CIRUGIA

 

TITULO : Alteración de la Función Sexual luego de la Histerectomía Supracervical Intrafascial Clásica y la Histerectomía Total

AUTOR : Kim D, Lee Y y Lee E

REVISTA : [Alteration of Sexual Function after Classic Intrafascial Supracervical Hysterectomy and Total Hysterectomy]

CITA : The Journal of the American Association of Gynecologic Laparoscopists 10(1):60-64, Feb 2003

MICRO : No existen diferencias significativas en cuanto a la función sexual posoperatoria entre mujeres sometidas a histerectomía supracervical intrafascial clásica o a histerectomía total.

 

Introducción

Algunas mujeres perciben la histerectomía como una amputación de su feminidad; estas mujeres suelen preocuparse acerca de los efectos potenciales de estas intervenciones sobre su función sexual. El tema es muy complejo, dado que los factores intervinientes, ya sean físicos o psicológicos, tales como la relación con su pareja, los efectos hormonales, el bienestar socio-psicológico, la indicación quirúrgica, la raza, la cultura y el tipo de cirugía efectuada, ejercen influencias variadas e incuantificables sobre la sexualidad.

Masters y Johnson, en sus primeros estudios acerca de la respuesta sexual femenina, sugirieron que, al menos en algunas mujeres, el útero podría ejercer un papel en la fisiología del así llamado "orgasmo vaginal". Por ello, algunos investigadores han sugerido que el orgasmo vaginal podría verse afectado luego de la histerectomía total. Dos estudios prospectivos, sin embargo, hallaron que el interés en la actividad sexual aumentaba significativamente luego de la cirugía, pero otros dos estudios prospectivos concluyeron que la frecuencia del orgasmo no variaba luego de intervención. Así, la relación existente entre la histerectomía y la función sexual permanece aún poco clara, dada la aparente contradicción existente en la literatura. Sin embargo, la opinión general indica que la cirugía en sí misma no produce disfunción sexual.

El verdadero motivo de debate es determinar si la histerectomía subtotal confiere beneficios por sobre la histerectomía total respecto de la función sexual. Por ejemplo, de acuerdo con un estudio prospectivo, la frecuencia de la libido no cambia significativamente luego de la histerectomía (tanto total como subtotal), y el porcentaje de mujeres con orgasmos infrecuentes aumentaba desde el 29.7% antes de la intervención, hasta 46.7% un año después de la histerectomía total; sin embargo, no se observó incremento significativo de los orgasmos infrecuentes en mujeres sometidas a amputación uterina supravaginal.

El interés por la histerectomía supracervical se ha reavivado gracias a la introducción de la histerectomía supracervical intrafascial clásica (HSIC), efectuada por técnicas de pelviscopia y laparotomía. En esta intervención, el soporte del piso pelviano no se ve afectado, los ligamentos cardinal y uterosacro no son dañados, y la vagina tampoco es abierta, por lo cual la respuesta sexual posoperatoria podría no modificarse. Desgraciadamente, ningún estudio ha evaluado los cambios en cuanto a la función sexual luego de la HSIC efectuada por pelviscopia o laparotomía.

 

Material y métodos

El presente estudio evaluó retrospectivamente los efectos de la histerectomía sobre la función sexual. Se revisaron los registros hospitalarios para determinar el número y los métodos de las histerectomías efectuadas desde abril de 1999 hasta abril de 2000 por enfermedades benignas. El límite etario superior fue de 47 años con el fin de evitar los efectos de los cambios hormonales perimenopáusicos. Las mujeres sometidas a ooforectomía bilateral o a reparación vaginal simultánea, y aquellas que no llevaban una vida sexual regular fueron excluidas. Los niveles séricos de estradiol, hormonas luteinizante y foliculoestimulante determinados luego de la histerectomía fueron de tipo premenopáusico en todas las pacientes, lo cual indicaba que ninguna de ellas se encontraba recibiendo terapia de reemplazo hormonal.

Las 358 mujeres seleccionadas fueron interrogadas acerca de su función sexual antes y después de la histerectomía. El intervalo de tiempo transcurrido entre el cuestionario y la operación osciló entre 12 y 24 meses. Las principales indicaciones para la histerectomía fueron los leiomiomas, la adenomiosis y el sangrado uterino anormal. Se efectuó HSIC a 108 mujeres, e histerectomía total a 125. La edad media al momento de la entrevista era de 42.4 años y de 43.1 años, respectivamente. No existían diferencias significativas en cuanto a la media de la edad, paridad (2.24 versus 2.43), el intervalo de tiempo entre el cuestionario y la HSIC (17.3 versus 17.8 meses) entre los grupos.

Se envió un cuestionario estándar a todas las pacientes, el cual indagaba acerca de datos sociológicos, relaciones con la pareja, datos ginecológicos, intervalo de tiempo entre la operación y el primer coito posoperatorio, la libido, la frecuencia coital, la frecuencia y el grado de los orgasmos experimentados. Los cambios en la función sexual (mejorado, sin cambios o deteriorados) fueron determinados desde antes hasta después de efectuada la histerectomía. La frecuencia coital fue clasificada como: una vez por mes o menos, 2 a 4 veces/mes, 1 a 2 veces/semana o más de dos veces por semana. La frecuencia de orgasmos fue clasificada como: nunca, raramente, la mayoría de las veces o siempre. La libido y el grado de orgasmo fueron calificados como: muy fuerte, fuerte, moderado, débil o ausente.

De los 358 cuestionarios enviados, 74.3% fueron devueltos. Se excluyeron las mujeres incapaces de completar el cuestionario (11), aquellas cuya relación marital había cambiado significativamente (4), las que nunca habían experimentado orgasmos antes del histerectomía (10), y aquellas cuya frecuencia coital era de una vez por mes o menos antes de la histerectomía (8); así, el grupo de estudio constó de 233 mujeres. Las 108 HSIC fueron efectuadas mediante pelviscopia (94) o laparotomía (14). Las 125 histerectomías totales fueron efectuadas por vía abdominal (36), vaginal (7) o por vía vaginal con asistencia laparoscópica (82).

Resultados

La media del intervalo transcurrido entre la cirugía y el primer coito posoperatorio fue de 44.71 ± 21.46 días en el grupo de HSIC, y de 48.92 ± 24.52 días en el grupo de histerectomía total (NS). En el grupo de HSIC, el 77.8% de las mujeres (84) refirieron mejoría (2) o ausencia de cambios (82) en cuanto a la libido, y el 22.2% (24) refirieron deterioro. En el grupo de histerectomía total, el 72% de las mujeres (90) refirieron mejoría (4) o ausencia de cambios (86) en cuanto a la libido, y 28% (35%) manifestaron deterioro (NS).

Cuando fueron indagadas acerca de si la frecuencia coital había variado luego de la histerectomía, el 72.2% del grupo de HSIC refirió mejoría (2) o ausencia de cambios (76), y el 27.8% (30) refirieron deterioro. En el grupo de histerectomía total, el 71.2% (89) refirieron mejoría (3) o esencia de cambios (86), y el 28.8% (36) refirieron deterioro (NS).

El mismo patrón fue observado en cuanto a la frecuencia y grado del orgasmo. La frecuencia mejoró luego de las HSIC en el 1.8% de las mujeres (2), y permaneció sin cambios en el 71.3% (77), mientras que se deterioró en el 26.9% (29). La frecuencia luego de la histerectomía total mejoró en el 2.4% (3), permaneció inalterado en el 68% (85), y se deterioró en el 29.6% (37). El grado del orgasmo luego de la HSIC mejoró en el 1.8% de las mujeres (2), permaneció inalterada en el 72.3% (78), y empeoró en el 25.9% (28). El grupo de histerectomía total refirió mejoría en el 2.4% (3), ausencia de cambios en el 67.2% (84), y deterioro en el 30.4% (38; NS).

Discusión

Los cambios anatómicos luego de la histerectomía total son más grandes con la amputación supracervical. En teoría, existen ventajas potenciales en dejar el cuello uterino in situ, incluyendo la reducción de la morbilidad operatoria inmediata y la mejoría de la función sexual a largo plazo. No se han hallado diferencias estadísticamente significativas en cuanto a la libido entre ambas operaciones, pero la frecuencia de orgasmos fue significativamente inferior un año después de la histerectomía total, mientras que permaneció sin cambios en el grupo de HSIC. Sin embargo, el presente estudio no halló beneficios en la función sexual asociados con la HSIC por sobre la histerectomía total, por lo cual serían necesarios más estudios prospectivos con un adecuado diseño para comparar las pacientes sometidas a HSIC con apropiados grupos controles sometidos a histerectomía total para confirmar esta situación.

 

Ref : INET, SAMET, CIRUG, GINECO