CLINICA MEDICA

 

TITULO : La Trombocitosis Reactiva es Producida por la Interacción de la Trombopoyetina y las Citoquinas Liberadas por el Proceso Inflamatorio

AUTOR: Ceresa IF, Noris P, Balduini CL y colaboradores

TITULO ORIGINAL: Thrombopoietin Is not Uniquely Responsible for Thrombocytosis in Inflammatory Disorders

CITA: Platelets 18(8):579-582, Dic 2007

MICRO: La trombocitosis reactiva, encontrada en los pacientes con enfermedades inflamatorias sistémicas, no es producto de la acción aislada de la trombopoyetina, sino de su interacción con otras citoquinas plasmáticas, como la interleuquina-6.

 

 

Introducción

La trombopoyetina (TPO) es la hormona que genera el principal estímulo a la megacariopoyesis. Es sintetizada en forma constante en el hígado, los riñones y el músculo esquelético, y eliminada de la circulación por las plaquetas y los megacariocitos por un mecanismo mediado por receptores. En las personas sanas existe una relación inversa entre el número de plaquetas y los niveles de esta hormona. En los pacientes con procesos inflamatorios sistémicos (artritis reumatoidea, enfermedad inflamatoria intestinal, infecciones) es posible encontrar niveles elevados de plaquetas en forma reactiva.

Los autores hacen referencia a estudios realizados en pacientes con enfermedades inflamatorias sistémicas o en períodos posoperatorios en los que se halló aumento de los niveles de TPO, actuando como proteína de fase aguda. A su vez, se encontró que la interleuquina 6 (IL-6), otra proteína de fase aguda, estimula la síntesis de TPO en el hígado y aumenta los niveles de TPO en sangre y el recuento de plaquetas. Sin embargo, ningún estudio encontró una correlación entre los niveles de TPO y el recuento de plaquetas en pacientes con parámetros elevados de inflamación sistémica. Por otra parte, no se detectaron niveles significativos de TPO en pacientes con trombocitosis reactiva.

En este estudio se compararon los niveles de TPO con el recuento de plaquetas en pacientes hospitalizados por diversas causas. Los sujetos incluidos en el análisis fueron separados en 2 grupos: el primero, conformado por los que presentaron elevación de los parámetros de fase aguda, eritrosedimentación (VSG) y proteína C reactiva (PCR) y, el segundo, con estos parámetros dentro de los valores normales. Además, se midieron los niveles de glicocalcina plasmática, que es parte de la glicoproteína Ib plaquetaria; por lo tanto, sus niveles plasmáticos son reflejo de la velocidad de recambio plaquetaria.

Pacientes y métodos

El análisis se basó en pacientes que requirieron internación por diversas causas (infecciones, neoplasias, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, etc.) en el período comprendido entre marzo de 2004 y diciembre de 2005. La edad promedio de los pacientes fue de 69 a 74 años, con predominio masculino (60%). En el momento de la admisión se tomaron muestras para determinar los niveles de citoquinas en sangre. Los niveles de plaquetas fueron controlados en forma periódica durante la internación.

La medición en sangre de los niveles de TPO, IL-6 y glicocalicina se realizó con estudios de enzimoinmunoanálisis (ELISA): la TPO con el Quantikine Human TPO Immunoassay; la IL-6, con el Quantikine Human IL-6 Immunoassay (ambos de R-D Systems, Minneapolis, EE.UU.) y la glicocalicina, con el Takara Bio Glyccalicin EIA (Takara Bio Inc., Japón).

Los pacientes fueron divididos en 2 grupos según presentaran o no elevación de los parámetros de fase aguda. Se seleccionaron como índices de la presencia de un proceso inflamatorio sistémico, la VSG (mayor de 30 mm/h en los hombres y mayor de 45 mm/h en las mujeres) y la PCR (mayor de 1.8 mg/dl). Los pacientes con valores normales de VSG y PCR se utilizaron como grupo de control por edad. Fueron excluidos del estudio los pacientes con trombocitopenia, cirrosis, insuficiencia renal y enfermedades oncohematológicas. Fueron evaluados 99 participantes: 53 pacientes que presentaron elevación de los parámetros de fase aguda seleccionados, 28 sujetos que obtuvieron resultados normales y 18 individuos sanos. Del grupo que presentó elevación de la VSG y la PCR, 38 tuvieron recuentos de plaquetas normales, mientras que 15 casos mostraron trombocitosis, ya sea en el momento del ingreso o durante la internación.

Resultados y discusión

Los 53 pacientes internados con niveles elevados de los parámetros de fase aguda presentaban niveles de TPO y de recuentos de plaquetas mayores que sus pares del grupo de control (p menor de 0.01). Sin embargo, los niveles de plaquetas y de TPO resultaron similares al evaluar a los pacientes por grupos según la enfermedad subyacente. En consecuencia, se consideró que el aumento de la TPO y de los niveles plaquetarios se relacionó con los reactantes de fase aguda y no con la enfermedad de base.

Los resultados mostraron una correlación significativa entre los niveles de VSG y PRC, de PCR e IL-6, de TPO y PCR y de TPO e IL-6 (en todos los casos p menor de 0.01). En contrapartida, no fue evidente la correlación entre los niveles de TPO y de plaquetas (p no significativa).

Según interpretan los autores, la TPO no sería la única responsable de la trombocitosis encontrada en los pacientes con procesos inflamatorios sistémicos. A favor de esta hipótesis, el análisis de los pacientes con parámetros de inflamación sistémica, categorizados según el recuento de plaquetas, muestra que, a niveles de TPO similares, pueden presentarse recuentos de plaquetas normales o elevados; de hecho, 38 pacientes presentaron recuentos normales y sólo 15, trombocitosis (p no significativa).

En el análisis de los datos se incluyó la medicación administrada en cada caso (diuréticos, antibióticos, corticoides, anticoagulantes y antiagregantes plaquetarios). No se encontró correlación entre el tratamiento con glucocorticoides y los niveles de TPO y de plaquetas en sangre.

Con el objeto de evaluar si la trombocitosis impedía objetivar una vida media plaquetaria disminuida, se midieron los niveles de glicocalicina. A partir de los resultados, se calculó el índice de glicocalicina, según el recuento de plaquetas en forma individual. Este parámetro se utilizó como representante de la velocidad de recambio plaquetario. Se comprobaron niveles similares de glicocalicina en los pacientes con trombocitosis y con plaquetas normales; se concluyó que no existen modificaciones significativas en el tiempo de supervivencia promedio de las plaquetas (p no significativa).

Los hallazgos descritos, sumados a la falta de correlación entre los niveles de TPO y glicocalicina, parecen reforzar la hipótesis de que la TPO no es el único factor estimulante de la trombocitosis. Los autores hacen referencia a estudios previos en animales que demostraron que la eliminación de la TPO o el bloqueo de sus receptores generan trombocitopenia grave, pero no la carencia absoluta de plaquetas. Así, se comprueba que debe haber otros factores que participan en la regulación de la megacariopoyesis. La IL-6 parece tener algún efecto, ya que se encontró una correlación significativa entre los niveles de IL-6, TPO y plaquetas (p menor de 0.01).

Por otra parte, los pacientes del grupo control sin elevación de las proteínas de fase aguda tuvieron niveles más elevados de plaquetas que sus pares sanos (p menor de 0.05). Sin embargo, los resultados no son comparables porque el grupo de pacientes sanos presentaba una edad promedio de 30 años, a diferencia de los 69 años promedio del grupo de control. Además, los niveles de TPO de los participantes del grupo de control fueron mayores que los de la población general. Los autores señalan que no existen estudios que evalúen los niveles de TPO según la edad, los cuales ayudarían a interpretar las diferencias observadas.

En conclusión, sobre la base de los resultados de este estudio queda comprobado que la TPO actúa como una proteína de fase aguda y participa en la regulación de la trombocitosis encontrada en los procesos inflamatorios. Sin embargo, la trombopoyesis reactiva se produciría en respuesta a una red de estímulos de mayor complejidad que lo considerado hasta el momento y otros factores actuarían en forma concomitante con la TPO en la elevación del recuento de plaquetas.

 

Ref: CLMED