CARDIOLOGIA

 

TITULO : El Telmisartán Posee la más Fuerte Afinidad de Unión al Receptor Tipo 1 de la Angiotensina II: Comparación con Otros Bloqueantes del Receptor Tipo 1 de la Angiotensina II

AUTOR : Kakuta H, Sudoh K, Sasamata M y Yamagishi S

TITULO ORIGINAL: [Telmisartan has the Strongest Binding Affinity to Angiotensin II Type 1 Receptor: Comparison with other Angiotensin II Type 1 Receptor Blockers]

CITA: International Journal of Clinical Pharmacology Research 25(1):41-46, 2005

MICRO: El telmisartán podría presentar efectos reductores de la presión arterial prolongados y mejores propiedades cardioprotectoras en pacientes con hipertensión, debido a su mayor capacidad de antagonizar los receptores AT1.

 

 

Introducción

La hipertensión constituye un riesgo mayor para las enfermedades cardíacas y cerebrovasculares, y el sistema renina-angiotensina (SRA) desempeña un papel fundamental en la aparición y progresión de tales trastornos devastadores en los pacientes con hipertensión. La angiotensina II (AT II), una sustancia fisiológicamente activa del SRA, actúa como vasopresora al inducir vasoconstricción y provocar absorción de agua y sodio en el túbulo renal proximal, a través de la estimulación de secreción de aldosterona. Por lo tanto, la inhibición de los efectos fisiopatológicos de la AT II se considera beneficiosa para el tratamiento de la hipertensión. Esos efectos de la AT II son mediados por su unión a los receptores, de los cuales se conocen 4 subtipos (AT1, AT2, AT3 y AT4), aunque algunos aspectos de los subtipos AT3 y AT4 deben aún ser aclarados. El receptor AT1 se encuentra en los vasos sanguíneos, el hígado, los riñones, la corteza suprarrenal y el corazón, y los efectos cardiovasculares de la AT II son mediados principalmente por este receptor. El papel fisiológico del receptor AT2 no resulta bien comprendido, si bien también se encuentra en los vasos sanguíneos, los riñones, las glándulas suprarrenales, el corazón y el cerebro, y se piensa que podría tener efectos fisiológicamente opuestos a los mediados por el receptor AT1. Por lo tanto, el bloqueo selectivo del receptor AT1 por medio de los bloqueantes de los receptores de la angiotensina (BRA), puede permitir a la AT II libre estimular a los receptores AT2 no bloqueados, lo que podría proporcionar posibles efectos beneficiosos para el sistema cardiovascular.

Los BRA suprimen los efectos de la AT II generados por todas las vías, que incluyen la de las quimasas, cuya actividad no resulta alterada por los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina. Por otra parte, los BRA presentan pocos efectos adversos y no es probable que provoquen tos seca y angioedema como puede suceder con los inhibidores de la ECA.

El telmisartán es un bloqueante selectivo de los receptores AT1 y en el presente ensayo se compara su índice de disociación con el de otros BRA tales como el olmesartán, el candesartán, el valsartán, el losartán y un metabolito activo de éste último como el EXP3174, por medio de preparaciones de membrana que expresan el receptor humano AT1.

Material y métodos

Los porcentajes de unión se calcularon por medio de la radiactividad de unión en presencia o ausencia de cada uno de los BRA, y la inhibición porcentual se determinó sustrayendo el porcentaje de unión de 100. La curva de disociación se generó graficando la inhibición porcentual en función del tiempo de incubación, luego del agregado de la solución trazadora.

Resultados

En forma dependiente del tiempo la angiotensina II disoció al telmisartán, olmesartán, candesartán, valsartán, losartán y un metabolito activo de este último, el EXP3174, de los componentes de la membrana que expresaban el receptor humano AT1. La constante de velocidad de disociación de cada BRA fue 0.003248, 0.004171, 0.005203, 0.009946, 0.010027 y 0.008561 min-1, con las correspondientes vidas medias de 213, 166, 133, 70, 67 y 81 minutos, respectivamente.

Discusión

Existe gran cantidad de publicaciones que afirman que el SRA desempeña un papel fundamental en la patogénesis de las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares. Al respecto, varios estudios clínicos han demostrado el beneficio sustancial del bloqueo de dicho sistema para la protección de los órganos cardiovasculares. Además, se ha informado recientemente que las patologías vasculares cerebrales y cardíacas, tales como el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular y la muerte súbita cardíaca, ocurren con mayor frecuencia en horas de la mañana, y esto se asocia con la elevación matinal de la presión arterial. Estas observaciones sugieren que podría ser necesario el control estricto de la presión arterial durante las primeras horas de la mañana, por medio de los inhibidores de la ECA o de los BRA, para la prevención de los accidentes cardiovasculares en los pacientes con hipertensión.

En el presente ensayo, los autores señalan que demostraron por primera vez que el telmisartán presenta la mayor afinidad de unión con los receptores AT1 entre varios BRA examinados. El orden de afinidad fue telmisartán > olmesartán > candesartán > EXP3174 > valsartán > losartán. Por lo tanto, los hallazgos del presente estudio sugieren que el telmisartán podría presentar efectos reductores de la presión arterial de larga duración, y propiedades cardioprotectoras superiores en los pacientes con hipertensión, debido a su mayor capacidad para antagonizar al receptor AT1. En apoyo de esta hipótesis, los estudios clínicos han informado que el telmisartán es significativamente superior al losartán y al valsartán, en cuanto a su efecto antihipertensivo durante las primeras horas de la mañana, y que produce efecto antihipertensivo sostenido igual o mayor que el de la amlodipina, una droga antagonista del calcio de acción prolongada. El telmisartán también se une firmemente y en forma selectiva al receptor AT1, y presenta la vida media plasmática en 24 horas más prolongada entre los BRA, lo que apoya la utilidad del empleo de esta droga para el tratamiento de la hipertensión.

Varios estudios se han focalizado en los mecanismos de los efectos antihipertensivos prolongados de los BRA. En un ensayo que comparaba la potencia antihipertensiva de los BRA a lo largo de una gama de dosis empleadas en la práctica clínica, el orden de la potencia antihipertensiva se correlacionó con el grado de afinidad por el receptor AT1. Una relación similar se encontró en la duración de la inhibición de la contracción inducida por la AT II, en vasos sanguíneos aislados de ratas que habían sido tratados con un BRA. Estas observaciones podrían indicar que los efectos antihipertensivos de los BRA pueden ser proporcionales a su potencia de unión con el receptor. Por otra parte, en individuos sanos, la supresión por efecto del candesartán de la respuesta vasoconstrictora a la angiotensina II persistió a pesar de la disminución de sus concentraciones plasmáticas, lo que sugiere que la prolongada vida media para la disociación del receptor AT1 de los BRA, concluyen los autores, podría tener un papel significativo en sus efectos antihipertensivos sostenidos.

 

Ref: CARDIO