ALERGIA

 

TITULO: Montelukast es un Fármaco Eficaz y Seguro en Pacientes con Rinitis y Asma

AUTOR: Virchow J, Bachert C

TITULO ORIGINAL: Efficacy and Safety of Montelukast in Adults with Asthma and Allergic Rhinitis

CITA: Respiratory Medicine 100(11):1952-1959, Nov 2006

MICRO: El agregado de 10 mg diarios de montelukast mejora notablemente la sintomatología, la demanda de medicación y la calidad de vida en pacientes con asma y rinitis alérgica. Además, el fármaco tiene un excelente perfil de seguridad.

 

 

Introducción

La frecuencia de asma y rinitis alérgica (RA) es cada vez mayor en todo el mundo y la presencia de ambas alteraciones en el mismo paciente es un hecho habitual y sugirió el concepto recientemente introducido de "enfermedad única de la vía aérea". Se considera que el 10% a 30% de los sujetos de la población general presenta RA y que aproximadamente el 4% a 11% padece asma. Por su parte, cerca del 80% de estos últimos también tiene RA y los pacientes con RA presentan mayor riesgo de asma. El Allergic Rhinitis and its Impact on Asthma (ARIA) clasifica a la RA en intermitente o persistente según su duración y en leve o moderada a grave de acuerdo con la intensidad de las manifestaciones clínicas y la influencia sobre la calidad de vida (QoL [quality of life]). Por su parte, estas guías recomiendan el tratamiento simultáneo de ambos trastornos para lograr el control óptimo de la sintomatología. Los antagonistas de los leucotrienos como el montelukast representan una opción de terapia en este sentido pero existen pocos trabajos clínicos sobre su eficacia. Sin embargo, añaden los expertos, debido a que los cisteinil-leucotrienos son importantes en la fisiopatología del asma y de la RA es razonable considerar que el bloqueo de estos mediadores pueda ser una alternativa útil en pacientes con estas patologías. En este estudio se analizó la eficacia y la seguridad del montelukast, en dosis de 10 mg por día, agregado al tratamiento convencional del asma y de la RA.

Pacientes y métodos

La investigación multicéntrica, en fase IV, abarcó pacientes de más de 16 años con asma y RA asistidos por 3 018 profesionales, durante 6 meses de 2004. El montelukast se utilizó en dosis de 10 mg diarios como monoterapia o como tratamiento adicional a la terapia antiasmática. Se registraron datos demográficos (edad y sexo) y gravedad del asma (intermitente, leve o moderada) y de la RA (intermitente o persistente). Se analizaron los síntomas diurnos y nocturnos atribuibles a asma, la necesidad de utilizar medicación de rescate y el uso de corticoides inhalatorios (CI); además, se determinó la QoL. Al final del período de observación de 4 a 6 semanas se analizaron los parámetros de eficacia: mejoría en las manifestaciones clínicas de asma, necesidad de medicación de rescate, utilización de CI, mejoría general y específica en los síntomas de la RA, uso de medicación para la RA y mejoría general y específica en el cuestionario de QoL. También se registró la aparición de efectos adversos.

Resultados

La cohorte de análisis de este estudio de vigilancia y posterior a la comercialización estuvo integrada por 5 855 pacientes (2 487 hombres y 3 299 mujeres) de 42.8 años en promedio. Los participantes fueron observados aproximadamente 5.5 semanas.

El 40.5% de los pacientes había presentado asma moderada con síntomas diurnos y nocturnos en las últimas semanas previas a la incorporación. La tos fue la manifestación más frecuente, el 58% refirió despertares nocturnos atribuibles al asma. El 51.8% y 47% de los sujetos presentó manifestaciones compatibles con RA intermitente y persistente, respectivamente; casi todos refirieron síntomas de rinitis en las semanas anteriores al inicio del estudio. Los síntomas más frecuentes fueron prurito nasal y estornudos, rinorrea, congestión nasal, lagrimeo y congestión ocular. En el 70% de los casos se redujo la QoL como consecuencia de los síntomas del asma y de la RA; la mayoría refería dificultades para dormir, problemas para trabajar y contrariedad para la realización de las actividades cotidianas. El 58% señaló una limitación moderada en cada uno de los 4 dominios de QoL; el 16.8% presentó alteraciones graves del sueño, el 10.9% tuvo dificultades laborales sustanciales, el 10.8% refirió limitación en las actividades diarias y el 22.1% tuvo problemas considerables en la práctica de actividades físicas.

Después del tratamiento con 10 mg diarios de montelukast se registró una mejoría significativa de los síntomas atribuibles al asma en la mayoría de los participantes; el 36.6% consideró una mejoría "muy buena" y el 45.2%, "buena". Los síntomas diurnos mejoraron sustancialmente en más del 86% de los casos; el cambio se reflejó en una reducción considerable en el uso de otras drogas antiasmáticas como CI o beta 2 agonistas. El 19.9% de los pacientes requirió menos tratamiento con beta 2 adrenérgicos y el 14.8% refirió una disminución en el uso de CI.

El 86.5% de los sujetos presentó una mejoría global de los síntomas de RA: el 37.7% refirió una mejoría "muy buena" y el 45.8%, "buena". Todas las manifestaciones de la RA mejoraron considerablemente en un porcentaje elevado de pacientes (superior al 77%) y este fenómeno se acompañó de una reducción considerable en la necesidad de medicación para la rinitis, en especial en términos de corticoides intranasales (77.1%), drogas alfa-simpaticomiméticas (75.9%), gotas oftálmicas (69%) y medicación antihistamínica (69%). Se produjo una mejoría "muy buena" o "buena" en la QoL en el 85.2% de los pacientes, con marcada mejoría en cada uno de los 4 dominios evaluados. Casi todos los sujetos (93.3%) estuvieron dispuestos a continuar con el tratamiento con montelukast una vez finalizado el estudio; sólo el 7.2% interrumpió la terapia con esta medicación. Por su parte, en el 2.6% de los casos no fue necesario seguir con el tratamiento porque los síntomas desaparecieron por completo o finalizó la estación del año asociada con las manifestaciones de la RA intermitente. El 2.3% interrumpió el tratamiento por falta de eficacia y el 0.2%, por la aparición de efectos adversos; por lo general, cefaleas, infecciones gastrointestinales y sedación. Ninguna de las manifestaciones secundarias fue grave.

Discusión

La presencia de RA y asma en el mismo paciente se explica por la fisiopatología común: inflamación de la mucosa respiratoria con las mismas células proinflamatorias (eosinófilos, linfocitos colaboradores Th2 y células cebadas) y mediadores de inflamación como citoquinas, histamina y leucotrienos. Los pacientes con asma y RA tienen el doble de riesgo de presentar exacerbaciones asmáticas que los obligan a realizar consultas de emergencia; los costos de la atención se elevan considerablemente en esta población. Estos hechos sugieren que ambas enfermedades deben ser tratadas en simultáneo para lograr el control óptimo. El montelukast, un antagonista de los receptores de leucotrienos, mejora los síntomas del asma y de la RA y, por lo tanto, surge como una excelente opción de terapia para pacientes con ambos trastornos.

Este estudio en fase IV demostró que la administración de 10 mg diarios de montelukast durante 4 a 6 semanas es eficaz y segura en sujetos con asma leve a moderada y RA. Los síntomas de ambas enfermedades mejoraron marcadamente en un elevado porcentaje de pacientes y la mejoría se asoció con una reducción considerable de la demanda de medicación antiasmática y para la rinitis. Los hallazgos de la investigación presente confirman las observaciones de trabajos clínicos anteriores que sugerían la eficacia del montelukast en estas enfermedades; sin embargo, el presente estudio demostró que la droga es útil no sólo en el contexto de la investigación sino también en la práctica diaria. En conclusión, los resultados obtenidos a partir de un amplio número de pacientes con asma y con RA avalan observaciones previas y confirman que el montelukast es eficaz y seguro en el tratamiento de la enfermedad alérgica de la vía respiratoria superior e inferior.

 

Ref: ALERG, NEUMO