GINECOLOGIA

 

TITULO : Antecedentes de Aborto y Riesgo Subsiguiente de Preeclampsia

AUTOR : Dempsey JC, Sorensen TK, Qiu C y colaboradores

TITULO ORIGINAL : [History of Abortion and Subsequent Risk of Preeclampsia]

CITA : The Journal of Reproductive Medicine 48(7):509-514, Jul 2003

MICRO : Las mujeres multíparas con antecedentes de aborto presentan menor riesgo de preeclampsia en un embarazo subsiguiente.

Introducción

Muchos investigadores han analizado la paridad como factor de riesgo potencial para el desarrollo de hipertensión inducida por el embarazo y preeclampsia, pero muy pocos han estudiado específicamente el efecto de los antecedentes de aborto. MacGillivray sugirió en 1958 que cualquier embarazo previo, aun uno terminado en aborto, protegía contra la hipertensión inducida por el embarazo en la gestación siguiente. Varios estudios recientes han apoyado esta teoría de la multiparidad, aunque otros la han negado. Tales disparidades pueden originarse en la variabilidad biológica vinculada con el tipo (inducido versus espontáneo), el número o el momento del aborto investigado.

El propósito del presente estudio fue examinar el efecto del tipo, número y momento del aborto sobre el desarrollo de preeclampsia en embarazos ulteriores.

Material y métodos

El diseño del presente estudio fue de casos y controles y se basó en las historias clínicas hospitalarias. Entre 1998 y 2001 se reunieron 199 casos de preeclampsia y 383 controles. Se recolectó información acerca de los antecedentes obstétricos y otras covariables, tales como el peso previo al embarazo y la altura de la paciente.

Resultados

De las 582 mujeres enroladas en el estudio, 229 (39.3%) presentaban como antecedentes al menos un aborto, espontáneo o inducido. Esto incluyó 84 (42.2%) casos y 145 (37.9%) controles. De las 331 mujeres nulíparas del estudio, 42 (12.7%) habían experimentado al menos un aborto espontáneo, 60 (18.1%) al menos un aborto inducido y 11 (3.3%) al menos uno de cada tipo.

Los modelos finales de regresión logística fueron ajustados según edad materna, raza, índice de masa corporal (BMI) previo al embarazo, hábito de fumar (alguna vez/nunca) y estado civil.

El haber experimentado al menos un embarazo a término previo se asoció con un riesgo significativamente inferior de desarrollar preeclampsia cuando no existían antecedentes de aborto (OR = 0.29), y en aquellas mujeres que tenían al menos un aborto previo (OR = 0.40), luego de ajustar según factores de confusión. Los OR para todas las otras categorías que reflejaban antecedentes de aborto materno fueron rodeados por muy amplios intervalos de confianza que incluían el valor nulo de 1.0.

Entre las mujeres nulíparas, el riesgo de preeclampsia fue similar en aquellas que habían experimentado un aborto (OR = 1.17) y aquellas que tenían como antecedente al menos dos (OR = 1.26), luego de ajustar por factores de confusión. Pese a que se observó un leve aumento del riesgo en estos grupos cuando se compararon con las pacientes de referencia, los resultados no fueron estadísticamente significativos. Nuevamente, las mujeres multíparas, tanto con abortos previos como sin ellos, experimentaron reducción del riesgo de preeclampsia. Las inferencias respecto de la relación entre el tipo y número de abortos y el riesgo de preeclampsia fueron mayormente similares en dirección y magnitud cuando los análisis se restringieron a los casos de preeclampsia que reunían los Criterios de Diagnóstico del año 2002 para dicha patología (n = 94). Luego de ajustar según factores de confusión, las mujeres multíparas con antecedentes de aborto y sin antecedentes experimentaron reducciones de 62% (OR = 0.38) y 63% (OR = 0.37), respectivamente, en cuanto al riesgo de desarrollar preeclampsia en embarazos subsiguientes, en comparación con las mujeres nulíparas sin antecedentes de aborto.

Entre las mujeres nulíparas con antecedentes de un aborto único, la edad gestacional del feto al momento del aborto no pareció influir el riesgo de preeclampsia. Sin embargo, cuando las mujeres nulíparas con al menos un aborto de cualquier tipo fueron examinadas en base al número y momento de ocurrencia del aborto, las que habían experimentado al menos un aborto antes de las 9 semanas cumplidas de gestación, y al menos un aborto luego de las 9 semanas cumplidas, presentaron dos veces mayor riesgo cuando fueron comparadas con mujeres nulíparas sin antecedentes de abortos (OR ajustado = 2.39). Esta asociación, sin embargo, no alcanzó significación estadística.

Discusión

Las mujeres multíparas con antecedentes de aborto o sin antecedentes de aborto, mostraron disminución del riesgo de preeclampsia en este estudio de casos y controles. El tipo de aborto (espontáneo o inducido) no pareció ejercer influencia sobre este riesgo entre mujeres nulíparas, como tampoco la cantidad de abortos. El momento de la terminación del embarazo previo tampoco se asoció con riesgo de preeclampsia en el embarazo siguiente.

Deben considerarse varias limitaciones importantes al interpretar los resultados del estudio. En primer lugar, no puede excluirse la posibilidad de sesgos de selección. En este estudio, la tasa de participación de controles fue 50%, y la de casos de 85%. Pese a que las características demográficas y reproductivas fueron muy similares entre ambos grupos, no puede excluirse la posibilidad de sesgos al respecto. En segundo término, los antecedentes de abortos fueron autorreferidos por las pacientes, por lo que fueron potencialmente susceptibles de sesgos. En tercer lugar, no se contó con información acerca de la paternidad y no se midió el intervalo intergenésico. Algunos investigadores han sugerido que las mujeres se encontrarían protegidas contra la preeclampsia en un embarazo subsiguiente sólo cuando éste provenía de la misma pareja, debido a adaptaciones inmunológicas a los antígenos paternos. Otros, sin embargo, consideran que la diferencia en cuanto al riesgo podría obedecer al intervalo entre nacimientos o embarazos, o a la cantidad de antígenos leucocitarios humanos compartidos por los padres. En cuarto término, las cifras pequeñas limitan las inferencias del análisis, especialmente aquellas destinadas a evaluar la asociación entre la cronología del aborto previo y el riesgo de preeclampsia.

Los factores causales involucrados en la asociación ya descrita entre antecedentes obstétricos y riesgo futuro de preeclampsia aún no han sido dilucidados, pero se ha planteado la hipótesis de un mecanismo inmunológico. Varios investigadores han sugerido una mala adaptación inmunológica que resultaría de una inadecuada exposición materna a los antígenos seminales paternos, que conducen a una defectuosa placentación y, subsecuentemente, a mayor riesgo de desarrollar preeclampsia.

En síntesis, los resultados del presente estudio confirman el trabajo de otros investigadores acerca de que las mujeres multíparas con antecedentes de aborto o sin ellos presentan riesgo reducido de preeclampsia.

 

Ref: INET, SAMET, GINECO