CARDIOLOGIA

 

TITULO : Utilidad de la Tomografía Computarizada con Detectores Múltiples para la Evaluación de los Diámetros de las Arterias Coronarias

AUTOR: Sinha A, Mahnken A, Borghans A y colaboradores

TITULO ORIGINAL: Multidetector-Row Computed Tomography vs. Angiography and Intravascular Ultrasound for the Evaluation of the Diameter of Proximal Coronary Arteries

CITA: International Journal of Cardiology 110(1):40-45, Jun 2006

MICRO: La tomografía computarizada con detectores múltiples alineados es una herramienta promisoria para la medición del diámetro de los segmentos proximales de las arterias coronarias, con una buena correlación con los métodos invasivos.

 

 

Introducción

Recientemente, la tomografía computarizada con detectores múltiples alineados (TCDM) realizada con el electrocardiograma ha emergido como un nuevo método no invasivo para la visualización de las arterias coronarias. Varios estudios demostraron su confiabilidad para la evaluación de los segmentos proximales de las arterias coronarias, con una sensibilidad y especificidad altas para la detección de estenosis coronarias documentadas angiográficamente. Sin embargo, existe menos información sobre la exactitud de la TC para la medición del diámetro de las arterias coronarias en comparación con las técnicas invasivas.

En el presente trabajo, los autores compararon la medición de los diámetros de las arterias coronarias mediante TCDM con la evaluación cuantitativa de la angiografía coronaria y del ultrasonido intravascular (USIV).

Material y métodos

Fueron evaluados 18 pacientes consecutivos con enfermedad conocida o sospechada. Todos estaban internados por angor desencadenado por esfuerzos leves a intensos de acuerdo con la Canadian Cardiovascular Society, mayor a 1 y con indicación de coronariografía. Fueron excluidos los individuos con angina inestable, contraindicaciones para la administración de agentes de contraste, cirugía de revascularización coronaria previa, frecuencia cardíaca mayor de 75 lpm, arritmias o mujeres en período de lactancia.

La adquisición de las imágenes con la TCDM se realizó antes de la coronariografía y para ello se utilizó un equipo de 4 hileras. No se administraron beta bloqueantes para el estudio debido a que los pacientes ya los recibían o tenían frecuencia cardíaca menor de 70 o 75 lpm.

Para optimizar la administración de material de contraste se realizó un bolo de prueba de 20 ml del agente y se determinó el tiempo de tránsito, utilizado para estimar la demora en el comienzo de la toma de las imágenes. Para el estudio se administraron 120 ml de contraste a una velocidad de 2.5 ml/s y se indicó al paciente contener la respiración durante 35 a 40 segundos. Para obtener imágenes sin movimiento se determinó el punto óptimo de gatillado mediante la reconstrucción de las imágenes axiales a 40%, 50%, 60%, 70% y 80% del intervalo RR y se analizaron para determinar los artefactos de movimiento de las coronarias en cada paciente. Todas las imágenes se transfirieron a un centro externo donde las analizaron investigadores que no contaban con información sobre los pacientes. Se midieron los diámetros de las coronarias en el origen y luego de 10, 30 y 50 mm desde el origen con el objetivo de evitar los diámetros menores de 2 mm, que no se pueden analizar en forma confiable con la TC de 4 hileras.

Luego de 1 a 4 días de la TC, se realizó la angiografía coronaria y el USIV. Para evitar el espasmo vascular se administraron 0.2 mg de nitroglicerina intracoronaria. El USIV se realizó inmediatamente después de la coronariografía. La medición de los puntos relacionados con aquellos utilizados en la angiografía y en la TC dentro de la extensión longitudinal de la coronaria se determinaron mediante el cálculo de la duración del pullback para 0 (origen), 10, 30 y 50 mm. El contorno luminal se estableció mediante la utilización de un programa de detección semiautomática de bordes. En el caso en que no fuera posible la medición de un punto determinado con USIV, no fueron incluidas las mediciones de la TC y la coronariografía en ese punto.

Resultados

No se presentaron complicaciones durante el estudio. De los 72 puntos que midió la TC, 11 (15.3%) no pudieron evaluarse debido a una calidad de imagen reducida. Tampoco pudieron realizarse mediciones en todos los puntos con el USIV debido a problemas técnicos (3 pacientes). De este modo, se analizó un total de 50 juegos de imágenes completas de los puntos de medición del diámetro en 18 arterias coronarias, incluidas la descendente anterior (DA) en 7 pacientes (19), la circunfleja (Cx) en 3 participantes (8) y la coronaria derecha (CD) en 8 sujetos (23). El punto óptimo de gatillado para la reconstrucción de las imágenes en la TC con el menor artefacto por movilidad fue 64% ± 11% del intervalo RR para la DA, 67% ± 6% para la Cx y 50% ± 16% para la CD. No se observaron diferencias significativas entre las mediciones de las diferentes técnicas en el origen y a los 10 mm del mismo. Luego de 30 mm y 50 mm se produjeron diferencias significativas entre los métodos utilizados.

La correlación R entre las mediciones con TC y con angiografía coronaria cuantitativa fue alta en el origen de la arteria (0.909) y a los 10 mm distales al origen (0.913), y disminuyó a los 30 mm (0.841) y a los 50 mm (0.780). La correlación R entre la TC y el USIV fue de 0.934 en el origen y disminuyó a los 10, 30 y 50 mm (0.867, 0.880 y 0727, respectivamente).

Las diferencias en el diámetro luminal determinado por TC y angiografía o USIV varió entre 0.01 mm a 0.88 mm. Las mayores diferencias se observaron en pacientes con stent intracoronario en el vaso estudiado (luego de 30 mm y 50 mm).

Discusión

Los resultados de este estudio muestran que la medición de los segmentos proximales a medios de los diámetros de las arterias coronarias con TC tuvo buena correlación con la angiografía y el USIV.

Varios estudios investigaron la exactitud para la detección de estenosis coronarias de la TC en comparación con la angiografía. Aun con la tecnología de 4 hileras, la TC tuvo una exactitud diagnóstica elevada para la detección y cuantificación de las lesiones coronarias con una sensibilidad del 72% a 91% y una especificidad del 84% a 97% en los segmentos proximales. Sin embargo, sólo pocas investigaciones evaluaron la exactitud para la medición del diámetro luminal de las coronarias. Según los autores, la TCDM produjo resultados similares a los de la angiografía coronaria y al USIV respecto de los diámetros de los segmentos proximales de las coronarias. La correlación estrecha de las técnicas invasivas y no invasivas se deben a diversas razones técnicas: en primer lugar, los autores utilizaron cortes axiales para la visualización de la imagen, lo que correlacionó mejor con las determinaciones invasivas. Segundo, el posprocesamiento se realizó con una técnica de interpretación tridimensional. Tercero, los investigadores ajustaron la sincronización con el electrocardiograma de las coronarias para la optimización de la reconstrucción de la imagen.

La frecuencia cardíaca cumple un papel importante para la evaluación confiable de las arterias coronarias; en este trabajo, la media fue de 65 ± 8 lpm, motivo por el cual no fue necesaria la administración de beta bloqueantes por vía endovenosa antes del estudio.

Si bien la TC correlacionó bien con las otras 2 técnicas, se observaron diferencias en la medición de los diámetros luminales. En parte, eéstas podrían deberse a la resolución temporal de la TC; como resultado, los artefactos por movimiento probablemente reduzcan el valor diagnóstico de los angiogramas coronarios. Otra limitación importante fue la resolución espacial en el eje z, que desempeñó un papel importante especialmente para la evaluación de los diámetros más pequeños. Por último, la calcificación intraluminal puede producir artefactos, lo que podría ocasionar una subestimación del diámetro coronario. Un efecto similar se observaría en pacientes con stents. Las mayores diferencias entre la técnica no invasiva y las invasivas se produjeron en pacientes con stents ubicados en los segmentos proximales de la arteria analizada. Sin embargo, la TCDM parece ser una técnica no invasiva confiable para la evaluación de los segmentos proximales coronarios. Una ventaja consiste en el menor riesgo de complicaciones y el menor tiempo de estudio. La TCDM podría ayudar a diferir la cirugía en casos seleccionados de una definición insuficiente de lesión de tronco, y la utilización de TC con 16 hileras mejoraría la resolución temporal y espacial.

Conclusiones

La TCDM es una herramienta promisoria para evaluar los diámetros proximales de las arterias coronarias, con buena correlación con la angiografía y el USIV. Los autores esperan mejores resultados y una buena correlación de los segmentos más distales mediante la utilización de la TC de 16 hileras.

 

Ref: CARDIO