la placa ateromatosa.

La tibolona es un esteroide sintético con actividad estrogénica, progestacional y androgénica que se utiliza en mujeres posmenopáusicas por su efecto favorable sobre los síntomas climatéricos, porque mejora la libido y se asocia con acción beneficiosa sobre el hueso y los parámetros lipídicos. Sin embargo, la información en relación con los efectos de tibolona sobre la homocisteína y la PCR es escasa. En este trabajo, los autores analizaron la acción de tibolona sobre estos parámetros en comparación con los efectos de la TRH con estrógenos equinos conjugados (EEC) más acetato de medroxiprogesterona (MPA), cuyos efectos sobre los marcadores también son discutibles.

Material y métodos

El estudio abarcó 62 mujeres posmenopáusicas sanas con útero intacto. Las participantes tenían entre 40 y 62 años, llevaban al menos 6 meses de amenorrea y tenían una concentración de hormona folículo estimulante de más de 30 mUI/ml. Ninguna de las mujeres había recibido TRH en los 3 meses previos al estudio; tampoco estaban tratadas con drogas hipolipemiantes, antihipertensivas, vitamina B6 o B12 o suplementos de folato. Fueron excluidas las mujeres sometidas a ooforectomía bilateral, con sangrado vaginal sin diagnóstico etiológico, antecedente de enfermedad cardiovascular, cerebrovascular, tromboembólica, hepática o renal.

Las 62 participantes fueron asignadas a 3 grupos: 25 recibieron tibolona oral en dosis de 2.5 mg por día; 24 fueron tratadas con 0.625 mg diarios de EEC más 2.5 mg por día de MPA durante 6 meses, mientras que a las 13 restantes no se les indicó ningún tipo de terapia. Se tomaron muestras de sangre para determinación de homocisteína (inmunoensayo de polarización) y de PCR (nefelometría).

Resultados

Cinco mujeres abandonaron prematuramente la investigación: 2 de las asignadas a EEC más MPA presentaron sangrado vaginal y mastalgia y una de las tratadas con tibolona tuvo sangrado vaginal. Las restantes abandonaron el protocolo por motivos no relacionados con la droga. Las características clínicas y de laboratorio iniciales fueron semejantes en todas las pacientes; no se registraron diferencias significativas en la concentración de homocisteína o de PCR entre los grupos.

Hacia el final del estudio, ninguno de los tratamientos activos se acompañó de modificaciones sustanciales en los niveles de homocisteína (tibolona, p = 0.29; EEC más MPA, p = 0.68). La tibolona tampoco indujo cambios en la concentración de PCR (p = 0.85). En cambio, los EEC más MPA se asociaron con una elevación de 105.7% en los niveles de este marcador (p = 0.017). La homocisteína y la PCR no se modificaron en el grupo placebo (p = 0.10 y p = 0.99, respectivamente).

Discusión

La tibolona, administrada durante 6 meses, no indujo cambios en los niveles de homocisteína, resultados que coinciden con otras investigaciones. Según los expertos, la tibolona tiene una actividad estrogénica de aproximadamente 1/50 respecto de la de etinilestradiol y una acción progestacional de aproximadamente 1/8 de la noretisterona; asimismo, tiene un tercio de potencia androgénica en comparación con esta última. Diversos estudios sugirieron que los estrógenos, cuando se utilizan en forma aislada, se asocian con una reducción de los niveles de homocisteína en sangre. Sin embargo, su administración en combinación con noretisterona anularía este efecto.

 

Ref: GINECO